Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Linfogranuloma venéreo

Por J. Allen McCutchan, MD, MSc, Professor of Medicine, Division of Infectious Diseases, School of Medicine, University of California at San Diego

El linfogranuloma venéreo es una enfermedad de transmisión sexual causada por Chlamydia trachomatis. Provoca dolor e hinchazón en los ganglios linfáticos de la ingle y, en algunos casos, infección en el recto.

El linfogranuloma venéreo está causado por tipos de Chlamydia trachomatis distintos de los que suelen causar infección de la uretra (uretritis) y en el cuello uterino (cervicitis, ver Clamidias y otras infecciones). Esta infección se produce sobre todo en zonas tropicales y subtropicales. Recientemente, en Europa occidental, las infecciones rectales causadas por estas bacterias se han vuelto más frecuentes entre los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres.

Síntomas

Los síntomas comienzan 3 o más días después del contagio. Por lo general, una pequeña ampolla indolora y llena de líquido aparece en el pene o en la vagina. Es característico que la ampolla se convierta en una úlcera que se cura con rapidez y a menudo pasa desapercibida. A continuación, los ganglios linfáticos de la ingle de uno o de ambos lados se hinchan y se vuelven dolorosos a la palpación. Los ganglios linfáticos aumentados de tamaño y dolorosos al tacto (bubones) se adhieren a los tejidos más profundos y a la piel que los recubre, que se hincha. La piel que recubre los ganglios linfáticos afectados se puede desgarrar y secretar pus o sangre.

Las personas afectadas pueden tener fiebre y sentir malestar general. Las mujeres a menudo tienen dolor de espalda o dolor en la pelvis (la parte inferior del torso).

Si la infección dura mucho tiempo o se repite, los vasos linfáticos (que drenan los líquidos de los tejidos) se bloquean, los tejidos genitales se hinchan y se forman úlceras en la piel. La infección rectal puede causar cicatrices, que estrechan el recto.

Diagnóstico

  • Análisis de una muestra de sangre

Se sospecha linfogranuloma venéreo cuando se observan los síntomas característicos.

El diagnóstico se confirma mediante un análisis de sangre que permite identificar a los anticuerpos contra la Chlamydia trachomatis.

Tratamiento

  • Un antibiótico

Cuando se administran doxiciclina, eritromicina o tetraciclina (que son antibióticos) por vía oral durante 3 semanas al inicio de la infección, se cura, pero la hinchazón puede persistir si los vasos linfáticos están dañados de forma irreversible.

El médico puede usar una aguja o hacer una incisión para vaciar los bubones si causan molestias.

Las parejas sexuales actuales deben ser examinadas y, si están infectadas, deben recibir tratamiento.