Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Técnicas de reproducción asistida

Por Robert W. Rebar, MD, Professor and Chair, Department of Obstetrics and Gynecology, Western Michigan University Homer Stryker M.D. School of Medicine

Las técnicas de reproducción asistida implican la manipulación de los espermatozoides y óvulos o de los embriones en una placa de cultivo (in vitro) con el objetivo de lograr un embarazo.

Si el tratamiento no ha provocado el embarazo después de 4 o 6 ciclos menstruales, se pueden considerar técnicas reproducción asistida, como la fecundación in vitro o la transferencia intratubárica de gametos. Estas técnicas tienen más éxito en mujeres menores de 35 años. Por ejemplo, en Estados Unidos los resultados de la fertilización in vitro son los siguientes:

  • En mujeres menores de 35 años: embarazo en alrededor del 46% de los intentos y nacidos vivos en el 87% de los embarazos

  • En mujeres de 41 a 42 años: embarazo sólo en el 18,8% de los intentos y nacidos vivos en sólo un 60% de los embarazos

Para las mujeres de más de 42 años de edad, se recomienda usar óvulos de otra mujer (donante).

Las técnicas de reproducción asistida pueden dar lugar a más de un feto, pero esto es menos probable que usando fármacos para la fertilidad.

Si el riesgo de anomalías genéticas es elevado, en muchas ocasiones el embrión se evalúa antes de su implantación en el útero. Esta prueba se denomina diagnóstico genético preimplantatorio.

¿Sabías que...?

  • Se puede analizar el embrión para detectar anomalías genéticas antes de implantarlo en la mujer.

Fecundación in vitro (FIV)

Esta técnica se utiliza cuando la esterilidad se debe a ciertos problemas de los espermatozoides, de las trompas de Falopio o al moco anómalo del cuello uterino, o bien cuando la mujer ha tenido endometriosis, así como cuando la causa no se ha identificado.

La FIV suele incluir lo siguiente:

  • Estimulación de ovarios: normalmente los ovarios se estimulan con gonadotropinas humanas, con o sin clomifeno. A menudo se administran agonistas o antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas para tratar que no se produzca la ovulación hasta que no hayan madurado varios óvulos. Como resultado, suelen madurar varios óvulos. Entonces se administra la gonadotropina coriónica humana para desencadenar la ovulación.

  • Recuperación de los óvulos liberados: Bajo control ecográfico, el médico introduce una aguja en el ovario, a través de la vagina, y extrae los óvulos que han crecido y madurado. A veces los óvulos se extraen a través de un tubo pequeño (laparoscopio) insertado a través de una pequeña incisión practicada justo por debajo del ombligo.

  • Fertilización de óvulos: los óvulos se colocan en una placa con un medio de cultivo, se seleccionan los espermatozoides más activos y con ellos se fecundan los óvulos.

  • Cultivo de los embriones resultantes en el laboratorio: Después de añadir los espermatozoides, los óvulos se dejan crecer de 2 a 6 días (por lo general, entre 5 y 6 días).

  • Implantación de los embriones en el útero de la mujer: uno o más de los embriones resultantes son transferidos desde la placa de cultivo al útero de la mujer a través de la vagina. El número de embriones implantados se determina por la edad de la mujer y la probabilidad de respuesta al tratamiento.

Cada vez es más frecuente la congelación de los embriones adicionales en nitrógeno líquido para utilizarlos más adelante si no se consigue el embarazo. Además, los médicos están haciendo cada vez más FIV utilizando un solo óvulo que se desarrolla normalmente durante un ciclo menstrual (es decir, sin el uso de fármacos para la fertilidad).

Las posibilidades de tener un bebé con la fertilización in vitro dependen de muchos factores, pero la edad de la mujer puede ser el más importante.

El mayor riesgo de la fecundación in vitro es:

Un embarazo múltiple puede causar muchos problemas a la madre y a los recién nacidos: Las complicaciones pueden estar relacionadas con el embarazo. Por ejemplo, la madre puede desarrollar hipertensión, diabetes o padecer sangrado excesivo. Los fetos pueden morir o los bebés pueden tener un peso bajo al nacer. Debido a estas complicaciones, hoy en día los médicos transfieren menos embriones al útero de una vez.

Los defectos congénitos son ligeramente más comunes entre los bebés concebidos a través de FIV. Sin embargo los expertos no tienen claro si la razón está relacionada con la técnica o con los problemas de fertilidad que motivaron la FIV. Además hay más de 5 millones de bebés concebidos por fecundación in vitro y la inmensa mayoría no ha tenido defectos congénitos.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

Esta técnica se puede utilizar cuando:

  • Es probable que otras técnicas sean infructuosas.

  • Está presente un problema grave relacionado con el esperma.

Es similar a la fecundación in vitro, con la única diferencia de que se inyecta un único espermatozoide en un único óvulo.

Los defectos congénitos pueden ser más probables después de este procedimiento, posiblemente por lo siguiente:

  • El procedimiento puede dañar el óvulo, el semen o los embriones.

  • Muchos de los hombres que usan este procedimiento tienen un cromosoma Y anómalo (uno de los cromosomas sexuales), lo que puede afectar el desarrollo de los órganos reproductores masculinos. La mayoría de los defectos congénitos de los bebés concebidos mediante inyección intracitoplasmática de espermatozoides afectan a dichos órganos.

Transferencia intratubárica de gametos (TITG)

Esta técnica puede realizarse si las trompas de Falopio funcionan normalmente. Los óvulos y los espermatozoides activos seleccionados se obtienen de la misma manera que para la fecundación in vitro, pero los óvulos no son fertilizados con espermatozoides en el laboratorio, sino que tanto los óvulos como los espermatozoides se introducen hasta el extremo distal de la trompa de Falopio a través de una pequeña incisión en la pared abdominal (mediante un laparoscopio) o por la vagina (guiado por ecografía), con la finalidad de que la fertilización del óvulo se produzca en la trompa. Este procedimiento es más invasivo que la fecundación in vitro.

La TITG rara vez se utiliza en Estados Unidos debido a que la fecundación in vitro funciona muy bien.

Otras técnicas

Estas técnicas incluyen las siguientes:

  • Una combinación de la FIV y la TITG

  • Transferencia de un embrión más maduro (transferencia de un blastocito)

  • Uso de óvulos de otra mujer (donante)

  • Transferencia de embriones congelados a una madre sustituta

Estas técnicas suscitan problemas morales y éticos, como la eliminación de los embriones almacenados (sobre todo en casos de muerte o divorcio), la paternidad legal si hay una madre sustituta de por medio, y la reducción selectiva del número de embriones implantados (como en un aborto) cuando se desarrollan más de tres.

Recursos en este artículo