Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés)

Por Craig R. Pringle, BSc, PhD, Professor Emeritus, School of Life Sciences, University of Warwick

El síndrome respiratorio de Oriente Medio es una infección por coronavirus que causa síntomas graves similares a los de la gripe.

El virus que causa el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) es un coronavirus similar al virus que causa el síndrome respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés ver Síndrome respiratorio agudo grave (SARS)). El virus MERS se detectó por primera vez en Jordania y Arabia Saudita en 2012. En mayo de 2014, hubo 658 casos confirmados de MERS y 202 muertes. La mayoría ocurrieron en Arabia Saudita, donde siguen apareciendo nuevos casos. También se han producido casos en Francia, Alemania, Italia, Túnez y el Reino Unido, en personas que habían estado viajando o trabajando en el Oriente Medio. En mayo de 2014 habían sido confirmados tres casos en Estados Unidos. Dos de estas personas habían regresado recientemente del Golfo Pérsico, pero la tercera contrajo la infección en Estados Unidos después del contacto con una de las dos personas anteriores.

Se sospecha que los camellos son la principal fuente de infección para las personas, pero se desconoce cómo se produce la transmisión.

La infección es más frecuente entre los varones y es más grave en personas de edad avanzada y en las que sufren un trastorno crónico subyacente, como la diabetes o una enfermedad del corazón o de los riñones. La infección ha resultado mortal en cerca de un tercio de las personas infectadas.

Este virus se transmite por contacto cercano con personas infectadas por MERS. Se considera que las personas infectadas no son contagiosas hasta que desarrollan los síntomas. La mayoría de los casos de transmisión de persona a persona han ocurrido en profesionales de la salud que atendían a las personas infectadas.

Los síntomas suelen aparecer entre 2 y 14 días después de la infección. La mayoría de los afectados presentan fiebre, escalofríos, dolores musculares y tos. Cerca de un tercio de las personas afectadas presentan diarrea, vómitos y dolor abdominal.

Diagnóstico

  • Análisis de fluidos procedentes de las vías respiratorias

  • Análisis de sangre

Los médicos sospechan MERS en personas que presentan una infección de las vías respiratorias bajas y han viajado o residen en una zona donde podrían haber estado expuestas al virus, o bien han tenido contacto estrecho y reciente con alguien que pudo haber sufrido MERS.

Para diagnosticar MERS, los médicos toman una muestra de fluidos en varios lugares de las vías respiratorias y en diferentes momentos, y verifican la presencia del virus. También se realizan análisis de sangre para detectar el virus o los anticuerpos contra él. Se realizan análisis de sangre a todas las personas que hayan mantenido un contacto cercano con alguien que pudiera sufrir MERS.

Tratamiento

  • Medicamentos para aliviar la fiebre y los dolores musculares

  • Aislamiento

No existe un tratamiento específico. Se administra paracetamol (acetaminofeno) o un AINE, como el ibuprofeno, para aliviar la fiebre y los dolores musculares.

Se toman precauciones para prevenir la propagación del virus. Por ejemplo, se aísla a la persona en una habitación individual. Cualquiera que entre en la habitación debe usar mascarilla, bata, gorro y guantes. El aire de la habitación puede ser filtrado.

Las personas que viajan a Oriente Medio deben visitar la página web de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para consultar las recomendaciones para los viajes (ver WHO World-travel advice on MERS-CoV for pilgrimages ).