Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Carbunco

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

El carbunco es una infección potencialmente mortal originada por el Bacillus anthracis, que puede afectar a la piel, los pulmones o, en raras ocasiones, al aparato digestivo (gastrointestinal).

  • La infección suele producirse por contacto con la piel, pero puede darse también por la inhalación de esporas o por comer carne contaminada.

  • Los síntomas incluyen hinchazón y ampollas (cuando el contagio viene dado por el contacto a través de la piel), dificultad respiratoria y dolor torácico (en caso de infección por inhalación de esporas), y dolor abdominal y diarrea sanguinolenta (después de comer carne contaminada).

  • El diagnóstico se confirma por los síntomas, que sugieren la existencia de la infección, y mediante la identificación de las bacterias en muestras de tejido.

  • Las personas con alto riesgo de exposición al carbunco han de ser vacunadas.

  • Los antibióticos deben administrarse poco después de la exposición a la bacteria para reducir el riesgo de muerte.

El carbunco puede vivir en animales salvajes y domésticos que pacen, como el ganado vacuno, las ovejas y las cabras. La bacteria del carbunco produce esporas que pueden vivir en el suelo durante años; los animales que pacen se infectan cuando tienen contacto con las esporas o las consumen. Usualmente el carbunco se transmite a las personas cuando tienen contacto con animales o productos animales infectados (lana, cuero o pelo). Las esporas permanecen durante décadas en los productos animales y no son fácilmente eliminables por el frío o el calor; el más mínimo contacto con las esporas supone una elevada probabilidad de contraer la infección. Aunque la infección en los seres humanos generalmente se produce a través de la piel, también puede contraerse como consecuencia de la inhalación de esporas o de comer carne contaminada poco cocida;

El carbunco cutáneo se puede transmitir de persona a persona por contacto directo con una persona infectada o un objeto contaminado por una persona infectada. Sin embargo, el carbunco debido a la inhalación de esporas (carbunco por inhalación) o a la ingesta de carne contaminada (carbunco gastrointestinal) no se transmite de persona a persona.

El carbunco es potencialmente un arma biológica, porque sus esporas pueden propagarse por el aire y ser inhaladas. En los bioataques de carbunco de 2001, las esporas se transmitieron a través del servicio postal estadounidense.

Los bacilos de carbunco producen varias toxinas, que son las responsables de muchos de los síntomas.

Síntomas del carbunco

Los síntomas del carbunco varían dependiendo de cómo se adquiera la infección: a través de la piel, por inhalación o a través del sistema gastrointestinal.

Carbunco cutáneo

La mayoría de los casos de carbunco están relacionados con la piel. Entre 1 y 10 días después de la exposición aparece un bulto rojo amarronado, indoloro y pruriginoso. La protuberancia forma una ampolla, que finalmente se rompe formando una costra negra (escara), con inflamación a su alrededor. Los nódulos linfáticos cercanos se inflaman, y las personas afectadas se sienten mal, a veces con dolores musculares, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y vómitos. Pueden pasar varias semanas hasta que la hinchazón baje y se cure.

Entre el 10 y el 20% de las personas no tratadas mueren, pero con tratamiento el desenlace mortal es poco frecuente.

Carbunco inhalado (carbuncosis pulmonar o enfermedad de Woolsorter)

Es la forma más grave. Es consecuencia de la inhalación de esporas de carbunco, casi siempre cuando la persona está trabajando con productos de origen animal contaminados (como cueros).

Las esporas pueden permanecer en los pulmones durante semanas, pero finalmente penetran en los glóbulos blancos o leucocitos de la sangre, donde germinan y las bacterias resultantes proliferan y se diseminan a los ganglios linfáticos torácicos. Las bacterias producen toxinas que hacen que los ganglios linfáticos se inflamen, se descompongan y sangren, con lo que la infección se extiende a las estructuras cercanas. El líquido infectado se acumula en el espacio entre los pulmones y la pared torácica.

Los síntomas se desarrollan entre 1 día y 6 semanas después de la exposición. En un principio, los síntomas son leves y similares a los de la gripe, con dolores musculares leves, estado febril, malestar en el pecho y tos seca. Después de unos días, la respiración se vuelve muy dificultosa y aparece dolor torácico y fiebre alta con sudoración. La presión arterial desciende rápidamente a niveles peligrosamente bajos, causando un choque (shock) seguido de coma. Estos graves síntomas son probablemente el resultado de una liberación masiva de toxinas. Puede desarrollarse carbunco gastrointestinal o una infección en el encéfalo y en el líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal (meninges), una infección denominada meningoencefalitis.

Muchas personas mueren durante las 24 a 36 horas posteriores al comienzo de los síntomas graves, incluso habiendo recibido el tratamiento oportuno. Sin tratamiento, todas las personas con carbunco inhalado fallecen. En un brote de carbunco ocurrido en 2001 en Estados Unidos, el 45% de las personas tratadas por carbuncosis pulmonar murieron.

Carbunco gastrointestinal (carbuncosis intestinal)

El carbunco gastrointestinal es infrecuente. Cuando se consume carne contaminada, las bacterias proliferan en la boca, la garganta o el intestino y liberan toxinas que causan graves hemorragias y muerte de los tejidos. Los afectados tienen fiebre, dolor de garganta, inflamación del cuello, dolor abdominal y diarrea sanguinolenta, además de vomitar sangre.

Incluso con tratamiento, entre el 20% y el 60% de las personas mueren, probablemente debido a que ya han llegado a ponerse muy enfermas antes de que se establezca el diagnóstico.

¿Sabías que...?

  • Las esporas de ántrax no mueren fácilmente por el frío o el calor y pueden sobrevivir durante décadas.

  • Más de 1,25 millones de personas han sido vacunadas contra el carbunco sin tener reacciones adversas graves.

Diagnóstico del carbunco

  • Examen o cultivo de muestras de piel, fluidos o heces infectados

  • A veces, análisis de sangre

Los médicos sospechan carbunco cutáneo en función de su aspecto característico. Saber que las personas afectadas han tenido contacto con animales o productos de origen animal, o se encontraban en una zona donde otras personas desarrollaron carbunco, refuerza el diagnóstico. Si se sospecha carbuncosis pulmonar, se realizan radiografías de tórax o tomografía computarizada (TC).

Se recogen muestras de piel infectada, líquidos de alrededor de los pulmones o heces, y se examinan con un microscopio o se cultivan (permitiendo que las bacterias, si las hay, proliferen). Las bacterias del carbunco, en caso de estar presentes, pueden ser fácilmente identificadas.

Si los afectados presentan carbuncosis pulmonar, y síntomas (como confusión) que sugieran que el encéfalo puede estar afectado, el médico también podrá hacer una punción lumbar para obtener una muestra del líquido que rodea el encéfalo y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo). La muestra se examina y se analiza.

Los análisis de sangre permiten verificar si hay fragmentos de material genético de la bacteria o anticuerpos frente a las toxinas producidas por ésta.

Prevención del carbunco

Existe una vacuna contra el carbunco (vacuna anticarbuncosa) que puede administrarse a las personas con alto riesgo de contraer la infección. Dado que el carbunco se puede usar como arma biológica, es frecuente la vacunación de las personas que forman parte de las fuerzas armadas. Para ser efectiva, la vacuna debe administrarse en cinco dosis. También se recomienda una vacuna de refuerzo anual. A pesar de la ansiedad creada, más de 1,25 millones de personas han sido vacunadas contra el carbunco sin tener reacciones adversas serias.

A las personas expuestas al carbunco se les puede administrar un antibiótico por vía oral, generalmente ciprofloxacino, levofloxacino o doxiciclina o, si no pueden tomar estos antibióticos, amoxicilina. El antibiótico se sigue tomando durante por lo menos 60 días para evitar que la infección se desarrolle.

Tratamiento del carbunco

  • Antibióticos

Cuanto más se retrase el tratamiento del carbunco, mayor es el riesgo de muerte. Por lo tanto, el tratamiento suele iniciarse tan pronto como el médico sospeche que la persona en cuestión sufre carbunco:

  • El carbunco cutáneo se trata con ciprofloxacino o doxiciclina por vía oral, durante un periodo de entre 7 y 10 días.

  • La carbuncosis pulmonar o la carbuncosis intestinal se tratan con una combinación de dos o tres antibióticos, incluidos ciprofloxacino intravenoso o doxiciclina más otro antibiótico, como la ampicilina, la clindamicina, la rifampicina u otros.

  • Otros tratamientos pueden incluir ventilación mecánica para ayudar a respirar y líquidos y fármacos para aumentar la presión arterial.

  • También puede ser eficaz un nuevo medicamento, el raxibacumab (un anticuerpo que puede unirse a las toxinas de carbunco del sistema de la persona).

  • Los corticoesteroides pueden ser eficaces si el encéfalo y las meninges están afectados o si se ha acumulado líquido alrededor de los pulmones.

Recursos en este artículo