Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dracunculosis

(infección por filaria de Medina)

Por Richard D. Pearson, MD, Emeritus Professor of Medicine, University of Virginia School of Medicine

La dracunculosis es la infección causada por el nematodo Dracunculus medinensis. Causa una úlcera cutánea dolorosa e inflamada, y artritis debilitante.

  • Las personas se infectan al beber agua que contiene crustáceos microscópicos (microcrustáceos) infectados con el gusano.

  • Se forma una ampolla, por lo general en la zona inferior de las piernas o en los pies, con hinchazón, enrojecimiento y dolor ardiente en el área circundante, y lesión en las articulaciones próximas a ella.

  • El médico diagnostica la infección al ver al gusano saliendo a través de la ampolla.

  • Beber solo agua filtrada, hervida o clorada ayuda a evitar la infección.

  • El gusano se extrae enrollándolo lentamente en un palito o mediante cirugía.

Hace unos 25 años, la dracunculosis estaba muy extendida en muchas partes de África tropical, Yemen, India y Pakistán. Hoy en día, debido a los esfuerzos internacionales para detener la enfermedad, la infección se produce en unos pocos países africanos. El Centro Carter informa que en 2012 solo se produjeron 542 casos. Todos esos casos tuvieron lugar en 4 países africanos: Sudán del sur, Chad, Malí y Etiopía.

Transmisión de la dracunculosis

Los seres humanos se infectan al beber agua que contenga microcrustáceos infectados. Los gusanos inmaduros (larvas) viven dentro de las crustáceos. Tras la ingestión, los crustáceos mueren y liberan las larvas, que penetran en la pared del intestino y entran en la cavidad abdominal. En el interior del abdomen, las larvas maduran hasta convertirse en gusanos adultos en aproximadamente 1 año, y los gusanos adultos se aparean. Después del apareamiento, los gusanos hembra abandonan el abdomen y se mueven a través de los tejidos subcutáneos, por lo general hasta la parte inferior de las piernas o los pies. Allí, crean una abertura a través de la piel, lo que provoca graves molestias y sensación de quemazón. Cuando la persona trata de aliviar la sensación de quemazón sumergiendo la pierna en agua, los gusanos hembra gestantes liberan las larvas en el agua. Una vez que las larvas están en el agua, encuentran otro crustáceo y lo infectan. Si los gusanos hembra gestantes no llegan a la piel, mueren y se desintegran o solidifican (calcifican) bajo la piel.

Síntomas de la dracunculosis

Los síntomas de la dracunculosis empiezan cuando el gusano comienza a horadar la piel. Se forma una ampolla por encima de donde está situado el gusano. El área a su alrededor pica, quema y está inflamada, hinchada, enrojecida y dolorida. Algunas sustancias liberadas por el gusano pueden provocar una reacción alérgica, que puede conllevar dificultad respiratoria, vómitos, erupción cutánea pruriginosa y un dolor incapacitante. Pronto se abre la ampolla y se puede ver el gusano. Más tarde, el gusano abandona el cuerpo y los síntomas remiten.

Habitualmente, la ampolla se cura cuando el gusano adulto ha abandonado el cuerpo. No obstante, en cerca del 50% de las personas afectadas, se desarrollan infecciones bacterianas alrededor de la abertura creada para la salida del gusano. En algunos casos se producen lesiones articulatorias y en los tendones de la zona cercana a la ampolla.

Diagnóstico de la dracunculosis

  • Aparición de un gusano en la ampolla

El diagnóstico de la dracunculosis no deja lugar a dudas cuando el gusano adulto aparece en la ampolla;

para la localización de gusanos calcificados se utilizan radiografías.

Prevención de la dracunculosis

Las siguientes medidas pueden ayudar a prevenir la dracunculosis:

  • Filtrar el agua potable a través de un retal de gasa de malla fina

  • Hervir el agua

  • Beber solo agua clorada

Las personas infectadas tienen instrucciones de no entrar en las fuentes de agua potable para que estas fuentes no se contaminen.

Tratamiento de la dracunculosis

  • Eliminación del gusano adulto

Por lo general, el gusano adulto se retira de forma gradual, durante días o semanas, enrollándolo en un palito. Cuando la cabeza empieza a asomar, la persona afectada la agarra y envuelve el extremo del gusano alrededor de un palito. Poco a poco, a medida que el gusano va saliendo, se va girando el palito para ir enrollando cada vez más lonfgtud de gusano. Finalmente, se retira totalmente el gusano y se desecha. Si hay algún profesional de la salud en la zona, puede retirar el gusano a través de una pequeña incisión practicada después de la aplicación de un anestésico local.

No se dispone de fármacos que puedan matar los gusanos. Pero si se desarrolla una infección alrededor de la abertura practicada por el gusano, la persona afectada puede necesitar antibióticos.

Recursos en este artículo