Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Inhaladores

Algunas personas tienen dificultad para respirar como consecuencia de enfermedades que estrechan sus vías respiratorias, como el asma. Los medicamentos para estos síntomas respiratorios se pueden administrar por inhalación. Los tipos más comunes de inhaladores son: los inhaladores de dosis medida (MDI), los nebulizadores de pequeño volumen y los inhaladores de polvo seco (DPI). Un inhalador de dosis controlada contiene medicamento en un recipiente presurizado. Para usar el inhalador, realice una inhalación profunda a medida que se presiona el depósito, dejando entrar el aire lentamente durante unos 5 segundos. Mantenga el aire durante 10 segundos, antes de soltarlo lentamente. Esta secuencia se conoce como un "puff". El médico le prescribirá la dosis para cada uso. El funcionamiento de un nebulizador de pequeño volumen se basa en la colocación de una cantidad medida del fármaco en una cámara. Un pequeño compresor de aire expulsa el fármaco vaporizado a través de una boquilla hacia el interior de los pulmones, mientras se respira con normalidad. Los tratamientos con nebulizador duran unos 10 minutos. Un inhalador de polvo seco contiene la medicina en forma de pequeños gránulos. Los inhaladores DPI utilizan distintos métodos para expulsar las dosis de medicación. En todos estos métodos la persona exhala primero y, posteriormente, inhala por la boca con rapidez el medicamento en polvo a medida que va saliendo del inhalador. Este medicamento se activa al respirar.