Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infección por hantavirus

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Emeritus Professor, School of Life Sciences, University of Warwick

La infección por hantavirus es una enfermedad viral transmitida a los seres humanos por los roedores. El virus puede causar infecciones graves en los pulmones (con tos y disnea) o los riñones (con erupción cutánea, dolor abdominal y en ocasiones insuficiencia renal).

  • El hantavirus se transmite mediante el contacto con roedores infectados o con sus excrementos.

  • La infección se inicia con fiebre repentina, cefalea, dolores musculares y algunas veces síntomas abdominales, que pueden seguirse de tos y disnea o de erupción cutánea y problemas renales.

  • La identificación del virus en un análisis de sangre confirma el diagnóstico.

  • Se recurre a la administración de oxígeno y al tratamiento con fármacos estabilizadores de la presión arterial en caso de afectación pulmonar, y puede requerirse diálisis si hay afectación renal.

Los hantavirus infectan a varias especies de roedores en todo el mundo; El virus está presente en la orina y las heces de los roedores. La infección se transmite a las personas cuando entran en contacto con roedores, sus excrementos o su orina, o posiblemente al inhalar partículas de virus en zonas donde abunden los excrementos de roedores. Hay alguna evidencia de que, en raras ocasiones, el virus se transmite de persona a persona. Las infecciones por hantavirus son cada vez más frecuentes.

Existen varias cepas de hantavirus. Dependiendo de la cepa, el virus afecta diferentes órganos:

  • Los pulmones, causando el síndrome pulmonar por hantavirus (HPS, por sus siglas en inglés)

  • Los riñones, causando fiebre hemorrágica con síndrome renal (HFRS, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, muchos síntomas presentes en ambas infecciones se solapan.

El síndrome pulmonar fue detectado por primera vez en el suroeste de Estados Unidos en 1993; en el 2013, tuvieron lugar alrededor de 637casos en Estados Unidos, la mayoría en los estados occidentales. También ha habido casos en varios países de América Central y del Sur.

El síndrome renal se produce principalmente en algunas zonas de Europa y en Corea. El hantavirus de Seúl causa el síndrome renal. El virus se transmite por las ratas pardas o ratas de alcantarilla (Rattus norvegicus) y se ha extendido por todo el mundo por las ratas de los buques.

Síntomas

Los síntomas empiezan con fiebre repentina, cefalea y dolores musculares, por lo general unas 2 semanas después de la exposición a excrementos u orina de roedores. Los afectados también sufren dolor abdominal, diarrea o vómitos.

Estos síntomas continúan durante varios días (habitualmente unos 4 días, pero a veces hasta 15).

Las personas con el síndrome pulmonar desarrollan posteriormente tos y dificultad respiratoria (disnea), que puede llegar a ser grave en pocas horas. Se acumula líquido alrededor de los pulmones y la presión arterial desciende. Este síndrome provoca la muerte en un pocentaje de afectados entre el 50 y el 75%. Los que sobreviven a los primeros días mejoran rápidamente y se recuperan por completo en aproximadamente 2 a 3 semanas.

En algunas personas con fiebre hemorrágica con síndrome renal, la infección es leve y no produce síntomas. En otras, los síntomas vagos (como fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza y náuseas) duran 3 o 4 días. A continuación, en la mayoría de las personas, la cara se pone roja, como por una quemadura solar, y se cubre de ronchas. Puede aparecer una erupción en el tronco. Las personas con síntomas leves se recuperan por completo. En otras, los síntomas se agravan. Algunas personas presentan una presión arterial muy baja (choque o shock). Se desarrolla insuficiencia renal y puede interrumpirse la producción de orina (anuria). Puede aparecer sangre en la orina y/o las heces y moratones en la piel. La muerte se produce entre el 6 y el 15% de los casos. De entre los supervivientes, la mayoría se recuperan en unas 3 a 6 semanas, pero la recuperación puede requerir hasta 6 meses.

Diagnóstico

  • Análisis de sangre para identificar el virus

El diagnóstico se sospecha cuando las personas que pueden haber estado expuestas al virus presentan síntomas característicos.

La identificación del virus en un análisis de sangre confirma el diagnóstico.

Los médicos realizan otros análisis de sangre para evaluar la función de los riñones y otros órganos. Si se sospecha el síndrome pulmonar, se puede realizar una radiografía de tórax. Suele hacerse una ecocardiografía (ecografía del corazón) para descartar otras posibles causas de la acumulación de líquido alrededor de los pulmones.

Tratamiento

  • Tratamiento sintomático

  • Para el síndrome pulmonar, oxígeno y fármacos para estabilizar la presión arterial.

  • Para el síndrome renal, diálisis y ribavirina

El tratamiento consiste principalmente en medidas de soporte.

Para el síndrome pulmonar, el oxígeno y los fármacos para estabilizar la presión arterial pueden resultar cruciales para la recuperación. En algunas ocasiones se requiere ventilación mecánica para ayudar al paciente a respirar.

En el síndrome renal puede ser necesaria la diálisis, que puede salvar la vida; también se administra ribavirina (un antivírico) por vía intravenosa para reducir la gravedad de los síntomas y el riesgo de muerte.