Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Establecimientos de cuidados y alojamiento

Por Barbara Resnick, PhD, CRNP, Professor, OSAH, Sonya Ziporkin Gershowitz Chair in Gerontology, University of Maryland School of Nursing

Normalmente, los establecimientos de cuidados y alojamiento se parecen a las comunidades de vida asistida. Están destinados a personas que necesitan ayuda, especialmente con los cuidados personales. Los establecimientos de alojamiento y cuidados, llamados también casas de reposo, residencias de cuidado de adultos o residencias personalizadas, proporcionan una habitación, comidas, ayuda con las actividades diarias y, ocasionalmente, algunos cuidados de salud. En los establecimientos de cuidado y alojamiento, las personas suelen vivir en habitaciones, como en una residencia de estudiantes, y no en apartamentos. Algunos centros tienen un ambiente muy hogareño.

No están tan estrechamente supervisadas como las residencias o incluso algunas comunidades de vida asistida; algunos proporcionan buenos cuidados, pero otros no. En ciertos casos, tratan de hacerse cargo de personas con necesidades muy diferentes. Por ejemplo, personas jóvenes, muchas de ellas con un trastorno mental mal tratado o no tratado, que viven con personas de edad avanzada que no padecen ningún trastorno mental. En este tipo de situación, las personas mayores pueden sentirse incómodas.

Las personas de edad avanzada y su familia deben valorar cuidadosamente el alojamiento y los cuidados que dispensa. Deben preguntar lo que ofrece y lo que no ofrece la institución y asegurarse de que el personal puede satisfacer las necesidades de los residentes y de que los tratan bien.

Cuestiones económicas

Normalmente, el costo de los establecimientos de alojamiento y cuidados es razonable en comparación con otras opciones de residencias de vida asistida o geriátricas. No obstante, los costes son muy variables, desde varios centenares de dólares al mes a varios miles de dólares mensuales, y suelen pagarse con el dinero de que disponga cada persona. Sin embargo, muchos estados están desarrollando programas para proporcionar apoyo financiero para este tipo de atención si el anciano prefiere esta forma de satisfacer sus necesidades a la atención domiciliaria.