Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Blastomicosis

Por Alan M. Sugar, MD, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La blastomicosis (blastomicosis norteamericana, enfermedad de Gilchrist) es una infección principalmente de los pulmones, causada por el hongo Blastomyces dermatitidis.

  • Los afectados tienen fiebre, escalofríos y sudoración profusa, y algunas veces dolor torácico, dificultad respiratoria y tos.

  • La infección puede propagarse a la piel, los huesos, los aparatos reproductivo y urinario, y las membranas que recubren el encéfalo, produciendo inflamación, dolor y otros síntomas.

  • Se obtiene una muestra de esputo o de tejido infectado y se envía al laboratorio para su cultivo.

  • Deben tomarse fármacos antimicóticos durante meses.

Las esporas de Blastomyces probablemente entran en el organismo a través de las vías respiratorias al inhalarlas. Por consiguiente, la blastomicosis afecta principalmente a los pulmones, pero a veces el hongo se propaga por el torrente sanguíneo y puede llegar a otras partes del cuerpo, incluida la piel.

La mayoría de estas infecciones se producen en Estados Unidos, especialmente en el sureste y en el valle del Misisipí, donde los hongos viven en la tierra cerca de los lechos de los ríos. Las infecciones también se han extendido por áreas muy dispersas de África. Los varones de edades comprendidas entre los 20 y los 40 años son los que se infectan con mayor frecuencia. A diferencia de la mayoría de las infecciones fúngicas, la blastomicosis no es más habitual en las personas con sida.

Síntomas

La blastomicosis de los pulmones comienza de manera gradual con fiebre, escalofríos y sudoración profusa. También produce dolor torácico, dificultad para respirar y tos, con o sin esputo. La infección pulmonar suele progresar lentamente, pero en ocasiones mejora sin tratamiento.

Cuando la blastomicosis se disemina puede afectar a muchas áreas del organismo, pero la piel, los huesos y los sistemas reproductor y urinario (incluida la glándula prostática) suelen ser las zonas afectadas con mayor frecuencia. La infección cutánea empieza como pequeñas protuberancias (pápulas) que contienen pus. A continuación aparecen placas verrucosas con relieve, rodeadas de diminutos acúmulos de pus (abscesos). Los tejidos situados encima de los huesos infectados se inflaman y duelen. En los hombres, el conducto espiral en la parte superior de los testículos (epidídimo) se hincha y provoca dolor, o se infecta la glándula prostática (prostatitis) y causa molestias.

A veces, los hongos se propagan a los tejidos que cubren el encéfalo y la médula espinal (meninges), produciendo meningitis micótica; esta infección puede producir dolor de cabeza y confusión.

Diagnóstico y tratamiento

El médico establece el diagnóstico de blastomicosis enviando al laboratorio una muestra de esputo o de tejido infectado para su examen al microscopio y su cultivo.

La blastomicosis puede tratarse con anfotericina B por vía intravenosa, o con itraconazol o voriconazol por vía oral. Con tratamiento, las personas afectadas empiezan a sentirse mejor con bastante rapidez, pero el fármaco debe continuarse durante meses. Sin tratamiento, la blastomicosis empeora lentamente y lleva a la muerte.

Recursos en este artículo