Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Implante ocular

Durante la visión normal, la luz pasa a través de la córnea (la cubierta transparente del ojo) y luego a través de la pupila, que es en realidad un agujero en la parte coloreada del ojo (el iris). Posteriormente, la luz pasa a través del cristalino, donde se enfoca la imagen en la retina, en la parte posterior del ojo. La imagen se convierte posteriormente en señales eléctricas que se envían al cerebro. Las cataratas pueden provocar que el cristalino se vuelva nublado u opaco, impidiendo que la luz pase claramente a la retina. Un procedimiento quirúrgico puede restablecer la visión que se ha visto comprometida por las cataratas. Durante este procedimiento, se utiliza una sonda de ultrasonido para suavizar la lente natural, que a continuación se extrae del ojo mediante succión. A continuación, se inserta un cristalino de plástico en la cápsula que previamente contenía el cristalino natural. El nuevo cristalino se fija a través de dos puntales de plástico flexibles que se curvan hacia fuera desde el cristalino central de plástico. Un cristalino implantado funciona de forma parecida a uno natural, enfocando la luz en la parte posterior de la retina y restaurando la visión en las personas con cataratas. Existen diversas complicaciones asociadas a este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.

Ubicaciones