Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Cáncer durante el embarazo

Por Lara A. Friel, MD, PhD, Associate Professor, Maternal-Fetal Medicine Division, Department of Obstetrics, Gynecology, and Reproductive Sciences, University of Texas Health Medical School at Houston, McGovern Medical School

Dado que el cáncer puede ser mortal y los retrasos en el tratamiento reducen su probable eficacia, el cáncer se suele tratar del mismo modo en las mujeres embarazadas que en las que no lo están. Algunos de los tratamientos habituales (cirugía, quimioterápicos y radioterapia) pueden lesionar al feto. Por esto, algunas mujeres pueden considerar la posibilidad de abortar. Sin embargo, los tratamientos a veces pueden regularse de tal forma que el riesgo para el feto se reduzca.

En algunos cánceres, el tratamiento se puede modificar durante el embarazo.

Cáncer de recto

Puede ser necesaria la extirpación del útero (histerectomía) para asegurarse de que se elimina todo el cáncer. En tales casos, se puede realizar una cesárea a partir de la semana 28 de embarazo para poder realizar una histerectomía y un tratamiento agresivo contra el cáncer.

Cáncer de cuello uterino

Si las mujeres embarazadas tienen una prueba de Papanicoláu (Pap) anómala, los médicos examinan el cuello uterino con una lupa binocular (colposcopia) y toman una muestra de cualquier tejido alterado (biopsia). Estos procedimientos no dañan al feto.

Si el cáncer de cuello uterino está en un estadio muy inicial, el tratamiento suele posponerse hasta después del parto. Si se detecta un cáncer más avanzado al comienzo del embarazo, por lo general se trata de inmediato, según sea necesario. Si se diagnostica con el embarazo avanzado, los médicos explican el riesgo de posponer el tratamiento para que las mujeres decidan si posponen el tratamiento hasta que el feto esté lo suficientemente maduro como para adelantar el parto. Si el cáncer está avanzado, se practica un parto por cesárea seguido de histerectomía.

Otros cánceres ginecológicos

El cáncer de ovarios es difícil de detectar durante el embarazo. Puede requerir tratamiento inmediato (extirpación de ambos ovarios).

El cáncer de útero (cáncer de endometrio) o de las trompas de Falopio rara vez ocurre durante el embarazo.

Cáncer de mama

El cáncer de mama es difícil de detectar durante el embarazo porque las mamas aumentan de tamaño. Si se detecta algún bulto, los médicos lo evalúan.

Por lo general, el cáncer de mama debe tratarse inmediatamente.

Leucemia y linfoma de Hodgkin

La leucemia y el linfoma de Hodgkin son poco frecuentes durante el embarazo. Los medicamentos contra el cáncer que se utilizan normalmente para tratar estos tipos de cáncer aumentan el riesgo de aborto espontáneo y malformaciones congénitas.

Las leucemias pueden ser mortales rápidamente, por ese motivo se trata a las mujeres afectadas lo antes posible, sin esperar a que el feto madure.

Si el linfoma de Hodgkin está presente sólo en zonas por encima del diafragma (el músculo que separa el tórax del abdomen), se puede hacer radioterapia, apantallando el abdomen para proteger al feto de la radiación. Si el linfoma está presente en zonas por debajo del diafragma, los médicos pueden recomendar el aborto.