Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Prueba de audición

Cuando las ondas sonoras llegan al oído, son recogidas por el oído externo, que tiene forma de embudo, y canalizadas hacia el interior del oído medio. Al entrar en el oído medio, las ondas sonoras golpean la membrana timpánica (tímpano). Desde aquí, las vibraciones resultantes viajan a través del oído medio y hacia el interior del oído interno (lleno de fluido) donde se convierten en señales que se envían al cerebro. Con el fin de evaluar la audición de una persona, un audiólogo o especialista de la audición lleva a cabo una serie de pruebas de audición. Hoy en día estas pruebas suelen llevarse a cabo utilizando una combinación de equipamiento electrónico y un diapasón. Un diapasón es un instrumento en forma de tenedor, de aluminio o de metal, que emite una nota musical al golpearlo. La prueba de audición en la que se utiliza un diapasón se denomina prueba de Rinne. Durante esta prueba, se golpea el diapasón y se acerca éste a la oreja, pero sin tocar la cabeza. Esta prueba evalúa si las ondas de sonido son capaces de entrar en el oído y viajar a través del oído medio hasta alcanzar la cóclea mediante conducción aérea; es decir, si la audición es normal. A continuación, se golpea el diapasón y se sostiene contra el cráneo, detrás de la oreja. Esta prueba no requiere la conducción del sonido a través del oído externo y medio, y se centra en las vibraciones que recibe la cóclea a través de la conducción ósea. Mediante el uso de esta prueba, combinada con pruebas de habla, el audiólogo puede determinar si existe una deficiencia auditiva y cuál podría ser la causa.