Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infecciones por estreptococo

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

Las infecciones estreptocócicas son causadas por alguna de las especies de Streptococcus.

  • Diferentes grupos de estas bacterias se propagan de maneras diversas, por ejemplo, a través de la tos o los estornudos, a través del contacto con heridas o úlceras infectadas, o durante el parto vaginal (de la madre al hijo).

  • Estas infecciones afectan a varias partes del cuerpo, incluyendo la garganta, el oído medio, los senos paranasales, los pulmones, la piel, el tejido bajo la piel, las válvulas cardíacas y el torrente sanguíneo.

  • Los síntomas, dependiendo de la zona afectada, consisten en inflamación dolorosa y enrojecimiento de los tejidos, heridas costrosas, dolor de garganta (faringoamigdalitis estreptocócica) y erupción cutánea.

  • El médico puede diagnosticar la infección basándose en los síntomas y puede confirmar el diagnóstico mediante la identificación de la bacteria en una muestra de tejido infectado, complementándolo en ocasiones con pruebas de diagnóstico por la imagen.

  • Se administran antibióticos por vía oral o, en caso de infección grave, por vía intravenosa.

Muchas especies de estreptococos viven en el cuerpo y en su interior de forma inocua. Algunas especies que pueden causar infección también están presentes en algunas personas sanas, pero no producen síntomas; a estas personas se les llama portadores.

Tipos de estreptococos

Las especies que causan enfermedades se dividen en grupos en base a su apariencia en los cultivos de laboratorio y a sus diferentes componentes químicos. Cada grupo tiende a producir infecciones específicas; Estos grupos son:

  • Grupo A

  • Grupo B

  • Viridans

Estreptococos y algunos de los trastornos que producen

Especie

Situación

Trastornos

Grupo A

Streptococcus pyogenes

Oído, nariz y garganta

Infección del oído medio (otitis media)

Sinusitis

Dolor de garganta (faringoamigdalitis estreptocócica)

Piel

Celulitis (infección de los tejidos subcutáneos)

Erisipela (una forma superficial de celulitis)

Impétigo (infección de la piel)

Heridas infectadas

Otras

Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis)

Fascitis necrosante

Pleuresía (pleuritis)

Neumonía

Fiebre escarlatina (infrecuente en la actualidad)

Síndrome de choque tóxico estreptocócico

Enfermedades que se desarrollan después de una infección estreptocócica

Glomerulonefritis (inflamación renal)

Fiebre reumática

Grupo B

Streptococcus agalactiae

En adultos, especialmente en diabéticos

Abscesos

Celulitis

Heridas infectadas

En recién nacidos

Infecciones del torrente sanguíneo (septicemia)

Meningitis

Neumonía

En mujeres después del parto

Infecciones del flujo sanguíneo

Infección del útero (endometritis)

Viridans

Varias especies

Caries dentales

Infección de las válvulas cardíacas (endocarditis) que hayan sido dañadas por un trastorno tal como una enfermedad cardíaca congénita o por fiebre reumática

Streptococcus pneumoniae

Meningitis

infección del oído medio (otitis media)

Neumonía adquirida fuera de un servicio de salud (en la comunidad)

Sinusitis

Diseminación estreptocócica

Los estreptococos del grupo A, así como Streptococcus pneumoniae, se extienden por inhalación de pequeñas gotas de secreciones nasales o faríngeas dispersadas cuando una persona infectada tose o estornuda, o por contacto con heridas infectadas o úlceras en la piel. Por lo general, la bacteria no se transmite por contacto casual, pero puede propagarse en ambientes de hacinamiento, tales como residencias estudiantiles, escuelas y cuarteles militares. Después de 24 horas de tratamiento antibiótico, la bacteria ya no se transmite a otras personas.

Los estreptococos del grupo B se transmiten a los recién nacidos a través de secreciones vaginales durante el parto vaginal.

Los estreptococos viridans habitan en la boca de las personas sanas, pero pueden invadir el torrente sanguíneo, especialmente en personas con inflamación periodontal, e infectar las válvulas cardíacas (provocando endocarditis).

¿Sabías que...?

  • Las bacterias causantes de una peligrosa infección estreptocócica, la fascitis necrosante, a veces se conocen como «comedoras de carne».

Síntomas

Los síntomas varían según la zona donde se haya producido la infección

  • Celulitis: la piel infectada está enrojecida, el tejido bajo la piel se inflama y causa dolor.

  • Impétigo: Se caracteriza generalmente por úlceras con costras amarillas.

  • Fascitis necrosante: el tejido conjuntivo que cubre los músculos (fascia) está infectado. Los afectados sufren escalofríos repentinos, fiebre y dolor intenso y sensibilidad en la zona afectada. La piel parece normal hasta que la infección es grave.

  • Infección estreptocócica de la garganta (faringoamigdalitis estreptocócica): Esta infección ocurre habitualmente en niños de 5 a 15 años; los niños menores de 3 años raramente padecen faringoamigdalitis estreptocócica. Los síntomas, con frecuencia, aparecen repentinamente e incluyen dolor de garganta, en ocasiones con escalofríos, fiebre, cefalea, náuseas, vómito y malestar general. La garganta es de color rojo intenso, y las amígdalas están inflamadas, con o sin manchas de pus. Los ganglios linfáticos situados a los lados del cuello se agrandan y son sensibles al tacto. Sin embargo, los niños menores de 3 años pueden no presentar esos síntomas; el único síntoma puede ser el goteo nasal. Si las personas con dolor de garganta sufren tos, enrojecimiento ocular, congestión nasal, diarrea o ronquera, la causa es probablemente una infección vírica, no una infección estreptocócica.

  • Escarlatina: la erupción aparece primero en la cara, luego se extiende al tronco y las extremidades; presenta un tacto similar al papel de lija grueso. La erupción es más intensa en los pliegues cutáneos, como el pliegue entre las piernas y el tronco. A medida que la erupción desaparece, la piel se exfolia. Aparecen protuberancias rojas en la lengua, que se presenta recubierta por una capa blanca amarillenta. Esta película luego se desprende y la lengua aparece carnosa y roja (lengua de fresa).

Complicaciones de las infecciones por estreptococos

Si no se tratan, las infecciones por estreptococos pueden dar lugar a complicaciones. Algunas complicaciones son el resultado de la propagación de la infección a los tejidos cercanos. Por ejemplo, una infección del oído se puede diseminar a los senos paranasales, causando sinusitis, o al hueso mastoides (el hueso prominente detrás de la oreja), causando mastoiditis.

Otras complicaciones afectan órganos distantes. Por ejemplo, algunas personas desarrollan inflamación renal (glomerulonefritis) o fiebre reumática.

Diagnóstico

  • Para la faringitis estreptocócica, pruebas rápidas y/o cultivo de una muestra tomada de la garganta

  • Para la celulitis y el impétigo, a menudo la valoración por parte de un médico

  • Para la fascitis necrotizante, una prueba de imagen (como la radiografía), cultivo y a menudo cirugía exploratoria.

Las distintas enfermedades estreptocócicas se diagnostican de forma diferente.

Faringoamigdalitis estreptocócica

Los médicos consideran la posibilidad de una faringoamigdalitis estreptocócica basándose en los siguientes síntomas:

  • Fiebre

  • Ganglios linfáticos más grandes de lo normal y dolorosos al tacto en el cuello

  • Pus en las amígdalas o sobre ellas

  • Ausencia de tos

El motivo principal para el diagnóstico de faringoamigdalitis estreptocócica es reducir, mediante el uso de antibióticos, la probabilidad de desarrollar complicaciones. Dado que los síntomas de la faringoamigdalitis estreptocócica del grupo A suelen ser similares a los de la infección en la garganta debida a un virus (y las infecciones víricas no deben ser tratadas con antibióticos), son necesarias pruebas de cultivo de garganta o alguna otra prueba para confirmar el diagnóstico y determinar cómo tratar la infección.

Varias pruebas de diagnóstico (llamadas pruebas rápidas) se llevan a cabo en cuestión de minutos. Para estas pruebas, se utiliza un hisopo para tomar una muestra de la garganta; si los resultados indican infección (resultados positivos), se confirma el diagnóstico de faringoamigdalitis estreptocócica y no es necesario realizar el cultivo de la garganta, que tarda más en procesarse. Sin embargo, los resultados de las pruebas rápidas a veces no indican infección cuando esta existe (resultados conocidos como falsos negativos). Si los resultados son negativos en niños y adolescentes, debe realizarse el cultivo. Se envía al laboratorio una muestra tomada de la garganta con un hisopo, para que pueda realizarse el cultivo de estreptococos del grupo A (si están presentes) durante la noche. En adultos, los resultados negativos no requieren confirmación del cultivo porque la incidencia de la infección estreptocócica y el riesgo de fiebre reumática en adultos es muy bajo.

Si se identifican estreptococos del grupo A, se examinan para ver qué antibióticos son más efectivos (prueba de sensibilidad).

¿Sabías que...?

  • El médico no puede saber con sólo mirar si el dolor de garganta está causado por una infección estreptocócica o un virus.

Celulitis e impétigo

La celulitis y el impétigo suelen ser diagnosticados basándose en los síntomas, aunque el cultivo de una muestra extraída de las úlceras del impétigo a menudo puede ayudar al médico a identificar otros microorganismos que puedan ser la causa, tales como Staphylococcus aureus.

Fascitis necrosante

Para diagnosticar la fascitis necrosante, el médico frecuentemente utiliza radiografías, tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (RMN), así como cultivos. A menudo se requiere cirugía exploratoria para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

  • Antibióticos (generalmente penicilina)

  • Para la fascitis necrosante, cirugía para extirpar el tejido muerto

Faringoamigdalitis estreptocócica

La faringoamigdalitis estreptocócica habitualmente se resuelve al cabo de 1 a 2 semanas, incluso sin tratamiento.

Los antibióticos acortar la duración de los síntomas en los niños pequeños, pero tienen sólo un efecto modesto sobre los síntomas en los adolescentes y adultos. Sin embargo, los antibióticos se administran para ayudar a prevenir la propagación de la infección al oído medio, los senos paranasales y el hueso mastoides, así como para evitar contagiar a otras personas. La terapia con antibióticos también ayuda a prevenir la fiebre reumática, aunque puede no evitar la inflamación del riñón (glomerulonefritis). Por lo general, no es necesario comenzar de inmediato el tratamiento antibiótico; Esperar entre 1 y 2 días los resultados del cultivo antes de iniciar el tratamiento con antibióticos no aumenta el riesgo de fiebre reumática, a no ser que un miembro de la familia sufra o haya sufrido dicha enfermedad. En este caso, todas las infecciones por estreptococos en cualquier miembro de la familia deben ser tratadas tan pronto como sea posible.

Por lo general, se administra penicilina o amoxicilina por vía oral durante 10 días. En su lugar se puede administrar una inyección de una penicilina de acción prolongada (benzatina). A las personas que no pueden tomar penicilina se les administra eritromicina, claritromicina o clindamicina por vía oral durante 10 días o azitromicina durante 5 días. Las bacterias que causan la faringoamigdalitis estreptocócica nunca han sido resistentes a la penicilina. En Estados Unidos, entre el 5 y el 10% de dichas bacterias son resistentes a la eritromicina y fármacos similares (claritromicina y azitromicina), pero en algunos países las bacterias resistentes suponen más del 10% del total.

La fiebre, el dolor de cabeza y el dolor de garganta se pueden tratar con paracetamol (acetaminofeno) o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que reducen el dolor y la fiebre. Sin embargo, los niños no deben tomar aspirina, ya que aumenta el riesgo de sufrir síndrome de Reye. No son necesarios ni el reposo en cama ni el aislamiento.

Otras infecciones por estreptococos

Las infecciones graves por estreptococos (como la fascitis necrosante, la endocarditis y la celulitis grave) requieren penicilina, administrada por vía intravenosa, combinada en ocasiones con otros antibióticos.

Las personas con fascitis necrotizante reciben tratamiento en una unidad de cuidados intensivos (UCI). En la fascitis necrosante, el tejido infectado y muerto debe ser extirpado quirúrgicamente.

Más información

Recursos en este artículo