Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Histoplasmosis

Por Alan M. Sugar, MD, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La histoplasmosis es una infección causada por el hongo Histoplasma capsulatum. Afecta principalmente a los pulmones, aunque en ocasiones se extiende a todo el organismo.

  • La inhalación de esporas del hongo provoca la infección.

  • La mayoría de las personas no presentan síntomas, pero algunas sienten malestar y tienen fiebre y tos, algunas veces con dificultad respiratoria.

  • En ocasiones la infección se disemina, provoca un aumento de tamaño del hígado, el bazo y los ganglios linfáticos, y daña otros órganos.

  • El diagnóstico se basa en el cultivo y el examen de las muestras de tejido y fluidos.

  • La necesidad de tratamiento con fármacos antimicóticos depende de la gravedad de la infección.

Las esporas de Histoplasma están presentes en el suelo, y son especialmente frecuentes en las zonas del este y el medio oeste de Estados Unidos, a lo largo de los valles de los ríos Ohio y Misisipí. Los granjeros y otras personas que trabajan la tierra están más expuestos a la inhalación de esporas. Cuando se inhalan grandes cantidades de esporas, puede sufrirse una infección grave. Las personas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) son más propensas a desarrollar histoplasmosis, en especial la variedad que se extiende a través del torrente sanguíneo a otras partes del organismo, como el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos, las glándulas suprarrenales, el sistema digestivo y la médula ósea.

Síntomas

La mayoría de las personas con histoplasmosis no presentan síntomas. Sin embargo, las siguientes tres formas causan síntomas, al igual que lo hacen otras formas raras.

Histoplasmosis pulmonar aguda

Los síntomas suelen aparecer de 3 a 21 días después de la inhalación de esporas. Los afectados pueden notar malestar, tener fiebre y tos, y sentirse como si tuvieran la gripe. Los síntomas suelen desaparecer sin tratamiento en un periodo de 2 semanas, y pocas veces duran más de 6 semanas.

Esta forma de histoplasmosis es mortal en raras ocasiones, pero puede ser grave en personas con el sistema inmunitario debilitado (como las que tienen sida).

Histoplasmosis progresiva diseminada

Esta forma normalmente no suele afectar a adultos sanos. Por lo general se produce en lactantes y niños muy pequeños, y en personas cuyo sistema inmunitario esté debilitado. Al principio los síntomas son inespecíficos: cansancio, debilidad y malestar general. Posteriormente pueden empeorar muy despacio o de forma extremadamente rápida. El hígado, el bazo y los ganglios linfáticos aumentan de tamaño. Con menor frecuencia, la infección produce úlceras en la boca y el intestino, En pocas ocasiones, resultan dañadas las glándulas suprarrenales (lo que causa enfermedad de Addison, ver Enfermedad de Addison).

Sin tratamiento, esta forma es mortal en el 90% de los casos. Aun con tratamiento, las personas con sida pueden morir rápidamente a causa de esta infección.

Histoplasmosis crónica cavitaria

Esta infección pulmonar se presenta de manera gradual a lo largo de varias semanas, produciendo tos y progresiva dificultad para respirar. Los síntomas incluyen pérdida de peso, febrícula y malestar general.

La mayoría de las personas se recuperan sin tratamiento en un plazo de 2 a 6 meses. Sin embargo, la dificultad respiratoria empeora gradualmente y algunas personas expectoran sangre, a veces abundante. El tejido pulmonar se destruye y se forma tejido cicatricial. El daño pulmonar o la invasión bacteriana de los pulmones puede llegar a causar la muerte.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico, el médico obtiene muestras de esputo, médula ósea, orina o sangre. También pueden tomarse muestras del hígado, los ganglios linfáticos y cualquier úlcera de la boca. Estas muestras se envían al laboratorio para realizar un cultivo y examinarlas. La orina y la sangre se analizan en busca de proteínas (antígenos) liberadas por el hongo.

En algunas formas infrecuentes de infección se requiere la ayuda de especialistas en enfermedades infecciosas para el diagnóstico (y el tratamiento).

Tratamiento

Las personas con histoplasmosis pulmonar aguda rara vez requieren tratamiento farmacológico; sin embargo, suele prescribirse fluconazol o itraconazol para acortar la duración de la enfermedad.

Las personas con histoplasmosis diseminada progresiva necesitan tratamiento y con frecuencia responden bien a la anfotericina B por vía intravenosa o al itraconazol (u otros medicamentos relacionados) por vía oral. Si las personas con sida desarrollan histoplasmosis, es posible que necesiten tomar un antifúngico, por lo general itraconazol, de por vida. Sin embargo, a veces puede interrumpirse el tratamiento antifúngico si su número de CD4 (un tipo de glóbulos blancos o leucocitos) aumenta y se mantiene lo suficientemente elevada durante por lo menos 6 meses.

En la histoplasmosis crónica cavitaria puede eliminarse el hongo con itraconazol o, en caso de infecciones más graves, con anfotericina B. Sin embargo, el tratamiento no puede revertir la destrucción causada por la infección. Por consiguiente, muchas personas continúan padeciendo problemas respiratorios, parecidos a los de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Por esta razón debe iniciarse el tratamiento lo antes posible con el fin de limitar la lesión pulmonar.