Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a las infecciones por rickettsias

Por William A. Petri, Jr, MD, PhD, Wade Hampton Frost Professor of Epidemiology and Chief, Division of Infectious Diseases and International Health, University of Virginia School of Medicine

Las infecciones por rickettsias y otras infecciones relacionadas [como la anaplasmosis, la ehrlichiosis (erliquiosis) y la fiebre Q] son causadas por un tipo inusual de bacterias que solo pueden vivir en otro organismo.

  • La mayoría de estas infecciones se transmiten a través de garrapatas, ácaros, pulgas o piojos.

  • Aparecen fiebre, cefalea intensa y por lo general erupción cutánea, que suelen ir acompañadas de malestar general.

  • Los síntomas sugieren el diagnóstico, y para confirmarlo, los médicos realizan pruebas especiales que utilizan una muestra de la erupción cutánea o de sangre.

  • Se administran antibióticos tan pronto como los médicos sospechan una de estas infecciones.

Las rickettsias y bacterias similares son un tipo poco frecuente de bacterias que causan varias enfermedades, incluyendo la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas y el tifus epidémico. Estas bacterias son diferentes de la mayoría de otras bacterias, ya que solo pueden vivir y multiplicarse dentro de las células de otro organismo (huésped) y no pueden sobrevivir por sí mismas en el medio ambiente. Las bacterias Ehrlichia, Anaplasma y Coxiella burnetii son parecidas a las rickettsias y causan enfermedades similares.

Muchas de estas bacterias tienen como huésped habitual a pequeños animales como ratas y ratones. El ganado, las ovejas y las cabras son los organismos huéspedes de Coxiella burnetii, que causa la fiebre Q. Los seres humanos son el huésped habitual de Rickettsia prowazekii, que causa el tifus epidémico. Los animales mencionados, así como los seres humanos, constituyen el denominado reservorio de la infección. Dichos animales huésped pueden o no estar enfermos por la infección. Las rickettsias y bacterias similares se transmiten a las personas a través de la picadura de garrapatas, ácaros, pulgas o piojos que previamente se hayan alimentado de animales infectados; por esta razón, garrapatas, ácaros, pulgas y piojos se conocen como vectores, ya que transmiten los organismos causantes de la enfermedad. La fiebre Q, causada por Coxiella burnetii, se propaga a través del aire o mediante alimentos o agua contaminada; no requiere vector. Cada una de las especies de rickettsia y bacterias similares tienen sus propios huéspedes, y por lo general también sus vectores.

Algunas de estas bacterias (y las enfermedades que causan) existen en todo el planeta; otros solo aparecen en ciertas regiones geográficas.

En el lugar de la mordedura, suele formarse una llaga cubierta por una costra negra (escara), y es posible que se inflamen los ganglios linfáticos cercanos. Algunas de estas bacterias infectan las células que revisten los vasos sanguíneos de pequeño tamaño, y pueden causar su inflamación, obstrucción o hemorragia en los tejidos que los rodean. Otras bacterias (Ehrlichia y Anaplasma) penetran en los glóbulos blancos (leucocitos). La zona afectada y la respuesta del organismo determinan los síntomas que aparecen.

Síntomas

Las distintas infecciones por rickettsias tienden a producir síntomas similares:

  • Fiebre

  • Cefalea intensa

  • Erupción cutánea característica

  • Sensación general de enfermedad (malestar)

Dado que por lo general la erupción tarda varios días en aparecer, la infección temprana por rickettsias suele confundirse a menudo con una infección vírica corriente, como la gripe. Los ganglios linfáticos pueden estar inflamados.

A medida que la infección avanza, suelen presentarse confusión y debilidad grave, acompañadas por lo general de tos, dificultad para respirar y, en algunas ocasiones, vómitos. Cuando la infección se encuentra en estado avanzado, es posible que se desarrolle gangrena, el hígado o el bazo aumenten de tamaño, los riñones funcionen de forma inadecuada y la presión arterial caiga a niveles peligrosamente bajos (produciendo un choque). Puede sobrevenir la muerte.

Diagnóstico

Dado que las rickettsias y otras bacterias similares son transmitidas por garrapatas, ácaros, pulgas y piojos, el médico pregunta si se ha sufrido una picadura de garrapata u otro vector y si se ha viajado a un área donde estas infecciones sean comunes. Las picaduras proporcionan una pista muy útil para el diagnóstico, en particular en áreas geográficas donde las infecciones por rickettsias o bacterias relacionadas sean frecuentes. Sin embargo, muchas personas no recuerdan haber sufrido una picadura. Si el médico sospecha fiebre Q, también puede preguntar al afectado si ha estado en una granja o cerca de ella (ya que el ganado, las ovejas y las cabras son el huésped de las bacterias que causa dicha infección).

Los síntomas también ayudan a los médicos a diagnosticar estas infecciones. Otra pregunta habitual es cuánto tiempo tardó en aparecer el sarpullido después de la picadura (si se sabe) y si se tienen otros síntomas. Se realiza una exploración física para determinar qué partes del cuerpo están afectadas y qué aspecto presenta la erupción. Los médicos también buscan la presencia de alguna escara que los afectados puedan no haber notado y de ganglios linfáticos inflamados.

Suelen necesitarse análisis para confirmar el diagnóstico. A menudo, los médicos no pueden confirmar rápidamente una infección por rickettsias o bacterias similares, ya que estas no pueden identificarse utilizando las pruebas de laboratorio de uso corriente. Los análisis de sangre específicos para dichas bacterias no están disponibles de forma habitual, y procesarlos lleva tanto tiempo que suele ser necesario empezar el tratamiento antes de disponer de los resultados de las pruebas. Los médicos basan su decisión de iniciar el tratamiento en los síntomas y en la probabilidad de exposición.

Resultan de ayuda las pruebas que incluyen análisis de sangre para detectar anticuerpos contra rickettsias o bacterias similares. Si aparece una erupción, a veces los médicos extraen una pequeña muestra de la piel afectada para realizar la prueba. Se puede utilizar la reacción en cadena de la polimerasa (PCR por sus siglas en inglés) para aumentar la cantidad de ADN de las bacterias, de modo que estas puedan detectarse con mayor rapidez.

Tratamiento

Las infecciones por rickettsias responden de forma rápida al tratamiento precoz con los antibióticos doxiciclina (preferido) o cloranfenicol. Dichos antibióticos se administran por vía oral salvo si la persona está muy enferma; en tales casos se administran por vía intravenosa. La mayoría de las personas mejoran de forma notable entre el primer y segundo día, y la fiebre suele desaparecer al cabo de 2 o 3 días. El paciente debe continuar el tratamiento antibiótico como mínimo durante 1 semana, y durante más tiempo si la fiebre persiste. Cuando se inicia el tratamiento de forma tardía, la mejoría es más lenta y la fiebre se prolonga. Puede producirse la muerte si la infección no se trata o si el tratamiento se inicia demasiado tarde, especialmente en personas con tifus epidémico, rickettsiosis fluvial japonesa o fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.

El ciprofloxacino y otros antibióticos similares pueden ser utilizados para tratar la fiebre maculosa del Mediterráneo, pero por lo general no se utilizan para el tratamiento de otras infecciones por rickettsias ni infecciones relacionadas.

Algunas infecciones producidas por rickettsias e infecciones relacionadas

Infección

Microorganismo infectante

Huésped

Zonas donde se produce la infección

Descripción

Tifus epidémico (tifus transmitido por piojos)

Rickettsia prowazekii, transmitida por piojos o por métodos desconocidos si los huéspedes son ardillas voladoras

Personas y ardillas voladoras

En todo el mundo (poco frecuente en Estados Unidos, aunque puede aparecer en algunas personas sin hogar o en quienes hayan estado en contacto con ardillas voladoras)

Entre 7 y 14 días después de que la bacteria entre en el cuerpo, los síntomas se manifiestan súbitamente, con fiebre, dolor de cabeza y fatiga extrema (postración). Aparece una erupción cutánea entre el cuarto y el sexto día. Sin tratamiento, la infección puede ser mortal, especialmente en personas de más de 50 años.

Tifus murino

Rickettsia typhio Rickettsia felis, transmitida por pulgas

Gatos, roedores y zarigüeyas

En todo el mundo

Los síntomas (que incluyen fiebre, escalofríos, cefalea y erupción) son muy similares a los del tifus epidémico, pero menos graves.

Rickettsiosis fluvial japonesa

Orientia tsutsugamushi (anteriormente, Rickettsia tsutsugamushi), que se transmite por las larvas de ácaros (niguas)

Ácaros (los ácaros son tanto el transmisor como el huésped)

La región asiática del Pacífico, delimitada por Japón, Corea, China, India y el norte de Australia

Al cabo de entre 6 y 21 días de la entrada de la bacteria en el organismo, los síntomas empiezan de forma súbita, con fiebre, escalofríos, cefalea e inflamación de los ganglios linfáticos. En la zona de la picadura de nigua puede aparecer una costra negra. Entre el quinto y el octavo días, aparece erupción cutánea.

Rickettsiosis varioliforme

Rickettsia akari, transmitida por ácaros

Ratones domésticos

Observada por primera vez en la ciudad de Nueva York

Otras regiones de Estados Unidos, México, Croacia, Ucrania, Turquía, Corea y África

Alrededor de 1 semana antes de la aparición de fiebre, se sufren dolor de cabeza, dolores musculares y erupción generalizada, y en la zona de la picadura del ácaro aparece una pequeña llaga en forma de botón (úlcera), de color negro en el centro.

Fiebre Q

Coxiella burnetii, transmitida por la inhalación de gotitas infectadas por bacterias o mediante el consumo de leche no pasteurizada, comida o agua contaminadas

Ovejas, ganado y cabras

En todo el mundo

Entre 9 y 28 días después de que la bacteria entra en el cuerpo, los síntomas comienzan de forma súbita. Incluyen fiebre, cefalea intensa, escalofríos, debilidad extrema, dolores musculares, inapetencia, sudoración, tos improductiva, dolor torácico e inflamación de las vías respiratorias (causada por neumonía), pero sin erupción cutánea.

Recursos en este artículo