Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Candidiasis

(Candidosis; moniliasis, infección por levaduras)

Por Alan M. Sugar, MD, Professor of Medicine (Emeritus);Medical Director, Infectious Disease Clinical Services and HIV/AIDS Program, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La candidiasis es una infección producida por diversas especies de Candida, especialmente Candida albicans.

  • El tipo más común de candidiasis es la infección superficial de la boca, la vagina o la piel, que produce placas blancas o rojas y prurito, irritación o ambas cosas.

  • Las personas cuyo sistema inmunitario está debilitado pueden sufrir infecciones graves del esófago y de otros órganos internos.

  • Una muestra de material infectado se examina al microscopio y se envía al laboratorio para realizar un cultivo.

  • Los fármacos antimicóticos pueden administrarse directamente en la zona afectada o por vía oral, pero las infecciones graves requieren fármacos por vía intravenosa.

Candida suele estar presente en la piel, en el tracto gastrointestinal y, en las mujeres, en el área genital; por lo general, Candida no causa problemas en estos lugares. Sin embargo, el hongo puede producir infección en la piel, en las membranas mucosas de la boca o en la vagina. Estas infecciones pueden aparecer en personas con el sistema inmunitario sano, pero son más frecuentes y persistentes en las que padecen diabetes, cáncer o sida, y en las mujeres embarazadas. La candidiasis de la boca y el esófago son comunes entre las personas con sida. La candidiasis también es más frecuente en las personas que reciben tratamiento con antibióticos, porque estos matan las bacterias que normalmente viven en el cuerpo y compiten con Candida, lo que permite al hongo Candida proliferar de manera incontrolada.

La candidiasis resulta molesta, pero raramente supone una amenaza para la vida. No obstante, algunas formas de candidiasis son graves. Entre ellas se incluyen las siguientes:

  • Candidiasis invasiva

  • Candidemia (la forma más común de la candidiasis invasiva)

En la candidiasis invasiva, la infección se propaga a otras partes del cuerpo, tales como las válvulas del corazón, el cerebro, el bazo, los riñones y los ojos. La candidiasis invasiva suele aparecer en personas con un sistema inmunitario debilitado y en personas hospitalizadas. La candidiasis es una de las infecciones que más habitualmente se contrae en el hospital.

La candidemia es una infección grave del torrente sanguíneo. En los Estados Unidos, Candida es una causa frecuente de infecciones sanguíneas. El riesgo de desarrollar esta infección se incrementa en ciertos procedimientos, como la cirugía mayor o el uso de vías y catéteres intravenosos, particularmente cuando el catéter se introduce en una de las grandes venas del cuello, en la parte superior del pecho o la ingle (catéter venoso central). La candidemia es a menudo fatal si no se trata rápidamente.

Síntomas de la candidiasis

La infección de la boca (candidiasis oral o muguet) produce:

  • Placas cremosas, blancas y dolorosas en el interior de la boca

  • Fisuras o costras en las comisuras de la boca (queilitis)

  • Lengua roja, dolorosa y lisa

Las placas en el esófago producen dolor al tragar.

Cuando la piel se infecta, aparece una erupción pruriginosa. Algunos tipos de dermatitis del pañal están producidos por Candida.

Si la infección se disemina a otras partes del organismo, es más grave. Puede causar fiebre, soplo cardíaco, aumento de tamaño del bazo, descenso peligroso de la presión arterial (choque o shock) y descenso de la producción de orina. La infección de la retina y de las zonas internas del ojo puede provocar ceguera. Si la infección es grave, muchos órganos pueden dejar de funcionar y evolucionar hacia un desenlace mortal.

Diagnóstico de la candidiasis

  • Análisis y en ocasiones cultivo de una muestra de tejido infectado

Muchas infecciones candidiásicas se diagnostican exclusivamente por los síntomas. Para confirmar el diagnóstico, el médico debe identificar el hongo en una muestra examinada al microscopio. Se envían al laboratorio muestras de sangre o de otros tejidos infectados para realizar un cultivo, examinarlo e identificar el hongo causante de la infección.

Tratamiento de la candidiasis

  • Fármacos antifúngicos

La candidiasis que solo afecta a la piel, la boca o la vagina se trata con antimicóticos (por ejemplo, clotrimazol y nistatina) aplicados directamente en la zona afectada. El médico puede también prescribir el fármaco antimicótico fluconazol por vía oral.

Para las infecciones del esófago, los médicos prescriben medicamentos antifúngicos (como el fluconazol, el voriconazol o el posaconazol) por vía oral. En raras ocasiones, los fármacos antifúngicos (como la anidulafungina, la caspofungina, la micafungina, o la anfotericina B) deben administrarse por vía intravenosa (IV).

La candidiasis que se ha extendido por todo el organismo suele tratarse con anidulafungina, caspofungina o micafungina por vía intravenosa, o bien con fluconazol, que puede administrarse por vía intravenosa o por vía oral. Otras alternativas, pero de uso menos común, son la anfotericina B, el voriconazol y la flucitosina.

La candidiasis es más grave y responde menos al tratamiento en las personas con ciertos trastornos, como la diabetes. En las personas diabéticas, el control de los niveles de azúcar en sangre facilita la cura de la infección.

Recursos en este artículo