Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo b

Por William D. Surkis, MD, Clinical Associate Professor of Medicine;Director, Internal Medicine Residency Program, Jefferson Medical College;Lankenau Medical Center ; Jerome Santoro, MD, Clinical Professor of Medicine;Chief, Department of Medicine, Jefferson Medical College;Lankenau Medical Center

Para obtener más información, consulte la Haemophilus Influenzae Type b (Hib) vaccine information statement (Declaración informativa sobre la vacuna contra Haemophilus influenzae tipo b [Hib]).

La vacuna contra Haemophilus influenzae tipo b (Hib) ayuda a proteger contra las infecciones bacterianas causadas por Hib, como la neumonía y la meningitis. Estas infecciones pueden llegar a ser graves en niños. El uso de la vacuna ha disminuido la incidencia de infecciones Hib graves en los niños en un 99%. Estas infecciones son poco frecuentes en los adultos con un sistema inmunitario sano y un bazo funcional.

Existen distintas formulaciones de la vacuna.

Administración

La vacuna Hib se administra por vía intramuscular en 2 dosis, a los 2 y 4 meses, o en 3 dosis, a las edades de 2, 4 y 6 meses, dependiendo de la formulación empleada. En ambos casos se administra una dosis final a la edad de 12 a 15 meses (con un total, por lo tanto, de 3 o 4 dosis respectivamente).

Todos los niños deben ser vacunados.

La vacuna Hib también se recomienda a los adultos que no fueron vacunados cuando eran niños y que presentan un riesgo mayor de contraer estas infecciones, como en los casos siguientes:

  • Quienes carecen de bazo funcional

  • Las personas con un sistema inmunitario debilitado (como los enfermos de sida)

  • Personas que hayan recibido quimioterapia contra el cáncer

  • Personas que se hayan sometido a un trasplante de células madre

Efectos secundarios

En algunos casos, en el lugar de la inyección se observan dolor, hinchazón y enrojecimiento. Después de ser vacunados, los niños pueden tener fiebre, llorar y estar irritables.