Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Fusión lumbar

Los discos intervertebrales constituyen una cuarta parte de la columna vertebral y actúan como sistema de absorción de golpes de la columna vertebral, protegen las vértebras, la médula espinal, y otras estructuras. Sin embargo, a veces estos discos se degeneran y adelgazan, haciendo que las vertebras que sostienen se acerquen entre sí, lo que pellizca a los nervios que salen entre ellas. En casos graves, estos discos se retiran y se reemplazan por hueso de la pelvis. Esto se llama fusión espinal. Muchos médicos optan por un abordaje hacia el disco afectado desde la parte frontal, haciendo retracción de los intestinos y otros órganos para revelar la columna vertebral. Luego se retira el disco dañado. Las aberturas ligeramente más anchas que el disco extraído se fijan a las vértebras circundantes. Se colocan en los agujeros carcasas o jaulas de titanio, que se llenan con el hueso de la pelvis. Dentro de este hueso, las células especializadas llamadas osteocitos producen hueso nuevo y ayudan a la curación del sitio. Las aberturas en estas jaulas permiten que el hueso crezca a su alrededor. Además, estas envolturas proporcionan apoyo y estructura, mientras el hueso se está curando. Las radiografías de repetición de la columna vertebral se deben hacer a las 6 semanas, 3 meses, 6 meses, 1 año y 2 años para asegurar que el nuevo hueso está sanando correctamente.

Ubicaciones