Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cáncer de vejiga

El sistema urinario esta compuesto por dos riñones, dos uréteres, la vejiga y la uretra. Los riñones remueven las sustancias de desecho contenida en la sangre a través de la formación de orina. La orina luego viaja a través de los uréteres hacia la vejiga en donde se acumula antes de ser eliminada del cuerpo por la uretra. La vejiga es un órgano muscular hueco que se expande y contrae para almacenar y eliminar orina. Al igual que todos los demás órganos del tracto urinario, la vejiga también esta susceptible al desarrollo de cáncer o crecimiento incontrolado de células anormales. La pared de la vejiga contiene varias capas de tejido; el tipo de células o capa de tejido afectada va a determinar el tipo de cáncer que se pueda desarrollar en la vejiga. Existen tres tipos de cáncer de vejiga: • Células transicionales: Este tipo de cáncer comienza en las células transicionales, las cuales se encuentran en la capa mas interna de la vejiga, esta capa es la que permite a la vejiga estirarse cuando esta llena y encogerse cuando se vacía. Es la ubicación mas frecuente del cáncer de vejiga. • Cáncer de las células escamosas: Es un tipo de cáncer de crecimiento lento, que afecta a las delgadas células planas que recubren la superficie de la vejiga. • Adenocarcinoma: Cáncer de la sección glandular o de células secretoras en la vejiga. Los síntomas del cáncer de vejiga pueden incluir: • Sangre en la orina. • Ganas de orinar frecuentes, o urgencia o necesidad de orinar sin poder hacerlo. • Dolor al orinar. Los hombres son más propensos a desarrollar cáncer de vejiga que las mujeres. El cáncer de vejiga es más común en personas de la raza blanca que en la negra. Algunos factores de riesgo incluyen: • Fumar tabaco • Exposición prolongada a ciertos químicos o carcinógenos, como aquellos utilizados en la industria del caucho, textiles, pinturas y tenido de ropa. • Dieta alta en grasas y frituras • Historia de infecciones recurrentes en la vejiga • Uso prolongado de catéteres urinarios • Mayor de 60 anos Si existe alguna sospecha de cáncer, se deben hacer estudios diagnósticos que incluyen: Cistoscopia, en la cual se realiza un estudio de imágenes colocando un tubo con un lente a través de la uretra; cultivo y citología urinaria y estudios de laboratorio que permitan analizar la presencia de bacteria y/o células cancerosas en la orina ; Biopsia, que consiste en la remoción y examinación microscópica de células de la vejiga y estudios radiológicos o de imágenes, tales como Tomografía axial computarizada (TAC), estudios de resonancia magnética (RM) y la urografía intravenosa, los cuales proveen una visión detallada del sistema urinario. El tratamiento y el pronóstico van a depender del estadio y grado del cáncer y a ubicación del tumor. Las opciones de tratamiento incluyen: Cirugía, quimioterapia, radiación y terapia biológica.

Ubicaciones