Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fiebre Q

Por William A. Petri, Jr, MD, PhD, Wade Hampton Frost Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases and International Health, University of Virginia School of Medicine

La fiebre Q está relacionada con las rickettsiosis y está causada por Coxiella burnetii.

  • Algunas personas presentan síntomas leves, pero en la mayoría son síntomas similares a los de la gripe, tales como fiebre, dolor de cabeza intenso, escalofríos, debilidad extrema y dolores musculares.

  • En un pequeño número de los casos, las personas afectadas desarrollan fiebre Q crónica, una enfermedad grave que puede afectar al corazón.

  • Si las personas presentan síntomas típicos y han entrado en contacto con ovejas, vacas o cabras, los médicos pueden sospechar fiebre Q y llevar a cabo análisis de sangre y examinar una muestra de tejido infectado para confirmar la infección.

  • Las personas con fiebre Q reciben un tratamiento con un antibiótico, generalmente durante algunas semanas, pero si la fiebre Q se hace crónica, se necesita un tratamiento durante meses o años.

Las rickettsias son un tipo de bacteria que puede vivir sólo dentro de las células de otros organismos (véase también Introducción a las infecciones por rickettsias).

La fiebre Q se presenta en todo el mundo. Las bacterias que causan la fiebre Q viven principalmente en ovejas, vacas y cabras. Los animales infectados eliminan las bacterias en la leche, la orina y las heces. Las personas se infectan por la inhalación de gotitas infectadas por bacterias o mediante el consumo de leche no pasteurizada contaminada. Sin embargo, la enfermedad muy raramente se contagia de persona a persona.

Las personas con un riesgo elevado de desarrollar fiebre Q son:

  • Veterinarios

  • Trabajadores de planta de procesamiento cárnico

  • Trabajadores de los mataderos y del sector lechero

  • Ganaderos

  • Investigadores en los laboratorios en los que se trabaja con ovejas

  • Personas que viven dentro de un área de varias millas a sotavento de una granja con animales infectados

Síntomas

Entre 9 y 28 días después de que la bacteria entra en el cuerpo, los síntomas comienzan de forma súbita. Algunas de las personas afectadas presentan síntomas leves, pero en la mayor parte de los casos son síntomas similares a los de la gripe. Los síntomas incluyen fiebre, cefalea intensa, escalofríos, debilidad extrema, dolores musculares, inapetencia y sudoración, pero sin erupción cutánea. A menudo los pulmones están afectados, lo que da lugar a tos improductiva, dolor torácico y dificultad respiratoria (causada por neumonía). Los síntomas pueden ser graves en personas mayores y en personas que están debilitadas por alguna enfermedad.

En ocasiones, es necesaria una biopsia. Las personas afectadas pueden presentar dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen y, en ocasiones, ictericia.

Las mujeres infectadas durante el embarazo tienen un mayor riesgo de sufrir un aborto involuntario o de tener el parto antes de que el embarazo llegue a término.

La fiebre Q crónica es una enfermedad grave que se produce en menos del 5% de las personas infectadas. El riesgo es mayor en los siguientes casos:

  • Mujeres embarazadas

  • Personas cuyo sistema inmunitario está debilitado por alguna enfermedad o por algunos fármacos

  • Personas con una enfermedad valvular cardíaca

En alrededor del 60 al 70% de las personas con fiebre Q crónica, el revestimiento del corazón y por lo general las válvulas del corazón resultan infectados (endocarditis por fiebre Q).

Sin tratamiento, sólo el 1% de las personas con fiebre Q muere, pero es mucho más probable que esto ocurra si el corazón resulta afectado.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre y biopsia de tejido afectado

  • A veces, radiografía de tórax

Los síntomas de la fiebre Q se parecen a los de otros trastornos, por lo que los síntomas no resultan de ayuda para llegar al diagnóstico de la enfermedad. Si el médico sospecha fiebre Q, puede preguntar al afectado si ha estado en una granja o cerca de ella, ya que las bacterias que causan la infección viven principalmente en ovejas, vacas y cabras.

Pueden llevarse a cabo análisis de sangre que detectan anticuerpos contra la bacteria. Sin embargo, estas pruebas no permiten detectar los anticuerpos hasta al menos varios días después del inicio de la enfermedad. Por lo tanto, estas pruebas no ayudan a los médicos a diagnosticar la infección inmediatamente después de que se contraiga, pero pueden ayudar a confirmar el diagnóstico.

Para confirmar el diagnóstico, puede realizarse un ensayo de inmunofluorescencia o utilizar la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés).

Si la persona afectada presenta tos u otros síntomas respiratorios, el médico suele solicitar una radiografía de tórax.

Prevención

Las medidas para prevenir la fiebre Q implican principalmente el uso de medidas higiénicas adecuadas y pruebas (para la detección de la bacteria) en las instalaciones donde se crían ovejas, vacas y cabras. También puede resultar de ayuda el hecho de consumir únicamente leche y productos lácteos que estén pasteurizados.

En Australia, existe una vacuna disponible que se ha utilizado para prevenir la infección en personas que puedan estar expuestas (como los trabajadores de los mataderos y las empresas lácteas, los ganaderos y los trabajadores de laboratorio). Esta vacuna no está disponible en los Estados Unidos.

Antes de administrar la vacuna a las personas, los médicos les hacen pruebas de sangre y piel para determinar si tienen ya inmunidad frente la fiebre Q. Si las personas presentan ya inmunidad contra la enfermedad, vacunarlos pueden causar reacciones graves cerca de la zona de inyección.

Tratamiento

  • Antibióticos

La infección inicial se trata con el antibiótico doxiciclina por vía oral. Las personas afectadas suelen tomarse el antibiótico hasta que los síntomas mejoran o hasta que dejan de tener fiebre durante un periodo de unos 5 días, pero deben tomarlos por lo menos durante 7 días. Por lo general, se requieren de 2 a 3 semanas de tratamiento.

Si se afecta el corazón, el tratamiento se administra durante meses o años. Por lo general, el tratamiento se administra durante al menos 18 meses, pero algunas personas necesitan ser tratadas durante toda su vida. Por lo general, el tratamiento consiste en doxiciclina más hidroxicloroquina, ambas por vía oral. Para determinar cuándo puede interrumpirse el tratamiento, los médicos examinan periódicamente a la persona y llevan a cabo análisis de sangre.

Para la endocarditis por fiebre Q, el tratamiento con antibióticos a menudo es sólo parcialmente eficaz, y es necesaria la cirugía para reemplazar las válvulas cardíacas dañadas (ver figura Sustitución de una válvula del corazón).