Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mucormicosis

(Cigomicosis)

Por Alan M. Sugar, MD, Professor of Medicine (Emeritus);Medical Director, Infectious Disease Clinical Services and HIV/AIDS Program, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La mucormicosis es una infección causada por uno de diversos tipos de mohos relacionados entre sí.

  • La infección se adquiere cuando las esporas producidas por el moho se inhalan o, con mucha menor frecuencia, cuando entran en el cuerpo a través de un corte u otra herida en la piel.

  • Produce dolor, fiebre y en ocasiones tos, y puede destruir estructuras faciales.

  • Los médicos diagnostican la infección identificando el hongo en muestras de tejido.

  • A la mayoría de las personas se les administran altas dosis de anfotericina B por vía intravenosa, y el tejido infectado y muerto se retira mediante cirugía.

Muchas especies distintas de hongos pueden producir mucormicosis. Pertenecen a un extenso grupo de mohos denominados Mucorales. Entre estos mohos se incluyen Rhizopus, Rhizomucor, Absidia, y Mucor. La infección por cada una de estas especies de mohos cursa con síntomas similares.

Estos mohos son habituales en el entorno e incluyen muchos mohos comunes del pan. Es probable que constantemente se aspiren las esporas de estos mohos, pero no suelen causar infección. La infección normalmente aparece cuando se da una de las siguientes condiciones:

  • Diabetes no controlada

  • Sistema inmunitario debilitado por fármacos (como corticoesteroides o medicamentos que inhiben el sistema inmunitario, ver Factores de riesgo para el desarrollo de infecciones fúngicas) o por leucemia u otros trastornos que disminuyen el número de glóbulos blancos en la sangre.

  • La deferoxamina se utiliza para tratar la sobrecarga de hierro.

La mucormicosis puede estar causada por:

  • Inhalación de esporas producidas por los mohos (la causa más común)

  • Entrada de las esporas del moho a través de una herida en la piel

La inhalación de las esporas puede causar varios tipos de infección.

  • La nariz, los senos paranasales, los ojos y el cerebro son las partes del cuerpo infectados con mayor frecuencia. Esta infección grave, llamada mucormicosis rinocerebral, es a menudo fatal.

  • Las esporas pueden entrar en los pulmones, causando mucormicosis pulmonar.

  • Cuando se ingieren esporas inhaladas en la boca, el tracto digestivo puede resultar infectado.

Cuando la infección es el resultado de la entrada de esporas a través de una herida en la piel, el órgano afectado es la piel, donde se desarrolla una forma llamada mucormicosis cutánea. Esta forma por lo general ocurre en personas con un sistema inmunitario normal cuando tierra contaminada con estas esporas entra en contacto con una herida en la piel, como puede ocurrir durante los terremotos u otros desastres naturales.

La mucormicosis no se contagia de persona a persona.

Síntomas de la mucormicosis

La mucormicosis rinocerebral puede provocar dolor, fiebre, dolor sinusal y, si hay infección de la cavidad ocular (celulitis orbitaria), protrusión del ojo afectado (exoftalmia). Puede haber pérdida de la vista. La infección puede destruir el paladar, los huesos faciales que rodean la cavidad ocular o los senos paranasales, o la división entre las fosas nasales (tabique nasal). El tejido muerto se vuelve negro. En cuanto a la infección en el cerebro, puede provocar dificultad para utilizar y comprender el lenguaje, convulsiones, parálisis parcial y coma.

La mucormicosis en los pulmones causa fiebre, tos y dificultad respiratoria.

En la mucormicosis cutánea, la zona que rodea la herida en la piel puede aparecer caliente, enrojecida, hinchada y dolorosa. Las personas afectadas pueden presentar fiebre. Pueden formarse úlceras o ampollas, y el tejido infectado se puede volver negro.

El hongo tiende a invadir las arterias y, como resultado, se forman coágulos sanguíneos en las arterias, el flujo sanguíneo a los tejidos queda interrumpido y el tejido muere. Los hongos crecen de forma descontrolada en el tejido muerto, que se vuelve negro. A veces el área circundante sangra.

Diagnóstico de la mucormicosis

  • Cultivo y examen de muestras de tejido infectado

Como los síntomas de la mucormicosis pueden parecerse a los de otras infecciones, es posible que el médico no pueda diagnosticarla de inmediato.

Para diagnosticar la mucormicosis, el médico obtiene muestras del tejido infectado y las envía al laboratorio para su cultivo y examen al microscopio. El diagnóstico se establece cuando se identifica el hongo en las muestras. No obstante, en ocasiones estas pruebas no permiten detectar el hongo.

Los médicos llevan a cabo una tomografía computarizada (TC) para comprobar si hay daños en las estructuras faciales.

¿Sabías que...?

  • Sin un diagnóstico y un tratamiento precoces, la mucormicosis puede dañar tanto la cara que la cirugía requerida suponga su desfiguración.

Tratamiento de la mucormicosis

  • Fármacos antifúngicos

  • Tratamiento del trastorno subyacente

  • Cirugía para extirpar el tejido muerto e infectado

El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la mucormicosis son importantes para evitar la muerte o tener que recurrir a una cirugía extensa, que a menudo provoca desfiguraciones. Así pues, el tratamiento se inicia tan pronto como esta infección se diagnostica o sospecha.

La mayoría de las personas con mucormicosis o que se sospecha que pueden tenerla suelen recibir tratamiento con altas dosis del fármaco antimicótico anfotericina B por vía intravenosa. Otras alternativas son eI isavuconazol por vía oral o por vía intravenosa, o el posaconazol.

El control de la enfermedad subyacente es muy importante. Por ejemplo, a las personas con un recuento bajo de glóbulos blancos se les administran inyecciones para aumentarlo. Las personas con diabetes no controlada deben tomar insulina para disminuir los niveles de azúcar en sangre.

El tejido infectado, y especialmente el tejido muerto, deben extirparse quirúrgicamente.

La mucormicosis es muy grave. Incluso cuando se retira tanto tejido infectado y muerto como sea posible y se usan los antimicóticos adecuadamente, muchas personas mueren.

Recursos en este artículo