Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Válvulas venosas de sentido único

Válvulas venosas de sentido único
Válvulas venosas de sentido único

Cada válvula está formada por dos aletas (cúspides u hojuelas) cuyos bordes hacen contacto entre sí. Estas válvulas ayudan a que las venas devuelvan la sangre al corazón. A medida que la sangre se desplaza hacia el corazón, empuja a las cúspides para que se abran como un par de compuertas abatibles antirretorno (se muestra a la izquierda). Si la fuerza de la gravedad intenta de forma momentánea hacer retroceder la sangre o si la sangre comienza a estancarse en una vena, se fuerza el cierre inmediato de las cúspides, lo que evita que el flujo de sangre vuelva hacia atrás (se muestra a la derecha).