Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infecciones: resumen

Por The Manual's Editorial Staff,

Las infecciones están causadas por cuatro tipos principales de organismos: bacterias, virus, hongos y parásitos.

La mayoría de las infecciones están producidas por microorganismos (diminutos seres vivos que están presentes en todas partes, incluyendo nuestro cuerpo). Sin embargo, a pesar de su inmensa abundancia, entre las miles de especies de microorganismos existentes solo unas pocas invaden, se multiplican y provocan enfermedades en los humanos.

Qué forma tienen las bacterias

Para una explicación detallada, ver Introducción a las enfermedades infecciosas.

Los antibióticos (antibacterianos) se utilizan para tratar las infecciones bacterianas. No son eficaces contra las infecciones víricas ni las infecciones fúngicas.

Los fármacos antivirales se utilizan para tratar las infecciones virales. Los fármacos antivirales son mucho más difíciles de desarrollar que los antibióticos, ya que los virus tienen menos funciones que puedan convertirse en dianas potenciales del fármaco.

Existen diversos fármacos antifúngicos, pero la estructura y la composición química de los hongos hace que sean difíciles de destruir.

¿Qué provoca la resistencia a los antibióticos?

Las bacterias desarrollan resistencia a los antibióticos bien porque adquieren genes de otras bacterias que se han vuelto resistentes, bien porque sus propios genes sufren mutaciones. Cuando se utilizan antibióticos para tratar las infecciones, los antibióticos destruyen las bacterias que carecen de estos genes. Entonces, las bacterias resistentes que quedan pueden reproducirse y con el tiempo superan en número a las bacterias que son susceptibles a los antibióticos.

Cuanto más frecuente sea el uso de antibióticos, más probable es el desarrollo de bacterias resistentes. Por lo tanto, los médicos tratan de utilizar los antibióticos solo cuando son necesarios.

Administrar antibióticos a personas que probablemente no tengan una infección bacteriana, como las que tienen tos y síntomas de resfriado, no causa una mejoría de los síntomas, sino que favorece la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos.

Los virus pueden desarrollar resistencias a los fármacos antivirales.

¿Sabías que...?

Las bacterias resistentes son comunes en los hospitales dado que:

  • Los antibióticos suelen ser necesarios para tratar a pacientes hospitalizados.

  • Si el personal del hospital y los visitantes no siguen estrictamente los procedimientos sanitarios, pueden transmitir la bacteria.

  • Muchos pacientes hospitalizados tienen el sistema inmunitario debilitado, por lo que tienen mayor probabilidad de sufrir una infección.

Prevención de infecciones

Algunas reglas simples pueden ayudar.

  • Lávese las manos antes de comer y de cocinar.

  • Almacene, prepare y cocine los alimentos (especialmente, las carnes) de forma apropiada.

  • Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar.

  • Beba solo agua limpia y tratada.

  • Practique el sexo seguro.

  • Lave las heridas menores con agua y jabón y manténgalas cubiertas.

  • Use ropa adecuada y repelente de insectos cuando es probable la exposición a mosquitos o garrapatas.

  • No consuma drogas por vía intravenosa y, si lo hace, no comparta agujas.

Ver también Cover Your Cough.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Las ETS son frecuentes en los Estados Unidos. Dichas infecciones suelen transmitirse mediante contacto sexual (aunque no exclusivamente). Incluyen infecciones por clamidia, herpes genital, verrugas genitales, gonorrea, sífilis, y tricomoniasis. Algunas infecciones, como el VIH y la hepatitis B, pueden ser de transmisión sexual, pero con frecuencia se transmiten de otras maneras.

¿Sabías que...?

  • En Estados Unidos, cerca de 1,4 millones de personas tienen verrugas genitales.

Las ETS a menudo causan úlceras, verrugas o ampollas en el área por la que los organismos penetraron en el cuerpo en el área genital, en la boca o alrededor del ano. Las ETS pueden provocar una secreción peneana o vaginal y dolor al orinar.

Recursos en este artículo