Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Coccidioidomicosis

(Fiebre de San Joaquín; Fiebre del Valle)

Por Alan M. Sugar, MD, Professor of Medicine (Emeritus);Medical Director, Infectious Disease Clinical Services and HIV/AIDS Program, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La coccidioidomicosis es una infección causada por el hongo Coccidioides immitis, que suele afectar a los pulmones.

  • La inhalación de esporas del hongo provoca la infección.

  • Si es leve, la infección pulmonar produce síntomas parecidos a los de la gripe, y en ocasiones disnea, pero la infección puede empeorar y propagarse por todo el organismo y dar lugar a diversos síntomas.

  • El diagnóstico se confirma al indentificar el hongo en las muestras de material infectado analizadas al microscopio o en un cultivo.

  • Los fármacos antimicóticos suelen tomarse durante de 6 a 12 meses, pero a veces de por vida.

Las esporas de Coccidioides están presentes en el suelo del sudoeste de Estados Unidos, en el valle central de California, el norte de México, partes de América Central y Argentina. Alrededor del 30 al 60% de las personas que viven en alguna de estas zonas se encuentran expuestas a este hongo en algún momento de su vida. En los Estados Unidos, alrededor de 150.000 personas desarrollan esta infección cada año, pero menos de la mitad tienen síntomas.

Los granjeros y otras personas que trabajan o están expuestos a tierra removida tienen más posibilidades de inhalar las esporas e infectarse. Las personas que se infectan durante un viaje pueden no manifestar los síntomas de la enfermedad hasta después de volver a casa.

La coccidioidomicosis se presenta en dos formas:

  • Infección pulmonar leve (coccidioidomicosis aguda primaria): supone la mitad de los casos y Esta forma es la que se presenta en la mayor parte de los casos.

  • Infección progresiva y grave (coccidioidomicosis progresiva): la infección se disemina por todo el organismo y en muchos casos es mortal.

La coccidioidomicosis progresiva es poco frecuente. Es más probable que aparezca este tipo de infección cuando el sistema inmunitario está debilitado a causa de enfermedades (especialmente sida) o de fármacos que lo inhiban (ver Factores de riesgo para el desarrollo de infecciones fúngicas). Es más frecuente en los hombres y en las personas de ascendencias africana, filipina y nativas americanas.

Síntomas de la coccidioidomicosis

La mayoría de las personas con coccidioidomicosis aguda primaria no manifiestan síntomas. Si los presentan, aparecen de 1 a 3 semanas después de haberse producido la infección. Por lo general, son leves y similares a los de la gripe. Consisten en tos, fiebre, escalofríos, dolor torácico y, a veces, dificultad respiratoria. La tos produce esputos que, cuando la infección pulmonar es grave, pueden contener sangre.

La forma progresiva de la enfermedad puede manifestarse semanas, meses o incluso años después de haberse producido la infección inicial. Los síntomas consisten en fiebre leve, pérdida del apetito, adelgazamiento y disminución de la fuerza. La infección pulmonar puede empeorar, causando una mayor dificultad respiratoria. La infección también puede diseminarse a los huesos, las articulaciones, el hígado, el bazo y los riñones. Las articulaciones se inflaman y duelen. En ocasiones, pueden producirse infecciones profundas en la piel, que cursan con la formación de heridas abiertas por las que drenan materiales infectados.

Los hongos pueden infectar el encéfalo y los tejidos que lo recubren (meninges), provocando meningitis, que suele ser crónica y provoca dolor de cabeza, confusión, pérdida del equilibrio, visión doble y otros problemas. Sin tratamiento, la meningitis siempre es mortal.

Diagnóstico de la coccidioidomicosis

  • Análisis de sangre

  • Radiografía de tórax

  • Examen, cultivo o análisis de una muestra de sangre o de otro tipo de tejido

El médico puede sospechar coccidioidomicosis si la persona desarrolla los síntomas después de haber residido en una zona donde la infección sea frecuente, o de haber viajado allí recientemente.

Por lo general, se llevan a cabo análisis de sangre para detectar anticuerpos contra el hongo (pruebas serológicas) y una radiografía de tórax. En las personas con coccidioidomicosis en las que el sistema inmunitario funciona con normalidad, por lo general los análisis de sangre permiten detectar estos anticuerpos. Las radiografías de tórax suelen mostrar alteraciones características. Estos resultados ayudan a los médicos a llegar al diagnóstico.

También puede resultar de utilidad una prueba que permite detectar los antígenos (producidos por el hongo) en la orina.

No obstante, para identificar el hongo y confirmar así el diagnóstico, los médicos deben examinar al microscopio muestras de sangre, esputo, pus u otros tejidos infectados o enviarlos al laboratorio para realizar un cultivo. Debido a que el cultivo Coccidioides puede tardar hasta 3 semanas, los médicos normalmente se basan en los análisis de sangre y una radiografía de tórax.

Tratamiento de la coccidioidomicosis

  • Fármacos antifúngicos

La coccidioidomicosis aguda primaria por lo general no requiere tratamiento en las personas por lo demás sanas, y la recuperación suele ser completa. Sin embargo, algunos médicos prefieren tratar a estas personas a causa de la posibilidad, aunque pequeña, de que la coccidioidomicosis se extienda. Además, cuando las personas se tratan, los síntomas se resuelven con mayor rapidez. El tratamiento suele ser con un fármaco antimicótico, como el fluconazol, administrado durante de 3 a 6 meses.

La coccidioidomicosis progresiva suele ser mortal a menos que se trate, sobre todo si el sistema inmunológico se debilita. Alrededor del 70% de las personas con sida mueren en el plazo de un mes después de ser diagnosticadas. Para leve a moderada progresiva coccidioidomicosis, fluconazol o itraconazol se administra por vía oral. Como alternativa, la infección puede tratarse con voriconazol administrado por vía oral o intravenosa o posaconazol por vía oral. Para casos más graves se administra anfotericina B por vía intravenosa.

Si se desarrolla meningitis, se administra fluconazol.

Aun cuando el tratamiento farmacológico es eficaz en infecciones localizadas (por ejemplo, las de la piel, los huesos o las articulaciones), suelen producirse recaídas cuando se interrumpe. Por lo general, las personas con un sistema inmunológico debilitado y aquellos que han tenido meningitis deben tomar medicamentos durante años, a menudo de por vida.