Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Filariasis linfática

Por Richard D. Pearson, MD, University of Virginia School of Medicine

La filariasis linfática es una infección del sistema linfático causada por una de las tres especies de nematodos.

  • La persona afectada presenta fiebre, ganglios linfáticos inflamados, dolor en las extremidades y en la ingle y, si la infección se vuelve crónica, hinchazón que puede llegar a ser constante y desfigurativa.

  • La infección se diagnostica cuando los médicos identifican formas inmaduras de los gusanos (microfilarias) en una muestra de sangre.

  • El tratamiento que se suele utilizar es el fármaco dietilcarbamazina, que mata las larvas inmaduras en la sangre y algunos de los gusanos adultos.

La filariasis linfática es una infección por filarias que supone una causa frecuente de incapacidad permanente en todo el mundo. Hay cerca de 120 millones de personas infectadas, y el número total de personas desfiguradas por la enfermedad asciende a 40 millones. La filariasis linfática está causada por:

  • Wuchereria bancrofti: en las zonas tropicales y subtropicales de África, Asia, el Pacífico y América, incluyendo Haití.

  • Brugia malayi o Brugia timori: en el sur y el sudeste de Asia.

Transmisión

La infección se transmite cuando un mosquito infectado pica a una persona y deposita las larvas del gusano en la piel. Las larvas viajan hasta el sistema linfático, donde maduran. Los gusanos adultos pueden medir de 4 a 10 centímetros de largo. Los adultos producen millones de larvas del gusano inmaduro (llamadas microfilarias) que circulan por el torrente sanguíneo y el sistema linfático. La infección se propaga cuando un mosquito pica a una persona infectada y luego pica a otra persona.

Síntomas

Los síntomas de la filariasis linfática están causados generalmente por los gusanos adultos. Las microfilarias no causan síntomas y desaparecen gradualmente de la circulación sanguínea una vez que la persona abandona la zona afectada.

Infección temprana (aguda)

Al principio de la infección, la persona puede presentar síntomas durante 4 a 7 días. Pueden consistir en fiebre, ganglios linfáticos inflamados en las axilas y en la ingle y dolor en las extremidades y en la ingle. Se puede acumular pus en una pierna y desaguar en la superficie de la piel, dando como resultado una cicatriz.

La probabilidad de infecciones bacterianas cutáneas y de los tejidos aumenta porque el gusano hace que el sistema linfático sea menos capaz de defender al organismo contra la infección.

A menudo, los síntomas remiten y después vuelven a aparecer. Los síntomas son más graves cuando la persona se expone a la infección por primera vez.

Infección crónica

Después de muchos años de infección, los vasos linfáticos se dilatan. Muchas personas no tienen síntomas. Pero en algunas personas, la dilatación gradualmente se convierte en permanente (crónica). Las piernas se ven afectadas con mayor frecuencia, pero también pueden verse afectados los brazos, las mamas y los genitales. Esta hinchazón (llamada linfedema) se desarrolla debido a que:

  • Los gusanos adultos residen en el sistema linfático y reducen el flujo de líquido linfático procedente de los tejidos, provocando que el líquido retorne a los vasos linfáticos.

  • Los gusanos desencadenan una respuesta del sistema inmunitario que produce la inflamación y la hinchazón (edema).

El edema hace que la piel se esponje. La presión sobre la piel deja una huella que no desaparece de inmediato (llamada "edema con fóvea"). El edema crónico puede hacer que la piel se endurezca y se espese (elefantiasis). En los hombres, el escroto se puede inflamar.

Las infecciones bacterianas y fúngicas de la piel son frecuentes. Contribuyen al desarrollo de la elefantiasis.

Algunas personas tienen dolor articular leve.

Con menor frecuencia, la infección afecta a los pulmones. Las personas afectadas pueden tener febrícula, sentir dificultad respiratoria, tos o sibilancias. Si la infección persiste, puede formarse tejido cicatricial (fibrosis) en los pulmones.

Diagnóstico

  • Examen de una muestra de sangre

Los médicos diagnostican la infección cuando identifican microfilarias en una muestra de sangre examinada al microscopio. Cuando se realiza una ecografía, se pueden visualizar los gusanos moviéndose en los vasos linfáticos ensanchados.

Se ha desarrollado un análisis de sangre que puede identificar con rapidez si existen signos de infección. Sin embargo, su valor es limitado porque no puede distinguir entre filarias y otros gusanos ni entre infección antigua e infección actual.

Prevención

La mejor protección contra la filariasis linfática es reducir el número de picaduras de mosquitos haciendo lo siguiente:

  • Usar repelentes de insectos

  • Usar ropa impregnada con el insecticida permetrina

  • Vestir camisas de manga larga y pantalones largos

  • Usar una mosquitera sobre las camas

En las zonas donde la filariasis linfática es común, la dietilcarbamazina u otros fármacos utilizados para el tratamiento pueden ayudar a prevenir la infección. Estos medicamentos reducen la cantidad de microfilarias en la sangre de las personas infectadas y así evitan la propagación de la infección. En algunas zonas, la dietilcarbamacina se ha añadido a la sal de mesa.

Tratamiento

  • Fármacos utilizados en el tratamiento de infecciones por gusanos (fármacos antihelmínticos) o doxiciclina (un antibiótico)

  • Tratamiento de los efectos a largo plazo

Infección aguda

Los primeros síntomas, breves, suelen remitir por sí mismos. No se sabe a ciencia cierta si el tratamiento previene o disminuye los efectos a largo plazo de la infección.

Las opciones para el tratamiento de la filariasis linfática son:

  • Dietilcarbamacina: este fármaco se toma por vía oral, ya sea durante 1 o 12 días. Mata las microfilarias y algunos gusanos adultos.

  • Albendazol más ivermectina o dietilcarbamacina: una única dosis de albendazol tomada por vía oral. Cualquiera de estas combinaciones reduce rápidamente el número de microfilarias en la sangre, pero la ivermectina no mata los gusanos adultos.

  • Doxiciclina: este antibiótico se administra durante 4 a 6 semanas. Mata ciertas bacterias que residen dentro de los gusanos y que son esenciales para su supervivencia, lo que resulta en la muerte de los gusanos.

Infección crónica

Los efectos de la infección crónica reciben tratamiento.

La hinchazón crónica requiere un cuidado concienzudo de la piel. Las personas afectadas deben tener cuidado de no dañar la piel y limpiar a fondo los pequeños cortes y raspaduras. Tales atenciones ayudan a prevenir las infecciones bacterianas. La hinchazón se puede reducir envolviendo vendas elásticas alrededor de la extremidad afectada o mediante la elevación de la extremidad. Si la elefantiasis, incluyendo hinchazón del escroto, es grave, se puede practicar cirugía para mejorar el drenaje en el sistema linfático.

Las infecciones bacterianas se tratan con antibióticos, administrados por vía oral. Los antibióticos pueden retrasar o prevenir la progresión a la elefantiasis.

Para los problemas relacionados con los pulmones es eficaz la dietilcarbamazina, tomada durante 14 a 21 días. Sin embargo, en alrededor de una cuarta parte de los pacientes la infección reaparece. En estos casos se debe repetir el tratamiento.