Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mantener el ritmo: marcapasos artificiales

Mantener el ritmo: marcapasos artificiales
Mantener el ritmo: marcapasos artificiales

Los marcapasos artificiales son dispositivos electrónicos que reemplazan el nódulo sinusal (nódulo sinoauricular). Generan impulsos eléctricos que dan lugar a cada latido. Constan de un generador de impulsos (que incluye una batería) y de cables que conectan el marcapasos al corazón. La implantación de un marcapasos artificial se realiza quirúrgicamente. Después de administrar un anestésico local para adormecer la zona de inserción, los cables, que se conectan al marcapasos, se suelen insertar en una vena cercana a la clavícula y se empujan hacia el corazón. Mediante una pequeña incisión, el generador de impulsos, que tiene un diámetro de unos 2 cm, se inserta exactamente debajo de la piel cercana a la clavícula y se conecta a los cables. La incisión se cierra con una sutura. Por lo general, el procedimiento dura entre 30 y 60 minutos. El paciente puede estar en condiciones de irse a casa poco tiempo después o permanecer durante un periodo breve en el hospital. Las baterías de un marcapasos suelen durar entre 10 y 15 años, aunque deben revisarse de forma periódica. La batería se reemplaza mediante la sustitución del generador de impulsos, que es un procedimiento rápido. Existen distintos tipos de marcapasos; la mayoría son capaces de percibir la actividad eléctrica del corazón. Permiten que el corazón lata de forma natural y no participan a menos que el corazón se salte un latido o comience a latir a un ritmo inusual. El marcapasos se programa antes de su implantación. En esta programación se determinan los eventos que desencadenarán el funcionamiento del marcapasos y con qué frecuencia cardíaca. También se puede reprogramar el marcapasos una vez implantado, mediante un dispositivo que se coloca junto a la piel. Algunos marcapasos ajustan su frecuencia de acuerdo a la actividad del usuario, aumentando la frecuencia cardíaca durante el ejercicio y disminuyéndola durante el reposo.