Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Prevención de la infección

Por Allan R. Tunkel, MD, PhD, Brown University;

Hay diversos hábitos que protegen a las personas contra la infección. Lavarse las manos es un modo muy eficaz de evitar la transmisión de infecciones de una persona a otra. Esta costumbre es particularmente importante en las personas que manipulan alimentos o que tienen contacto físico frecuente con otras personas. Cuando se visitan a pacientes graves en el hospital en algunos casos se les pide que se laven las manos y se pongan bata, mascarilla y guantes antes de entrar a la habitación del enfermo. Muchos hospitales también proporcionan geles o espumas que contienen alcohol desinfectante. La aplicación de estos agentes en las manos antes de tocar a los pacientes puede ayudar a prevenir la propagación de infecciones. Con frecuencia se utilizan jabones antibacterianos, pero no se ha demostrado que reduzcan las tasas de infección.

A veces, se administran antibióticos a determinadas personas para prevenir una infección que todavía no han contraído. Esta medida preventiva se denomina profilaxis. Muchas personas sanas a las que se va a realizar determinado tipo de intervención quirúrgica, particularmente una cirugía abdominal o un trasplante de órganos, requieren la administración de antibióticos.

La vacunación es una de las maneras más eficaces de prevenir las infecciones (ver Introducción a la inmunización). Las personas que tienen mayor riesgo de contraerlas (de manera especial los bebés, los niños, las personas mayores y las personas con sida) deben recibir todas las vacunas necesarias para reducir este riesgo.