Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a la bacteriemia, la septicemia y el choque séptico

Por Paul M. Maggio, MD, MBA, Assistant Professor of Surgery and Co-Director of Critical Care Medicine, Stanford University Hospital ; Carla Carvalho, MD, MPH, Surgical Critical Care Fellow, Stanford University Hospital

La bacteriemia, la septicemia, la septicemia grave y el choque séptico (también conocido shock séptico o choque septicémico) están relacionados:

  • Bacteriemia: Las bacterias están presentes en la circulación sanguínea; la bacteriemia puede ser consecuencia de una infección grave o de algo tan inofensivo como un cepillado de dientes enérgico. A menudo solo hay presentes un pequeño número de bacterias, que pueden ser eliminadas por el propio organismo; en estos casos, la mayoría de las personas no tienen síntomas. Sin embargo, en algunos casos, la bacteriemia conduce a infecciones, septicemia o ambas cosas.

  • Septicemia: La bacteriemia u otras infecciones desencadenan una respuesta sistémica grave (septicemia), que se caracteriza por la aparición de fiebre, debilidad, ritmo cardíaco acelerado, aumento de la frecuencia respiratoria y aumento del número de glóbulos blancos (leucocitos).

  • Septicemia grave: Se denomina septicemia grave a la combinación de septicemia más insuficiencia de un sistema esencial del organismo o bien a la combinación de septicemia más una irrigación inadecuada a partes del organismo.

  • Choque séptico: Una septicemia que provoque una presión arterial peligrosamente baja (choque o shock) recibe el nombre de choque séptico. Como consecuencia de esto los órganos internos reciben muy poca sangre, por lo que sufren disfunciones. El choque séptico es potencialmente mortal.