Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Encefalitis amebiana granulomatosa

Por Richard D. Pearson, MD, Emeritus Professor of Medicine, University of Virginia School of Medicine

La encefalitis amebiana granulomatosa es una infección poco frecuente y generalmente mortal del sistema nervioso central, causada por especies de Acanthamoeba o de Balamuthia mandrillaris. Por lo general ocurre en personas con el sistema inmunitario debilitado o con mala salud.

Las amebas que causan esta infección viven en el agua, el suelo y el polvo en todo el planeta. Son muchas las personas expuestas, pero los casos de infección son pocos. Por lo general tiene lugar en personas cuyo sistema inmunitario esté debilitado o cuyo estado de salud general no sea bueno, aunque la Balamuthia mandrillaris puede infectar a personas sanas. Las amebas probablemente penetran a través de la piel o los pulmones y se propagan al cerebro a través del torrente sanguíneo.

Síntomas

Los síntomas de la encefalitis amebiana granulomatosa comienzan de forma gradual. Son frecuentes la confusión, el dolor de cabeza y las convulsiones. Los afectados presentan febrícula, visión borrosa, cambios en la personalidad y problemas con el habla, la coordinación o la vista; se paraliza un lado del cuerpo o la cara, Balamuthia mandrillaris puede causar llagas cutáneas. La mayoría de las personas infectadas mueren, generalmente entre 7 y 120 días después del inicio de los síntomas.

Diagnóstico

  • Tomografía computarizada o resonancia magnética nuclear

  • Punción lumbar

  • Biopsia de las llagas cutáneas

También se suele realizar una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética nuclear (RMN) y una punción lumbar. Estas pruebas ayudan a descartar otras causas posibles, pero por lo general no pueden confirmar el diagnóstico.

Las úlceras cutáneas suelen contener amebas y, si es así, se realiza una biopsia.

El diagnóstico solo se realiza, a menudo, después de la muerte de la persona enferma.

Tratamiento

  • Una combinación de fármacos

Los médicos suelen utilizar una combinación de fármacos que consiste en:

  • Miltefosina, que debe obtenerse de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC)

y uno o más de los siguientes:

  • Pentamidina (un fármaco antifúngico y antiprotozario)

  • Sulfadiazina (un antibiótico)

  • Trimetoprim-sulfametoxazol (un antibiótico)

  • Flucitosina (un fármaco antifúngico)

  • Fluconazol o los fármacos relacionados voriconazol o itraconazol (antifúngicos)

  • Anfotericina B (un fármaco antifúngico)

Si hay llagas cutáneas, se limpian y se tratan.