Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Otras fiebres maculosas

Por William A. Petri, Jr, MD, PhD, Wade Hampton Frost Professor of Medicine and Chief, Division of Infectious Diseases and International Health, University of Virginia School of Medicine

Varias rickettsias, transmitidas por garrapatas, causan fiebres maculosas similares a la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas. Provocan una pequeña úlcera en la zona de la picadura de garrapata, hinchazón en los ganglios linfáticos cercanos y una erupción de color rojo.

  • Las fiebres maculosas se desarrollan a partir de la picadura de una garrapata portadora de la infección.

  • La infección causa fiebre, fatiga, dolores musculares y cefalea, todo ello seguido, a los pocos días, de una erupción cutánea.

  • La mejor manera de prevenir la infección es evitar las picaduras de garrapata.

  • Las fiebres maculosas se tratan con un antibiótico.

Las rickettsias son un tipo de bacteria que puede vivir sólo dentro de las células de otros organismos (véase también Introducción a las infecciones por rickettsias).

Entre las fiebres maculosas se incluyen las siguientes:

  • fiebre africana transmitida por garrapatas (tifus africano transmitido por garrapatas)

  • fiebre maculosa mediterránea (fiebre botonosa)

  • rickettsiosis de Asia del Norte transmitida por garrapatas

  • tifus de Queensland transmitido por garrapatas

  • Rickettsiosis varioliforme

  • Rickettsiosis por Rickettsia parkeri

Del mismo modo que la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, pueden aparecer otras fiebres maculosas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. La enfermedad suele aparecer entre marzo y septiembre, cuando las garrapatas adultas están activas y es más probable que las personas se hallen en áreas infestadas por ellas. En algunas regiones, la enfermedad se produce durante todo el año. La fiebre maculosa del Mediterráneo puede aparecer durante todo el año en la región mediterránea, ya que se transmite por la garrapata marrón del perro y por lo tanto puede adquirirse en interiores.

Síntomas

Los síntomas de estas fiebres maculosas son similares.

Entre 5 y 7 días después de sufrir una picadura, aparecen fiebre, fatiga, dolores musculares y dolor de cabeza; los ojos se enrojecen, y los afectados tienen sensación de malestar general. En la zona de la mordedura, aparece una pequeña úlcera similar a un botón, cubierta por una costra negra (escara). Por lo general, los ganglios linfáticos cercanos están hinchados. Alrededor de 4 días después del inicio de la fiebre, aparece una erupción de color rojo en los antebrazos y se extiende a la mayor parte del cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y plantas de los pies. La fiebre suele durar más de una semana.

Cuando se tratan adecuadamente, estas infecciones no suelen causar problemas graves ni la muerte. Es más probable que aparezcan problemas en personas de edad avanzada y en personas que ya estén muy enfermas.

Diagnóstico

  • Evaluación médica

  • Análisis de sangre y biopsia de la erupción

Los síntomas sugieren el diagnóstico.

Pueden llevarse a cabo análisis de sangre que detectan anticuerpos contra la bacteria. Sin embargo, estas pruebas no permiten detectar los anticuerpos hasta al menos varios días después del inicio de la enfermedad. Por lo tanto, estas pruebas no ayudan a los médicos a diagnosticar la infección inmediatamente después de que se haya producido, pero pueden ayudar a confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

  • Antibióticos

Si sospechan que el diagnóstico puede ser una fiebre maculosa, los médicos prescriben un antibiótico en función de los síntomas y la posibilidad de exposición a garrapatas infectadas, aunque los resultados de laboratorio no estén aún disponibles. El antibiótico se administra durante 5 días.

Para prevenir estas infecciones, deben tomarse medidas para evitar las picaduras de garrapatas.

Prevención de la picadura de la garrapata

Evitar el acceso de la garrapata a la piel, para lo cual se recomienda:

  • Permanecer en caminos y senderos

  • Introducir los bajos de los pantalones en las botas o calcetines

  • Vestir camisas de manga larga

  • Aplicar un repelente con dietiltoluamida (DEET) sobre la piel

La DEET debe utilizarse con precaución en niños muy pequeños, ya que se han comunicado casos de reacciones tóxicas. La permetrina en la ropa resulta efectiva para matar las garrapatas. En las zonas endémicas es esencial comprobar con frecuencia que no se lleve ninguna garrapata encima, especialmente en las áreas corporales con pelo y en el caso de los niños.

Retirar las garrapatas hinchadas con cuidado y no aplastarlas entre los dedos, ya que el hecho de aplastar la garrapata puede facilitar la transmisión de enfermedades. No debe apretarse ni aplastarse el cuerpo de la garrapata. Para extraer la garrapata se recomienda ejercer una tracción gradual en la cabeza con unas pequeñas pinzas. El punto por el que había estado fijada a la piel se debe limpiar con alcohol. La vaselina, los fósforos encendidos y las sustancias irritantes no son formas eficaces para extraer las garrapatas de la piel y no se deben utilizar.

No existen medios eficaces para eliminar las garrapatas de áreas extensas, pero la población de garrapatas puede reducirse en las zonas endémicas mediante el control de las poblaciones de animales pequeños.