Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fallecimiento

Por Elizabeth L. Cobbs, MD, George Washington University;Washington DC Veterans Administration Medical Center ; Karen Blackstone, MD, George Washington University;Washington DC Veterans Administration Medical Center ; Joanne Lynn, MD, MA, MS

Una persona autorizada (como un médico o personal de enfermería), debe confirmar de manera oficial y oportuna la muerte y certificar las causas y las circunstancias. La manera de cumplir con estos requisitos cambia sustancialmente según el país. Si la persona prefiere morir en casa, la familia debe saber con anticipación cuáles son las previsiones y qué deberá hacer. En general, cuando un enfermo está en un centro de cuidados paliativos, acostumbra a ser el personal de enfermería quien da todas las explicaciones sobre el procedimiento. Si por alguna razón se debe llamar a la policía o a otras instancias públicas, la familia debe saberlo y el organismo autorizado correspondiente debe ser informado previamente de que la persona agonizante está en su domicilio. Los programas de los centros de cuidados paliativos y de asistencia a domicilio suelen seguir un protocolo para notificar las defunciones a las autoridades y de ese modo ahorran a la familia trámites penosos. En cambio, si la familia no tiene relación con alguna de estas instituciones, debe contactar con el médico forense o con la persona responsable de los servicios funerarios, preferiblemente antes de que se produzca la muerte, para saber a qué atenerse. Para los trámites con la compañía de seguros, tener acceso a las cuentas bancarias, transferir los títulos de propiedad del difunto y tramitar la herencia es necesario un certificado de defunción, por lo que la familia probablemente necesitará varias copias de este documento.

La familia puede ser reacia a pedir o a aprobar la realización de una autopsia, que no suele cubrir el seguro médico. La autopsia, pese a que, naturalmente, no ayude en nada a la persona fallecida, tal vez contribuya a ampliar los conocimientos sobre enfermedades que pueden causar la muerte y ayudará a los familiares a disipar cualquier incertidumbre sobre las causas del fallecimiento. Después de la autopsia, la familia o la funeraria prepararán el cuerpo para el entierro o la cremación. La ropa o la mortaja ocultará las incisiones realizadas durante la autopsia. Es mejor tomar las decisiones acerca de la autopsia antes de que se produzca la muerte porque, por lo general, es un momento menos estresante que inmediatamente después de ésta.

Los acuerdos previos, e incluso el pago anticipado de los servicios funerarios, pueden resultar de gran ayuda a la familia, al igual que el conocimiento de las preferencias personales del moribundo respecto a lo que se debe hacer con su cadáver. Las opciones pueden oscilar entre el entierro, la cremación o la donación para la investigación. Muchas familias celebran un funeral o se reúnen para honrar la memoria de su ser querido. Algunos eligen celebrar una ceremonia funeraria poco después del fallecimiento, mientras que otros prefieren celebrar un acto mucho más formal unas semanas o incluso unos meses más tarde, para honrar la memoria de la persona difunta.

Cómo rehacer una vida después de la pérdida de un ser querido dependerá de la clase de relación que se tenía con el difunto, su edad, las propias vivencias durante la última etapa de la vida del ser querido, el equilibrio emocional y los recursos económicos. Además, la familia a menudo necesita darse cuenta de que han hecho todo lo posible y tranquilizarse al respecto. Para aclarar las dudas que se puedan tener en este sentido, puede ser útil hablar con el médico algunas semanas después del fallecimiento. La mayoría de las personas que han perdido un ser querido pasan, durante los primeros 6 meses, por una situación de duelo en la que experimentan incredulidad, rabia, depresión, soledad, desorientación y añoranza. La tristeza va atenuándose con el paso del tiempo, pero persiste el sentimiento de pérdida. Las personas no se sobreponen a la pérdida de los seres queridos, pero la aceptan y siguen adelante con su vida.