Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Mieloma múltiple

Dentro del área hueca de los huesos hay un núcleo esponjoso que se llama médula ósea. Es aquí donde se producen las células madre. Las células madre son células inmaduras que se pueden desarrollar en componentes sanguíneos que incluyen glóbulos blancos que combaten las infecciones. Las células plasmáticas son glóbulos blancos maduros que ingresan al torrente sanguíneo. Se trasladan desde el torrente sanguíneo al sistema linfático donde producen anticuerpos. Los anticuerpos ayudan a proteger al cuerpo de gérmenes y otras sustancias perjudiciales. El mieloma es el cáncer de células plasmáticas en la médula ósea. A medida que se dividen las células, cada vez más células plasmáticas sanas se reemplazan con las células de mieloma anormales. A medida que el porcentaje de células de mieloma supera en cantidad a las células plasmáticas sanas, se forman tumores dentro de la médula ósea y la parte sólida del hueso. Dado que usualmente se afectan múltiples huesos, el cáncer se llama mieloma múltiple. Aunque los huesos están afectados, esto no se considera cáncer de huesos, sino cáncer de células plasmáticas. Los síntomas de mieloma múltiple pueden incluir dolor en los huesos, fracturas, anemia y vulnerabilidad a la infección. Se puede desarrollar insuficiencia renal a medida que avanza el cáncer. Cuando las células de mieloma ingresan al torrente sanguíneo y luego se trasladan al sistema linfático, no producen anticuerpos de plasma normales. En cambio, producen un anticuerpo llamado proteína monoclonal o proteína M. La proteína M y sus derivados se pueden detectar en análisis de sangre y orina. La médula ósea se puede obtener con una biopsia de médula ósea o mediante aspiración de médula ósea. Sin embargo, es necesario el análisis microscópico de la médula ósea que muestra las células de mieloma para diagnosticar el mieloma múltiple. El tratamiento puede incluir quimioterapia, radiación y trasplante de células madre. El mieloma múltiple no es una enfermedad curable. En cambio, el tratamiento puede tener como objetivo controlar los síntomas y proporcionar cuidados paliativos.

Ubicaciones