Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fármacos antivirales

Los virus son agentes infecciosos que penetran y se replican en el interior de las células sanas. Para que el virus pueda adherirse a las células e infectarlas, los receptores del virus deben unirse a receptores del exterior de la célula sana. Esto permite que la membrana viral se fusione con la membrana celular y se libere el material genético utilizado en la replicación viral. Una vez que el virus se replica dentro de la célula, puede permanecer aquí latente durante largos períodos de tiempo o ser liberado de inmediato, en cuyo caso se fija a otras células sanas para comenzar de nuevo el proceso de infección. Muchas enfermedades son causadas por virus, como la gripe, la varicela, la hepatitis y la infección por el VIH. Si bien difieren en síntomas, tales como fiebre y debilidad, algunos no dan ningún síntoma en absoluto. El potencial de recuperación depende del tipo de virus. Los virus pueden causar daños al organismo y, si no se instaura un tratamiento, pueden llegar a provocar la muerte. Muchos fármacos antivirales funcionan interrumpiendo el proceso de infección. Dependiendo del virus y del fármaco, el bloqueo del proceso puede ocurrir en muchos lugares diferentes. Un fármaco impide que el virus se fusione con la célula sana mediante el bloqueo de un receptor que permite la unión del virus a la célula. Al impedir esta unión, los virus no pueden entrar o infectar la célula. A veces, se usan varios medicamentos para tratar una infección en particular, de modo que se interrumpe más de un proceso viral y se mejoran así las posibilidades de que el paciente se recupere de la infección. Si bien algunas infecciones virales, tales como la hepatitis o el VIH, no pueden llegar a curarse por completo, sí que es posible que la persona infectada recupere la salud si se controla el virus y se evita que produzca más daños en el organismo. Siempre consulte a un médico antes de iniciar el tratamiento o realizar cualquier cambio en su terapia actual.