Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Infección vaginal por levaduras (candidiasis)

Por David E. Soper, MD, J. Marion Sims Professor, Department of Obstetrics and Gynecology, Medical University of South Carolina

La vagina se infecta por una levadura llamada Candida, habitualmente Candida albicans, que produce una infección llamada candidiasis.

  • Estar embarazada o tener diabetes o inmunodepresión aumenta el riesgo de presentar infecciones por levaduras.

  • Aparece prurito en la vagina y la vulva, y a menudo una secreción espesa y blanca parecida al requesón.

  • Si los síntomas sugieren una infección vaginal, se examina una muestra de la secreción y se analiza, o bien puede analizarse fluido del cuello uterino para detectar microorganismos que puedan causar la infección.

  • Los medicamentos antifúngicos (cremas, óvulos vaginales, comprimidos o cápsulas) son eficaces.

Causas

Durante la edad fértil, las infecciones por Candida albicans son muy frecuentes. Esta levadura se encuentra normalmente en la piel o en el intestino, desde donde puede propagarse a la vagina. Las infecciones por levaduras no se transmiten por vía sexual. Son frecuentes en las mujeres embarazadas y en las diabéticas. Las infecciones por levaduras aparecen con más frecuencia justo antes de la menstruación. También tienen más probabilidades de desarrollarse si el sistema inmunitario está debilitado (inhibido por fármacos como los corticoesteroides o los antineoplásicos, o alterado por una enfermedad como el sida).

Los antibióticos por vía oral suelen destruir las bacterias que normalmente impiden el crecimiento de las levaduras en la vagina. Por lo tanto, el uso de antibióticos aumenta el riesgo de desarrollar una infección por levaduras.

Después de la menopausia, las infecciones por levaduras son menos frecuentes, excepto en caso de seguir una terapia hormonal.

Síntomas

La vagina y la vulva presentan prurito o quemazón, especialmente durante el coito. La zona genital puede estar enrojecida y tumefacta. Se produce una secreción blanca, a menudo espesa y parecida al requesón.

Los síntomas de las infecciones por levaduras pueden empeorar la semana antes del periodo menstrual.

¿Sabías que...?

  • Las infecciones por levaduras no se transmiten por vía sexual.

  • El uso de antibióticos aumenta el riesgo de infección por levaduras.

Diagnóstico

  • Evaluación por un médico

  • Examen de una muestra de la secreción y/o de líquido del cuello uterino

Si las mujeres tienen secreción vaginal que es inusual o que dura más de unos pocos días, o si tienen otros síntomas vaginales, deben consultar a un médico.

El diagnóstico de infección por hongos se sospecha en función de los síntomas, como un flujo espeso y blanco que a menudo se asemeja al queso fresco. A continuación el médico pregunta acerca de la secreción, otros síntomas, posibles causas (como la diabetes, otros trastornos y el uso de antibióticos u hormonas) y la higiene.

Para confirmar el diagnóstico, el médico efectúa una exploración pélvica. Al explorar la vagina, se toma una muestra de la secreción con un hisopo de algodón. La muestra se examina con el microscopio y en algunas ocasiones se la somete a un cultivo (se la coloca en una sustancia que permite el crecimiento de los microorganismos). Con esta información, el médico generalmente puede identificar el microorganismo que causa los síntomas. Por lo general, también se utiliza un hisopo para tomar una muestra de fluido del cuello uterino (la zona inferior del útero que se abre hacia la vagina). Esta muestra se examina para detectar enfermedades de transmisión sexual.

Prevención

Las mujeres que presentan un alto riesgo de infección por levaduras pueden necesitar tomar un medicamento antifúngico por vía oral para prevenirla. Estas mujeres incluyen las que tienen:

  • Diabetes

  • Necesidad de tomar antibióticos durante largo tiempo

  • Infecciones de levadura repetidas, especialmente en las mujeres con un sistema inmunitario debilitado

Tratamiento

  • Fármacos antifúngicos

Las infecciones por levaduras se tratan con fármacos antifúngicos, Pueden utilizarse de las formas siguientes:

  • Aplicados en forma de crema sobre la zona afectada

  • Insertados en la vagina en forma de supositorio

  • Administrados por vía oral

El butoconazol, el clotrimazol, el miconazol y el tioconazol pueden adquirirse sin receta. Los aceites contenidos en estas cremas y pomadas debilitan los preservativos de látex (pero no los diafragmas), por lo que no puede confiarse en ellos como método anticonceptivo.

Los antifúngicos (como el fluconazol y el itraconazol) por vía oral necesitan receta médica. Una sola dosis de fluconazol es tan eficaz como las cremas y pomadas. Sin embargo, si las infecciones se repiten con frecuencia, pueden ser necesarias varias dosis.

Fármacos usados para tratar las infecciones vaginales por levaduras

Fármaco

Dosis

Cremas o geles, disponibles sin receta

Butoconazol

Crema de liberación prolongada, de aplicación única

Clotrimazol

Aplicado en forma de crema una vez al día durante 7 a 14 días, o bien durante 3 días, en función de su concentración

Miconazol

Aplicado en forma de crema una vez al día durante 7 días, o bien durante 3 días, en función de su concentración

También disponible en forma de supositorio vaginal que se introduce una vez al día durante 7 días, durante 3 días o en una única aplicación, dependiendo de su concentración

Tioconazol

Aplicado en forma de pomada una sola vez

Fármacos por vía oral, disponibles con receta

Fluconazol

Un comprimido administrado una sola vez

Recursos en este artículo