Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome de choque (shock) tóxico

Por Larry M. Bush, MD, Affiliated Associate Professor of Medicine;Affiliated Professor of Biomedical Sciences, University of Miami-Miller School of Medicine;Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

El síndrome de choque tóxico engloba un grupo de síntomas de progresión rápida y grave que incluye fiebre, erupción cutánea, presión arterial peligrosamente baja e insuficiencia de varios órganos. Está causado por toxinas producidas por Staphylococcus aureus o estreptococos del grupo A.

  • El uso de tampones superabsorbentes o sufrir una infección causada por Staphylococcus aureus o estreptococos del grupo A aumenta el riesgo de aparición de este síndrome.

  • El síndrome puede ser mortal, especialmente cuando está causado por estreptococos.

  • Cambiar de tampón con frecuencia y no usar tampones superabsorbentes ayuda a reducir el riesgo de aparición del síndrome.

  • El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y evitar la producción de más toxina.

Causas

El síndrome de choque tóxico es provocado por las toxinas producidas por dos tipos de bacterias:

Este síndrome puede ocurrir cuando Staphylococcus aureus infecta un tejido (por ejemplo, en una herida) o simplemente al crecer en un tampón (especialmente del tipo superabsorbente) en la vagina. Se desconoce con exactitud por qué los tampones superabsorbentes aumentan el riesgo de este síndrome. Dejar un diafragma en la vagina durante más de 24 horas también aumenta ligeramente el riesgo.

Este síndrome también puede aparecer en las situaciones siguientes:

  • En caso de infección de herida quirúrgica, incluso aunque la infección parezca leve

  • Cuando el útero se infecta después del parto

  • Después de una cirugía nasal, si se han usado vendas para taponar la nariz

  • En personas sanas que tienen una infección por estreptococos del grupo A en un tejido, generalmente en la piel

Síntomas

Los síntomas y el pronóstico del síndrome de choque tóxico varían en función de si la causa son los estafilococos o los estreptococos.

Sea cual sea el organismo causante, los síntomas se desarrollan de repente y empeoran rápidamente durante unos días. La presión sanguínea cae a niveles peligrosamente bajos, y diversos órganos, como los riñones, el hígado, el corazón y los pulmones funcionan de forma inadecuada o dejan de funcionar (lo que se denomina insuficiencia orgánica). Aparecen fiebre alta, enrojecimiento y dolor de garganta, ojos rojos, diarrea y dolores musculares. Algunas personas sufren delirios. Una erupción que se asemeja a quemaduras por el Sol cubre todo el cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies; Posteriormente, en algunas ocasiones se sufre una exfoliación de la piel. Se acumula líquido en los tejidos, causando hinchazón (edema). La sangre se coagula de manera anómala, lo que aumenta la probabilidad de hemorragia y la gravedad de esta.

En el síndrome de choque tóxico estreptocócico, la herida infectada, si es que existe, duele y puede aparecer gangrena a su alrededor. Es frecuente la dificultad para respirar debida a la insuficiencia respiratoria (síndrome de dificultad respiratoria aguda). Incluso con tratamiento, del 20 al 60% de las personas afectadas fallecen.

El síndrome de choque tóxico estreptocócico suele ser más leve. Menos del 3% de las personas mueren. La descamación de la piel, especialmente en las palmas de las manos y plantas de los pies, es más frecuente. En los supervivientes, la recuperación suele ser completa.

Cuando el foco de la infección es un tampón infectado por estafilococos, el síndrome puede reaparecer, generalmente dentro de los 4 meses siguientes al primer episodio. En ocasiones, el síndrome se repite más de una vez; cada episodio tiende a ser más leve que el anterior. Para reducir el riesgo de recidiva, las mujeres que hayan sufrido el síndrome no deben usar tampones ni diafragmas.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Cultivo de muestras de sangre y tejido infectado

El diagnóstico suele basarse en los síntomas, los resultados de la exploración física y los análisis de sangre protocolarios.

Las muestras de sangre y tejidos infectados también se envían al laboratorio para realizar un cultivo bacteriano.

Se puede llevar a cabo una resonancia magnética (RMN) o una tomografía computarizada (TC) para localizar los sitios de infección.

Se realizan análisis de sangre regularmente para verificar el funcionamiento correcto de los órganos vitales.

Prevención

Las mujeres que usan tampones pueden tomar algunas medidas para evitar la infección:

  • No utilizar tampones superabsorbentes

  • Utilizar los tampones menos absorbentes posible, según la necesidad

  • Alternar el uso de tampones y compresas

  • Cambiar los tampones en periodos de 4 a 8 horas

Las mujeres que han tenido síndrome del shock tóxico debido a estafilococos, probablemente, no deben usar tampones y capuchones cervicales, los enchufes, o diafragmas.

Aparte de las anteriores, no hay otras medidas para prevenir el síndrome del choque tóxico.

Tratamiento

  • Líquidos que contengan sales

  • A menudo, fármacos que aumentan la presión arterial

  • Limpieza de la zona infectada (vagina o herida)

Si se sospecha un síndrome de choque tóxico, las personas deben ser hospitalizadas, generalmente en una unidad de cuidados intensivos.

Se administran por vía intravenosa líquidos que contienen sales, y con frecuencia medicamentos, para aumentar la presión arterial hasta niveles normales. Muchas personas necesitan ayuda para respirar, por lo general con un respirador mecánico. Se extraen de la vagina rápidamente los tampones, diafragmas y cuerpos extraños. Se administran por vía intravenosa antibióticos y, en los casos graves, concentrado de inmunoglobulinas (que pueden neutralizar la toxina). Las áreas que podrían contener la bacteria, como heridas quirúrgicas y la vagina, se lavan con descargas de agua (irrigación).

Si las heridas están infectadas, puede ser necesaria cirugía para limpiarlas más intensamente, eliminar el tejido infectado o, a veces, si ha aparecido gangrena, para amputar una extremidad.