Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Dolor pélvico en el primer trimestre del embarazo

Por Geeta K. Swamy, MD, Duke University Medical Center

Muchas mujeres sienten dolor pélvico durante los primeros meses del embarazo. Es un dolor localizado en la parte más baja del torso, en la zona que se encuentra por debajo del abdomen y entre los huesos de la cadera (pelvis). Puede ser agudo o de tipo cólico (como los cólicos menstruales) e intermitente. Puede ser repentino e insoportable, sordo y constante, o una combinación de ellos. Por lo general, el dolor pélvico temporal no es un motivo de preocupación. Se produce en condiciones normales debido a que los huesos y los ligamentos se mueven y se estiran para acomodar el feto.

Si se debe a un trastorno, puede que esté acompañado de otros síntomas, como sangrado vaginal (Sangrado vaginal en el primer trimestre del embarazo). En algunos trastornos, el sangrado puede ser grave y, en ocasiones, provocar un descenso peligroso de la presión arterial (choque o shock).

El dolor pélvico se diferencia del dolor abdominal, que tiene lugar más arriba en el torso, en la zona del estómago y del intestino. Sin embargo, a veces es difícil discernir si el dolor se produce en el abdomen o en la pelvis. El dolor abdominal durante el embarazo no suele deberse al embarazo.

Causas

Durante el primer trimestre del embarazo, el dolor pélvico puede ser consecuencia de trastornos que guardan relación con:

  • El embarazo (trastornos obstétricos)

  • El sistema reproductor femenino (trastornos ginecológicos), pero no el embarazo

  • Otros órganos, en particular el tubo digestivo y las vías urinarias

A veces, no se identifica ningún trastorno en particular.

Las causas obstétricas más frecuentes durante el primer trimestre del embarazo son:

  • Cambios normales del embarazo

  • Un aborto espontáneo (aborto involuntario) en proceso o que ya tuvo lugar

  • Un aborto espontáneo que puede llegar a ocurrir (amenaza de aborto)

En un aborto espontáneo que ya tuvo lugar, puede que se haya expulsado todo el contenido del útero (el feto y la placenta), lo que se denomina aborto espontáneo completo, o que la expulsión no haya sido total, lo que se conoce como aborto espontáneo incompleto.

La causa obstétrica grave más común es:

  • El desprendimiento de un embarazo ectópico, un embarazo que no se ha implantado en el lugar habitual en el útero, sino, por ejemplo, en una trompa de Falopio

Cuando un embarazo ectópico se desprende, la presión arterial puede descender mucho, el corazón se acelera y la sangre no coagula de forma adecuada. En este caso, es necesario realizar cirugía de inmediato.

También puede haber dolor pélvico cuando un ovario se retuerce en torno a los ligamentos y a los tejidos que lo soportan e interrumpe así el aporte de sangre al ovario. Este trastorno, llamado torsión anexial, no se debe al embarazo, pero es más frecuente durante este periodo. En el embarazo, los ovarios se agrandan, lo que hace más probable que se retuerzan.

Los trastornos del tubo digestivo y de las vías urinarias, que son causas frecuentes de dolor pélvico en general, también lo son durante el embarazo. Estos trastornos incluyen:

  • Gastroenteritis (infección del tubo digestivo) causada por un virus

  • Síndrome del intestino irritable (síndrome de colon irritable)

  • Apendicitis

  • Enfermedad inflamatoria intestinal

  • Infecciones de las vías urinarias

  • Cálculos renales

El dolor pélvico durante la última etapa del embarazo puede deberse al trabajo de parto o a un trastorno que no guarda relación con el embarazo.

Factores de riesgo

Varias características (factores de riesgo) aumentan el riesgo de algunos trastornos obstétricos que causan dolor pélvico.

Los factores de riesgo del aborto espontáneo son:

  • Tener más de 35 años de edad

  • Haber sufrido uno o más abortos espontáneos en embarazos anteriores

  • Consumo de cigarrillos

  • Consumir drogas como la cocaína, el alcohol o una gran cantidad de cafeína

  • Anomalías en el útero, como los miomas o las cicatrices, causadas por cirugía, dilatación y legrado, radioterapia o infecciones

Los factores de riesgo del embarazo ectópico son:

  • Haber tenido un embarazo ectópico con anterioridad (el factor de riesgo más importante)

  • Haberse sometido a una cirugía abdominal previa, en especial una cirugía de esterilización (ligadura de trompas)

  • Haber padecido una infección previa con una enfermedad de transmisión sexual o con la enfermedad inflamatoria pélvica

  • Consumo de cigarrillos

  • Utilizar un dispositivo intrauterino (DIU)

  • Tener más de 35 años de edad

  • Tener antecedentes de infertilidad, ingesta de fármacos para la fertilidad o uso de técnicas de reproducción asistida

  • Tener varias parejas sexuales

  • Haber sufrido un aborto en un embarazo anterior

  • Aplicarse duchas vaginales

Valoración

Si una mujer embarazada siente un dolor súbito, muy intenso, en el bajo vientre o en la pelvis, se debe evaluar con rapidez si es necesario realizar una cirugía de inmediato, como es el caso si la causa es un embarazo ectópico o una apendicitis.

Signos de alarma

Si una mujer embarazada siente dolor pélvico, los siguientes síntomas son motivo de preocupación:

  • Desmayos, mareo o palpitaciones: síntomas que indican una presión arterial muy baja

  • Fiebre, sobre todo, si está acompañada de flujo vaginal con pus

  • Sangrado vaginal (ginecorragia)

  • Dolor intenso que empeora con el movimiento

Cuándo acudir al médico

Una mujer con signos de alarma debe acudir inmediatamente a la consulta. Si no hay ningún signo de alarma, se debe intentar acudir al médico al cabo de un día si se siente dolor o ardor al orinar o si el dolor interfiere en las actividades cotidianas. Cuando las molestias son leves y no hay ningún otro síntoma, basta con llamar al médico. Este puede ayudarle a decidir si es necesario acudir a la consulta y cuándo.

Actuación del médico

Para determinar si es necesario realizar una cirugía urgente, primero se deben medir la presión arterial y la temperatura y preguntar acerca de los síntomas principales, como el sangrado vaginal. A continuación, se pregunta sobre otros síntomas y sobre el historial médico. También se realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa y las pruebas necesarias (ver el cuadro).

El médico pregunta sobre el dolor:

  • Si apareció de manera repentina o gradual

  • ¿Se produce en un lugar específico o es más generalizado?

  • ¿Empeora al moverse o al cambiar de postura?

  • ¿Es de tipo cólico y constante o intermitente?

También se pregunta por otros síntomas, como el sangrado vaginal, el flujo vaginal, la necesidad de orinar con frecuencia o con urgencia, los vómitos, la diarrea y el estreñimiento. Asimismo, se pregunta en particular por los sucesos anteriores relacionados con el embarazo (antecedentes obstétricos), incluidos los embarazos anteriores, los abortos espontáneos y los abortos inducidos por razones médicas o de otro tipo, así como por los factores de riesgo del aborto espontáneo y del embarazo ectópico.

Se debe realizar una exploración física que incluya una exploración pélvica. El médico presiona suavemente el abdomen para comprobar si la presión causa algún dolor.

Algunas causas y características del dolor pélvico en el primer trimestre del embarazo

Causa

Características comunes*

Pruebas

Trastornos debidos al embarazo (obstétricos)

Embarazo ectópico (un embarazo que no se ha implantado en su lugar habitual en el útero)

Dolor abdominal o pélvico que

  • Suele ser repentino y constante (sin cólicos)

  • Comienza en un punto específico

  • Puede estar acompañado de sangrado vaginal o no

Si el embarazo ectópico se desprende, es posible que haya desmayos, mareos o palpitaciones

Análisis de sangre para medir una hormona producida por la placenta (gonadotropina coriónica humana, hCG)

Ecografía de la pelvis

En ocasiones, laparoscopia (inserción de un tubo de observación a través de una incisión en el abdomen) o laparotomía (cirugía con una incisión en el abdomen)

Un aborto espontáneo que

  • Se ha producido o está teniendo lugar (aborto espontáneo)

  • Puede ocurrir (amenaza de aborto)

Dolor de tipo cólico en la pelvis y, a menudo, en todo el abdomen

A menudo, sangrado vaginal, a veces con paso de tejido fetal

Las mismas pruebas que para el embarazo ectópico

Aborto séptico (infección del contenido del útero antes, durante o después de un aborto espontáneo)

Por lo general, cuando se ha sufrido un aborto con anterioridad (a menudo realizado por profesionales sin formación o por las propias mujeres)

Fiebre y escalofríos, dolor pélvico o abdominal constante y flujo vaginal con pus

Cultivos de una muestra obtenida del cuello uterino, la porción inferior del útero

Cambios normales del embarazo, incluidos el estiramiento y el crecimiento del útero durante los primeros meses del embarazo

Sensación de tipo cólico o ardor en el abdomen inferior, en la pelvis o en la región lumbar

Ecografía de la pelvis

Trastornos ginecológicos que no guardan relación con el embarazo

Degeneración de un mioma uterino

Dolor pélvico que

  • Aparece de repente

  • A menudo está acompañado de náuseas, de vómitos y de fiebre

A veces, sangrado vaginal

Ecografía de la pelvis

Torsión anexial de un ovario

Dolor pélvico que

  • Aparece de repente

  • Puede ser de tipo cólico y, a menudo, es leve si el ovario se desenrosca solo

A menudo, náuseas o vómitos

Ecografía Doppler para evaluar el flujo de sangre hacia y desde el ovario

A veces, laparoscopia o laparotomía

Rotura de un quiste del cuerpo lúteo (que se desarrolla en la estructura que libera al óvulo, después de la liberación del óvulo)

Dolor abdominal o pélvico que

  • Se percibe en un punto específico

  • En ocasiones, se asemeja al dolor causado por un ovario retorcido

  • Por lo general, comienza de repente

Sangrado vaginal

Ecografía de la pelvis

A veces, laparoscopia o laparotomía

Enfermedad pélvica inflamatoria (que es poco frecuente durante el embarazo)

Dolor pélvico que

  • Es continuo

  • Por lo general, se desarrolla de forma gradual

  • Por lo general, se siente en ambos lados

Flujo vaginal que contiene pus

En ocasiones, fiebre o escalofríos

Más frecuente en las mujeres que mantienen relaciones sexuales con nuevas parejas y no usan preservativo ni diafragma

Cultivos de una muestra tomada del cuello del útero

A veces ecografía de la pelvis

Otros trastornos

Apendicitis

Por lo general, dolor continuo e hipersensibilidad en la parte inferior derecha del abdomen

Posiblemente, dolor en un lugar diferente (por ejemplo, más arriba en el abdomen) o un tipo diferente de dolor (leve y de tipo cólico) que el que se siente cuando no se está embarazada

Ecografía de la pelvis y del abdomen

Posiblemente, TC si la ecografía no es concluyente

Infecciones de las vías urinarias

Molestias en la región situada por encima del pubis

A menudo, ardor al orinar, necesidad de orinar con frecuencia y necesidad de orinar inmediatamente (urgencia)

En ocasiones, sangre en la orina

Análisis y cultivo de orina

Enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye

  • Enfermedad de Crohn

  • Colitis ulcerosa

Dolor que

  • Puede ser de tipo cólico o constante

  • Puede percibirse en varios lugares

A menudo, diarrea que a veces contiene moco o sangre

Por lo general, en las mujeres en las que se sabe que padecen esa enfermedad

En ocasiones, endoscopia de la porción alta del tubo digestivo, de la porción baja del tubo digestivo (sigmoidoscopia o colonoscopia) o de ambas

Obstrucción intestinal

Dolor intermitente de tipo cólico

Vómitos

Ausencia de deposiciones o gases (flatulencia)

Distensión abdominal

Por lo general, en las mujeres que se han sometido a cirugía abdominal

Ecografía de la pelvis y del abdomen

Posiblemente TC, si la ecografía no es concluyente

Gastroenteritis

Por lo general, vómitos y diarrea

Exploración por un médico

*Las características incluyen los síntomas y los resultados de la exploración médica. Las características que se mencionan son habituales, pero no siempre están presentes.

Se suele realizar una prueba de embarazo en orina si solo se ha efectuado una prueba de embarazo en casa. Dado que un embarazo ectópico puede ser muy peligroso, se realizan pruebas para detectarlo en la mayoría de las mujeres embarazadas que refieren dolor pélvico, a menos que los síntomas apunten claramente a otro trastorno (como la gastroenteritis).

TC = tomografía computarizada

Pruebas complementarias

El médico utiliza un dispositivo manual de ecografía Doppler, que coloca sobre el abdomen de la mujer, para detectar los latidos del corazón del feto.

Casi siempre se realiza una prueba de embarazo con una muestra de orina. Si el resultado de la prueba de embarazo es positiva, se efectúa una ecografía de la pelvis para confirmar que el embarazo se encuentra en su ubicación normal, en el útero, y no en otro lugar (embarazo ectópico). En esta prueba, se coloca un dispositivo manual de ecografía sobre el abdomen, dentro de la vagina o en ambos lugares.

Habitualmente se realizan también análisis de sangre, Si ha habido sangrado vaginal, la prueba suele incluir un hemograma completo y el tipo de sangre más el factor Rh (positivo o negativo, ver Incompatibilidad de Rh), por si es necesaria una transfusión. Conocer el Rh también ayuda a prevenir complicaciones en embarazos posteriores. Si se sospecha que el embarazo es ectópico, las pruebas también incluyen un análisis de sangre para medir una hormona producida por la placenta durante los primeros meses del embarazo (gonadotropina coriónica humana, hCG). Si los síntomas (como una presión arterial muy baja o palpitaciones) indican el desprendimiento de un embarazo ectópico, se realizan análisis de sangre para determinar si la sangre de la mujer coagula con normalidad.

Según sea el trastorno que se sospecha, se llevan a cabo otras pruebas. La ecografía Doppler, que muestra la dirección y la velocidad del flujo sanguíneo, permite detectar un ovario retorcido, que puede cortar el aporte de sangre al ovario. Otras pruebas pueden consistir en cultivos de sangre, de orina o de flujo vaginal, así como en análisis de orina para detectar infecciones.

Si el dolor persiste de forma problemática y sigue sin conocerse la causa, se efectúa una pequeña incisión justo debajo del ombligo y se inserta un tubo de observación (laparoscopio) para ver directamente el útero y así identificar la causa del dolor. En contadas ocasiones, la incisión debe ser mayor (un procedimiento llamado laparotomía).

Tratamiento

Se deben tratar los trastornos específicos. Si se necesitan analgésicos, el paracetamol (acetaminofén) es el más seguro en el embarazo, pero, si no es eficaz, puede ser necesario administrar un opiáceo.

Dolor debido a cambios normales durante el embarazo

A las mujeres se les recomienda:

  • Limitar los movimientos, pero moverse a menudo.

  • Evitar empujar o levantar objetos pesados.

  • Mantener una buena postura.

  • Dormir con una almohada entre las rodillas.

  • Descansar lo más posible con la espalda apoyada.

  • Aplicar calor en las zonas doloridas.

  • Hacer ejercicios de Kegel (apretar y soltar los músculos que rodean la vagina, la uretra y el recto).

  • Usar una faja prenatal.

  • Posiblemente, probar la acupuntura.

Conceptos clave

  • El dolor pélvico durante el primer trimestre del embarazo suele deberse a los cambios normales de este periodo.

  • En ocasiones, es el resultado de trastornos que pueden estar relacionados con el embarazo y con los órganos reproductivos femeninos, pero no con el embarazo ni con otros órganos.

  • La primera prioridad del médico consiste en detectar trastornos que requieran una cirugía de urgencia, como un embarazo ectópico o una apendicitis.

  • Por lo general, se realiza una ecografía.

  • Las medidas generales (como descansar y aplicar calor) pueden ayudar a aliviar el dolor causado por los cambios normales del embarazo.

Recursos en este artículo