Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cólera

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

El cólera es una infección intestinal causada por la bacteria Vibrio cholerae, que produce diarrea grave.

  • La infección se produce al consumir alimentos contaminados (a menudo marisco) o agua.

  • El cólera es raro excepto en las zonas donde las condiciones sanitarias son inadecuadas.

  • Los afectados presentan diarrea acuosa y vómitos, por lo general sin fiebre.

  • La identificación de las bacterias en una muestra de heces confirma el diagnóstico.

  • La reposición de los líquidos perdidos y la administración de antibióticos tratan la infección con eficacia.

Varias especies de bacterias Vibrio causan diarrea (ver Microorganismos que causan gastroenteritis). La enfermedad más grave, el cólera, es causada por el Vibrio cholerae. El cólera ocurre a veces en grandes brotes.

El Vibrio cholerae normalmente vive en ambientes acuáticos a lo largo del litoral. Las personas adquieren la infección por consumir agua contaminada, marisco u otros alimentos; una vez infectadas, las personas excretan la bacteria con las heces. Por lo tanto, la infección puede extenderse rápidamente, sobre todo en las zonas donde los excrementos humanos no son tratados.

Pese a haber sido frecuente en todo el mundo, el cólera está ahora confinado a los países en desarrollo en los trópicos y subtrópicos. Es frecuente (endémico) en regiones de Asia, Oriente Medio, África y América del Sur y Central. En Europa, Japón y Australia se han producido pequeños brotes. En América del Norte, el cólera puede aparecer a lo largo de la costa del Golfo de México.

En las zonas endémicas, los brotes suelen aparecer cuando la guerra o los disturbios civiles interrumpen los servicios públicos de saneamiento. La infección es más frecuente durante los meses cálidos y entre los niños. En áreas con un brote reciente, este puede aparecer en cualquier época del año y afecta a todas las edades por igual.

Para que se desarrolle la infección, deben ingerirse muchas bacterias. En este caso, pueden llegar a ser demasiado abundantes para que el ácido del estómago las destruya, y algunas bacterias consiguen llegar al intestino delgado, donde crecen y producen una toxina, que provoca que el intestino delgado secrete grandes cantidades de sal y agua. El organismo pierde este líquido como diarrea acuosa, y lo que causa la muerte es la pérdida de agua y sal. La bacteria permanece en el intestino delgado y no invade tejidos.

Debido a que el ácido del estómago mata las bacterias, las personas que producen menos ácido gástrico son más propensas a contraer el cólera. Entre estas personas se incluyen:

  • Niños pequeños

  • Personas de edad avanzada

  • Personas que toman medicamentos que reducen el ácido estomacal, incluyendo inhibidores de la bomba de protones (como el omeprazol) y los antihistamínicos (H2) (como la ranitidina)

Las personas que viven en zonas endémicas adquieren gradualmente cierta inmunidad.

¿Sabías que...?

  • Sin tratamiento, muere más de la mitad de las personas con cólera grave.

Síntomas del cólera

Muchas personas infectadas no tienen síntomas; Cuando aparecen los síntomas del cólera, comienzan de 1 a 3 días después de la exposición, por lo general con diarrea repentina, indolora y acuosa, acompañada de vómitos. No suele causar fiebre.

La diarrea y los vómitos pueden ser leves o graves. En las infecciones graves, la diarrea causa una pérdida de más de 1 L de agua y sales por hora. Las heces parecen grises y están manchadas por moco. En pocas horas, la deshidratación puede llegar a ser grave, y provoca sed intensa, calambres musculares y debilidad. La producción de orina se reduce mucho. Los ojos pueden hundirse y la piel de los dedos arrugarse de forma notoria. Si la deshidratación no se trata, la pérdida de líquido y sales provoca una insuficiencia renal, choque (shock), coma y muerte.

Los síntomas del cólera suelen remitir al cabo de entre 3 y 6 días en quienes sobreviven; la mayoría de las personas se ven libres de la bacterias en 2 semanas. Las bacterias permanecen en unas pocas personas de modo indefinido, sin causar síntomas: dichas personas se conocen como portadores.

Diagnóstico del cólera

  • Cultivo de una muestra de heces

Los médicos toman una muestra de heces o utilizan una torunda para obtener una muestra rectal. Se envía al laboratorio para realizar el cultivo de la bacteria del cólera. La identificación de Vibrio cholerae en la muestra confirma el diagnóstico.

Deben realizarse análisis de sangre y de orina para valorar la deshidratación y la función renal.

Prevención del cólera

Los siguientes aspectos son esenciales para la prevención del cólera:

  • Purificación de los suministros de agua

  • Disposición adecuada de los desechos humanos

Otras precauciones incluyen:

  • El uso de agua hervida o clorada

  • Evitar las verduras crudas o los pescados y el marisco mal cocidos

El marisco suele transmitir también otras formas de Vibrio.

Vacunas

Existen varias vacunas contra el cólera fuera de Estados Unidos. Solo proporcionan una protección parcial y durante un tiempo limitado, por lo que no suelen recomendarse; en la actualidad se están investigando nuevas vacunas.

Tratamiento del cólera

  • Líquidos que contengan sales

  • Un antibiótico

La rápida reposición del agua y sales perdidos es imprescindible para seguir con vida. La mayoría de las personas pueden ser tratadas eficazmente con una solución que se administra por vía oral; estas soluciones están diseñadas para reponer el líquido perdido por el organismo. A las personas gravemente deshidratadas que no pueden beber, se les administra una solución salina por vía intravenosa. En las epidemias, si la solución no está disponible por vía intravenosa, las personas reciben a veces una solución salina a través de un tubo introducido por la nariz hasta el estómago. Después de reponer líquidos suficientes para aliviar los síntomas, debe beberse la suficiente cantidad de solución salina para reponer los líquidos que se hayan perdido durante la diarrea y los vómitos. También se recomienda a las personas afectadas que beban tanta agua como quieran. Pueden ingerirse alimentos sólidos después de la desaparición de los vómitos y una vez recuperado el apetito.

Suele administrarse un antibiótico para reducir la gravedad de la diarrea y hacer que remita antes. Asimismo, las personas que toman un antibiótico presentan una probabilidad ligeramente inferior de transmitir de la infección durante una epidemia. Los antibióticos que se pueden usar son: doxiciclina, azitromicina, trimetoprim/sulfametoxazol y ciprofloxacina. Los médicos eligen antibióticos que se sabe que son eficaces contra las bacterias que causan el cólera en la comunidad local. Debido a que la doxiciclina afecta a la coloración de los dientes en los niños menores de 8 años, en su lugar se utilizan azitromicina o trimetoprima-sulfametoxazol. Estos antibióticos se toman por vía oral.

Más del 50% de las personas con cólera grave mueren si no son tratadas. Si se recibe un rápido y adecuado tratamiento rehidratante, la mortalidad es inferior al 1%.

Más información

Recursos en este artículo