Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Paracoccidioidomicosis

(Blastomicosis sudamericana)

Por Alan M. Sugar, MD, Professor of Medicine (Emeritus);Medical Director, Infectious Disease Clinical Services and HIV/AIDS Program, Boston University School of Medicine;Cape Cod Healthcare

La paracoccidioidomicosis (blastomicosis sudamericana) es una infección causada por el hongo Paracoccidioides brasiliensis.

La paracoccidioidomicosis está causada por la inhalación de esporas del hongo que se reproduce en la tierra.

La paracoccidioidomicosis suele afectar a los pulmones, la piel, la boca, la garganta y los ganglios linfáticos, aunque a veces aparece en el hígado o el bazo. Se produce con mayor frecuencia en los trabajadores agrícolas. Es muy frecuente en América Central y del Sur (particularmente en Brasil), donde se estima que puede haber unos 10 millones de personas afectadas. En Estados Unidos es poco frecuente.

Suele afectar a hombres entre los 20 y los 50 años de edad. Alrededor del 5 al 10% de los casos ocurren en personas jóvenes (de ambos sexos). Alrededor del 5% de las personas con paracoccidioidomicosis también presentan infección por el VIH o el sida.

Síntomas de la paracoccidioidomicosis

La mayoría de las personas que inhalan las esporas no enferman. Si llegan a presentase, los síntomas suelen aparecer años después de la exposición inicial.

El cuadro de la paracoccidioidomicosis por lo general se parece al de una neumonía, ya que provoca tos, fiebre y dificultad para respirar, y puede resolverse por sí solo.

La infección puede propagarse de los pulmones a otras partes del cuerpo. Pueden formarse llagas dolorosas en la boca y en la piel. Los ganglios linfáticos infectados se inflaman y de ellos llega a supurar pus a través de la piel; no obstante, esto no suele causar mucho dolor. Los ganglios linfáticos más frecuentemente afectados son los del cuello y las axilas. El hígado y el bazo aumentan de tamaño. En ocasiones, los síntomas persisten durante bastante tiempo, pero la infección no suele ser mortal.

Cuando la paracoccidioidomicosis se produce en personas más jóvenes o en personas con infección por el VIH o sida, la infección es más agresiva. Se propaga ampliamente, incluyendo a la médula ósea y otros órganos. Las personas afectadas presentan fiebre y pierden peso. Los ganglios linfáticos, el hígado y el bazo se agrandan, y se produce anemia.

Diagnóstico de la paracoccidioidomicosis

  • Análisis y cultivo de muestras de tejido infectado

Para diagnosticar la paracoccidioidomicosis, el médico obtiene muestras de tejido para analizarlas al microscopio y realizar un cultivo.

Tratamiento de la paracoccidioidomicosis

  • Itraconazol (un fármaco antifúngico)

El antimicótico itraconazol, administrado por vía oral, es el tratamiento de elección para la paracoccidioidomicosis.

La anfotericina B también es eficaz, pero debido a sus efectos secundarios se reserva para los casos muy graves.