Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dispositivo intrauterino

Por Laura Sech, MD, Family Planning Fellow, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Southern California Keck School of Medicine ; Daniel R. Mishell, Jr., MD, MSc, Endowed Professor of Obstetrics and Gynecology, Keck School of Medicine, University of Southern California ; Emily Silverstein, MD, Research Project Manager, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Southern California Keck School of Medicine

El dispositivo intrauterino (DIU) es un dispositivo plástico, pequeño y flexible, que se inserta en el útero. Se deja en su sitio durante 3, 5 o 10 años, según el tipo, o hasta que la mujer desee que le sea retirado. Los debe insertar y retirar un médico u otro profesional de la salud. La inserción dura apenas unos pocos minutos. La extracción también es muy rápida y, por lo general, causa una molestia mínima. Los DIU evitan el embarazo:

  • Destruyendo o inmovilizando los espermatozoides

  • Impidiendo que los espermatozoides fecunden el óvulo

  • Creando una reacción inflamatoria en el interior del útero

Qué son los dispositivos intrauterinos

El médico inserta el dispositivo intrauterino (DIU) en el útero de la mujer a través de la vagina. Los DIU están hechos de plástico moldeado. Existen dos tipos que liberan una progestina llamada levonorgestrel. El otro tipo tiene forma de T y posee un alambre de cobre enrollado alrededor de la base y en los brazos de la T. Hay un cordel de plástico unido al DIU. Este cordel facilita que la mujer pueda comprobar que el dispositivo aún se encuentra en su sitio y que el médico lo retire con facilidad.

En Estados Unidos, cerca del 5,5% de las mujeres que utilizan un método anticonceptivo eligen el DIU. Cada vez hay más mujeres que los usan debido a sus ventajas con respecto a los anticonceptivos orales:

  • Son muy eficaces.

  • No tienen ningún efecto general en el organismo (sistémico).

  • Solo se debe tomar una decisión en cuanto a anticonceptivos una vez cada 3, 5 o 10 años.

En Estados Unidos se pueden adquirir tres tipos de DIU. Dos de ellos liberan una progestina (levonorgestrel): uno de ellos es eficaz durante 3 años, y el otro, durante 5 años. En este tiempo solo alrededor de un 0,5% de las mujeres quedan embarazadas. El tercer tipo, que contiene cobre, es eficaz durante 10 años. En ese tiempo menos de un 2% de las mujeres quedan embarazadas. Un año después de haber retirado el DIU, entre el 80% y el 90% de las mujeres que intentan concebir lo logran.

La mayoría de las mujeres, incluidas las que no han tenido hijos, y las adolescentes, pueden usar el DIU. Sin embargo, no deben utilizarse en presencia de los siguientes trastornos:

  • Una infección pélvica, como una enfermedad de transmisión sexual o una enfermedad inflamatoria pélvica

  • Una anomalía estructural que distorsiona el útero

  • Un sangrado vaginal sin causa aparente

  • Cáncer del cuello uterino o del revestimiento del útero (endometrio)

  • En los DIU que liberan levonorgestrel, cáncer de mama o alergia al levonorgestrel

  • En los DIU de cobre, la enfermedad de Wilson o alergia al cobre

Si una mujer está embarazada, no se inserta ningún DIU.

Haber padecido una enfermedad de transmisión sexual, la enfermedad inflamatoria pélvica o un embarazo ectópico no impide el uso de un DIU.

Las creencias religiosas que prohíben el aborto no prohíben el uso de un DIU, ya que este no impide la concepción provocando el aborto de un óvulo fecundado. Sin embargo, cuando se utiliza como anticonceptivo de urgencia (ver Anticoncepción de urgencia), el DIU de cobre puede evitar que un óvulo fecundado se implante en el útero.

El DIU se puede insertar en cualquier momento durante el ciclo menstrual si no se han tenido relaciones sexuales sin protección desde la última menstruación. En caso de que se hayan mantenido relaciones sexuales sin protección, se debe realizar una prueba de embarazo antes de insertar un DIU, y se recomienda usar otro método anticonceptivo hasta que se haga la prueba. Se debe descartar un posible embarazo antes de insertar un DIU, a menos que se quiera usar como anticoncepción de urgencia tras haber mantenido una relación sexual sin protección. En estos casos, se puede insertar un DIU de cobre, que tiene una eficacia de casi el 100% como anticoncepción de urgencia cuando se inserta durante los 5 días posteriores al acto sexual sin protección. Entonces, si se desea, puede dejarse en el lugar para controlar la natalidad a largo plazo. Los DIU que liberan levonorgestrel no se utilizan como anticoncepción de urgencia, por lo que debe descartarse un posible embarazo antes de insertarlo. El DIU puede insertarse inmediatamente después de un aborto, espontáneo o provocado, durante el primer o el segundo trimestre e inmediatamente después de expulsar la placenta en un parto por cesárea.

En el momento de la colocación, el útero se contamina brevemente con bacterias, pero no suele contraerse ninguna infección. Los cordeles del DIU no facilitan el acceso a las bacterias. El DIU aumenta el riesgo de contraer una infección pélvica solo durante el primer mes de uso. De producirse, la infección se trata con antibióticos.

Posibles problemas

El sangrado y el dolor son las principales razones por las que las mujeres deciden retirar el DIU, lo que representa más de la mitad de todas las extracciones que se llevan a cabo antes de tiempo. El DIU de cobre aumenta la cantidad de sangrado menstrual y puede provocar calambres, que se alivian tomando AINE (antiinflamatorios no esteroideos). Los DIU que liberan levonorgestrel reducen la cantidad de sangrado menstrual y, después de 1 año, este se detiene por completo en aproximadamente un 6% de las mujeres que utilizan el DIU de 3 años y en el 20% de las mujeres que utilizan el DIU de 5 años.

Alrededor del 5% de los DIU se expulsan durante el primer año posterior a su colocación y, a menudo, durante las primeras semanas. Es más probable que ocurra si las mujeres son jóvenes o no han tenido hijos.

A veces, la mujer no se percata de la expulsión. Por lo general, hay un cordel de plástico colgando del DIU para poder comprobar de vez en cuando que sigue en su lugar, en especial después de la menstruación. Si no se encuentra el cordel, se debe usar otro método anticonceptivo hasta que un profesional de la salud compruebe que el DIU sigue en su lugar. Si se introduce otro DIU después de haber expulsado el anterior, se suele quedar en su sitio.

En muy contadas ocasiones, se perfora el útero durante la inserción. Por lo general, la perforación no causa síntomas. Se descubre cuando la mujer no puede encontrar el cordel de plástico y la ecografía o la radiografía muestran que el DIU está situado fuera del útero. Si un DIU perfora el útero y acaba en la cavidad abdominal, debe extraerse quirúrgicamente, a veces mediante laparoscopia, para evitar que provoque lesiones y cicatrices en el intestino.

En las mujeres que quedan embarazadas con un DIU, la probabilidad de tener un embarazo desplazado (ectópico) es en torno al 5%. Sin embargo, el riesgo global de un embarazo ectópico es mucho más bajo en las mujeres que usan DIU que en las que no utilizan un método anticonceptivo, porque los DIU impiden el embarazo de manera eficaz.

Posibles beneficios

Además de ser un método anticonceptivo eficaz, todos los tipos de DIU pueden reducir el riesgo de cáncer de útero (endometrial). El DIU de 5 años, que libera levonorgestrel, también es un tratamiento eficaz para las mujeres que tienen ciclos menstruales abundantes.

Recursos en este artículo