Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Criptococosis

(Blastomicosis europea; torulosis)

Por Alan M. Sugar, MD, Professor of Medicine (Emeritus);Medical Director, Infectious Disease Clinical Services and HIV/AIDS Program, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La criptococosis es una infección causada por el hongo Cryptococcus neoformans o Cryptococcus gattii.

  • Las personas pueden no presentar síntomas o tener dolor de cabeza y confusión, tos y dolor torácico, o una erupción, dependiendo de la localización de la infección.

  • El diagnóstico se basa en el cultivo y el examen de las muestras de tejido y fluidos.

  • Los antifúngicos se administran por vía oral o, si la infección es grave, por vía intravenosa.

Cryptococcus se encuentra principalmente en tierra contaminada con excrementos de aves, particularmente con los de paloma. El hongo está presente en todo el mundo, pero la infección fue relativamente rara hasta que empezó la epidemia del sida. La criptococosis es la infección por hongos potencialmente fatal más común en personas con sida. El hongo también infecta a otras personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, incluyendo personas que tienen linfoma de Hodgkin o sarcoidosis o que toman medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, tales como los que se usan para prevenir el rechazo de un trasplante de órganos y, cuando se toma durante mucho tiempo, los corticoesteroides. Sin embargo, las personas con un sistema inmunitario sano también pueden desarrollar criptococosis, especialmente la causada por Cryptococcus gattii.

La infección suele producirse cuando se inhalan las esporas del hongo. Así pues, la criptococosis afecta por lo general a los pulmones. Lo más frecuente es que se extienda al cerebro y a los tejidos que recubren el encéfalo y la médula espinal (meninges), lo cual provoca meningitis. También puede extenderse a la piel y a otros tejidos.

Síntomas de criptococosis

La criptococosis suele provocar síntomas leves e imprecisos. Otros posibles síntomas dependen de la localización de la infección:

  • Infección pulmonar: Algunas personas no presentan síntomas, otras sufren tos y dolor torácico, y si la infección es grave, dificultad respiratoria

  • Meningitis: Cefalea, visión borrosa y confusión

  • Infección cutánea: Erupción, que consiste en protuberancias (a veces llenas de pus) o úlceras abiertas

La infección pulmonar rara vez es peligrosa. La meningitis supone un riesgo de muerte.

Diagnóstico de criptococosis

  • Cultivo y examen de una muestra de tejido o líquido corporal.

Para diagnosticar la infección, el médico obtiene muestras de tejido y líquidos del organismo para su examen y cultivo. Se examinan la sangre y el líquido cefalorraquídeo en busca de ciertas sustancias secretadas por Cryptococcus.

Tratamiento de la criptococosis

  • Fármacos antifúngicos

Para el tratamiento de la criptococosis se utilizan habitualmente fármacos antifúngicos.

Personas con un sistema inmunitario normal

Si la infección afecta solo a una pequeña zona pulmonar y no producen síntomas, por lo general no se precisa tratamiento. Sin embargo, algunos médicos prefieren tratar siempre la criptococosis. Se administra fluconazol por vía oral para acortar la duración de la enfermedad y reducir el riesgo de propagación de la infección.

Si una infección pulmonar causa síntomas, el fluconazol se administra por vía oral durante de 6 a 12 meses.

Para la meningitis, el tratamiento consiste en anfotericina B por vía intravenosa, conjuntamente con flucitosina por vía oral, y a continuación fluconazol por vía oral durante muchos meses.

Para la infección de la piel se administra fluconazol por vía oral, o si la infección es grave, anfotericina B por vía intravenosa.

Personas con un sistema inmunitario debilitado

Las personas con un sistema inmunitario debilitado siempre necesitan tratamiento. La infección pulmonar de leve a moderada puede tratarse con fluconazol por vía oral de 6 a 12 meses. La infección pulmonar grave y la meningitis pueden tratarse con anfotericina B por vía intravenosa, conjuntamente con flucitosina, y a continuación fluconazol, ambos por vía oral.

Después del tratamiento de la criptococosis, las personas con sida suelen necesitar seguir tomando fármacos antimicóticos (como fluconazol) hasta que la sida está controlada, es decir, hasta que su número de CD4 (un tipo de glóbulos blancos o leucocitos) aumenta y se mantiene lo suficientemente elevado durante por lo menos 6 meses.