Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Presión en el oído

El oído se divide en tres secciones: el oído externo, el oído medio y el oído interno. El oído medio es una cámara llena de aire que está conectada a la nariz y garganta a través de un canal denominado trompa de Eustaquio.

Normalmente, el aire se mueve a través de este tubo para igualar la presión en el oído medio con la del aire que nos rodea. Esto es especialmente importante cuando hay grandes cambios en la presión del aire exterior, como en el vuelo o el submarinismo. Por ejemplo, a medida que un avión se eleva, la presión de aire en la cabina desciende gradualmente. Esto provoca que la presión en el oído medio parezca relativamente alta, y el tímpano se abomba ligeramente hacia afuera.

Cuando la diferencia de presión entre la cabina y el oído medio alcanza alrededor de 15 mm Hg, las trompas de Eustaquio se abren con una sensación de chasquido y se libera aire de los oídos medios. En circunstancias normales, esto ocurre aproximadamente una vez cada ciento cincuenta a trescientos metros durante el ascenso.

A la inversa, cuando el avión desciende y la presión en la cabina aumenta, la presión del oído medio parece relativamente baja y el tímpano se abomba ligeramente hacia el interior. Ahora, cuando las trompas de Eustaquio se abren, el aire entra en el oído medio para igualar la presión.

A veces, durante el descenso, se debe utilizar una técnica manual para igualar la presión del oído medio. Por ejemplo, tragar, masticar chicle o sonarse la nariz pueden ayudar a abrir las trompas de Eustaquio, si la diferencia de presión resulta incómoda.

Algunas enfermedades, como los resfriados y las infecciones del oído, pueden provocar que las membranas que rodean las trompas de Eustaquio se inflamen. Esto puede provocar que igualar las presiones sea más difícil, produciendo dolor en el oído medio.

Se debe prestar especial atención para evitar volar o realizar buceo con escafandra si se sufre alguno de los trastornos que pueden afectar al oído medio. Esto es particularmente importante en niños, que son más susceptibles a las infecciones del oído y tienen menor capacidad de igualar la presión del oído.