Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Desarrollo infantil

Por Daniel A. Doyle, MD, Thomas Jefferson University;A.I. duPont Children’s Hospital

En el intervalo entre 1 y 13 años de edad, las capacidades física, intelectual y emocional experimentan un gran desarrollo. Los niños, que apenas se tambalean al inicio de este periodo, llegan a correr, saltar y jugar a deportes organizados. A la edad de 1 año, la mayoría de los niños pronuncian solo alguna palabra identificable. A los 10 años de vida, la mayoría de los niños pueden escribir narraciones sobre libros y usar computadoras. Sin embargo, el ritmo de desarrollo intelectual, emocional y de comportamiento varía considerablemente de un bebé a otro y de un niño a otro. El desarrollo depende en parte de:

  • Herencia: ciertos patrones pueden ser de carácter hereditario, como el retraso en caminar o en hablar.

  • Nutrición: una nutrición adecuada es esencial para el desarrollo.

  • Entorno: por ejemplo, la falta de estimulación mental suficiente puede retardar el desarrollo, mientras que la estimulación adecuada puede acelerar el desarrollo.

  • Problemas físicos en el niño: por ejemplo, la sordera puede retrasar el desarrollo del lenguaje.

Aunque el desarrollo de un niño suele ser continuo, pueden existir pausas temporales en el desarrollo de una función en particular, como la del habla. Los médicos utilizan los hitos del desarrollo establecidos, es decir, la edad en que la mayoría de los niños dominan ciertas habilidades, como caminar, para determinar de qué forma se está desarrollando un niño en comparación con otros. Las distintas habilidades pueden desarrollarse a un ritmo diferente, por ejemplo, un niño puede caminar tarde, pero hablar formando frases temprano.

Hitos del desarrollo desde el nacimiento hasta los 12 meses*

Edad

Hito

Nacimiento

  • Duerme gran parte del tiempo

  • Succiona

  • Llora en respuesta al malestar y a las molestias

4 semanas

  • Se lleva las manos a los ojos y a la boca

  • Mueve la cabeza de un lado a otro cuando se encuentra en decúbito prono

  • Sigue un objeto en movimiento que está en frente de su cara

  • Responde de alguna manera a un ruido, con asombro, llorando o calmándose

  • Puede orientarse hacia sonidos y voces familiares

  • Se concentra mirando una cara

6 semanas

  • Observa objetos en su línea de visión

  • Comienza a sonreír cuando se le habla

  • Se pone boca abajo

3 meses

  • Mantiene la cabeza firme cuando está sentado

  • Levanta la cabeza 45 grados cuando está boca abajo

  • Abre y cierra las manos

  • Empuja hacia abajo si se le colocan los pies sobre una superficie plana

  • Se balancea para alcanzar juguetes colgantes

  • Sigue un objeto que está en frente de la cara, de un lado al otro

  • Observa deliberadamente las caras

  • Sonríe cuando oye la voz de la persona que lo cuida

  • Comienza a hacer ruidos

5-6 meses

  • Sostiene firmemente la cabeza cuando está erguido

  • Se sienta con apoyo

  • Rueda en una dirección, por lo general del estómago hacia la espalda

  • Trata de alcanzar objetos

  • Reconoce a las personas de lejos

  • Escucha deliberadamente voces humanas

  • Sonríe espontáneamente

  • Grita de placer

  • Les balbucea a los juguetes

7 meses

  • Se sienta sin apoyo

  • Puede soportar un momento su peso con las piernas cuando se le sostiene erguido

  • Pasa objetos de una mano a otra

  • Sostiene solo el biberón

  • Busca un objeto que se le cae

  • Responde a su nombre

  • Responde cuando se le dice «no»

  • Balbucea, combinando vocales y consonantes

  • Se balancea con excitación antes de jugar

  • Juega al "cucú" ("¿dónde está el bebé?")

9 meses

  • Se sienta bien

  • Intenta agarrar un juguete que está fuera de su alcance y se enfada si se le quita el juguete

  • Gatea o se arrastra sobre manos y rodillas

  • Puede ponerse de pie

  • Puede pasar del decúbito supino a la posición sedente

  • Se mantiene de pie sujetándose a alguien o a algo

  • Dice «mamá» o «papá» indiscriminadamente

12 meses

  • Camina apoyándose en los muebles o en las manos de los demás (desplazamiento)

  • Puede dar uno o dos pasos sin apoyo

  • Se queda de pie durante unos momentos

  • Dice «papá» y «mamá» a la persona apropiada

  • Bebe de una taza

  • Aplaude con las manos y las mueve para decir adiós

  • Dice varias palabras

*La edad a la que los niños logran un hito es muy variable. Las edades representan la media de edad.

Hitos del desarrollo de los 18 meses a los 6 años*

Edad

Motricidad gruesa

Motricidad fina

18 meses

  • Camina bien

  • Puede subir escaleras agarrándose

  • Dibuja un trazo vertical

  • Hace una torre de 4 cubos

  • Pasa varias páginas de un libro a la vez

  • Dice alrededor de 10 palabras

  • Arrastra juguetes con una cuerda

  • Puede en cierto modo comer por sí solo, aunque no del todo.

2 años

  • Corre bien/con coordinación

  • Se sube a los muebles

  • Maneja bien una cuchara

  • Pasa las páginas de un libro una a una

  • Hace una torre de 7 cubos

  • Elabora oraciones de 2 o 3 palabras

2 años y medio

  • Salta

  • Sube y baja escaleras sin ayuda

  • Garabatea en un patrón circular

  • Abre puertas

  • Se pone prendas de vestir simples

  • Habla sobre las necesidades de ir al baño

3 años

  • Marcha madura al caminar

  • Monta en triciclo

  • Favorece el uso de una mano sobre la otra

  • Copia un círculo

  • Sabe vestirse bien a excepción de los botones y cordones

  • Cuenta hasta 10 y usa plurales

  • Reconoce por lo menos 3 colores

  • Hace preguntas constantemente

  • Se alimenta bien solo

  • Alrededor de la mitad de los niños controlan esfínteres

4 años

  • Sube y baja escaleras alternando los pies

  • Salta sobre un pie

  • Arroja una pelota con la mano

  • Copia una cruz

  • Se viste solo

  • Se lava las manos y la cara

5 años

  • Salta

  • Ataja una pelota lanzada

  • Copia un triángulo

  • Dibuja una persona en 6 partes

  • Conoce 4 colores

  • Se viste y desviste sin ayuda

6 años

Camina en línea recta colocando un pie delante del otro y tocando los dedos del pie con el talón del otro

Escribe el nombre

*La edad a la que los niños logran un hito es muy variable. Las edades representan la media de edad.

Desarrollo intelectual

La inteligencia es la capacidad de una persona para la comprensión, el pensamiento y el razonamiento. Para desarrollar la inteligencia, los niños deben recibir la crianza adecuada en la etapa de bebé y en la primera infancia. Por ejemplo, leer a los niños desde una edad temprana, proporcionarles experiencias estimulantes a nivel intelectual y relaciones cálidas y cariñosas tiene gran impacto en su crecimiento y desarrollo intelectual.

A la edad de 2 años, la mayoría de los niños comprenden el concepto de tiempo en términos amplios. Muchos niños de 2 y 3 años creen que cualquier cosa que haya sucedido en el pasado fue «ayer» y cualquier cosa que deba suceder en el futuro es «mañana». Un niño a esta edad tiene una imaginación viva pero le cuesta distinguir entre fantasía y realidad. A la edad de 4 años, la mayoría de los niños tienen un concepto más complejo del tiempo. Se dan cuenta de la distribución del día en mañana, tarde y noche. Aprecian incluso el cambio de las estaciones.

A partir de los 18 meses y hasta los 5 años de edad, un niño amplía rápidamente el vocabulario de aproximadamente 50 palabras a varios miles de palabras. Los niños pueden empezar a nombrar objetos y acontecimientos y a preguntar sobre ellos. A la edad de 2 años comienzan a construir frases cortas de dos palabras, progresando a frases simples a la edad de 3 años. Mejora la pronunciación, con un lenguaje medio comprensible para un extraño a la edad de 2 años y totalmente comprensible a la edad de 4 años. Un niño de 4 años de edad es capaz de contar historias simples y de entablar conversaciones con adultos u otros niños.

Incluso antes de los 18 meses de edad, los niños pueden escuchar y comprender una historia que alguien les lea. A la edad de 5 años, los niños son capaces de recitar el alfabeto y reconocer palabras simples escritas. Todas estas destrezas son fundamentales para aprender a leer palabras, frases y oraciones simples. En función de la presencia de libros en su entorno y de sus capacidades naturales, la mayoría de los niños comienzan a leer a los 6 o 7 años de edad.

A la edad de 7 años, las capacidades intelectuales del niño se vuelven más complejas. En este momento, el niño va siendo cada vez más capaz de centrar su atención en más de un aspecto de un acontecimiento o de una situación al mismo tiempo. Por ejemplo, el niño de edad escolar es capaz de darse cuenta de que un envase alto y estrecho contiene la misma cantidad de agua que un envase pequeño y ancho. Es capaz de darse cuenta de que la medicina, pese a su mal sabor, hace que se sienta mejor, o que su madre, aunque esté enfadada con él, no deja de quererle. El niño tiene, cada vez más, la capacidad de entender el punto de vista de otra persona, aprendiendo así lo esencial para seguir los turnos en los juegos o en las conversaciones. Además, un niño en edad escolar es capaz de seguir las reglas del juego pactadas. Igualmente, el niño es cada vez más capaz de razonar utilizando su destreza para la observación y la utilización de diversos puntos de vista.

Desarrollo emocional y conductual

Las emociones y el comportamiento dependen del grado de desarrollo y del temperamento del niño. Cada niño tiene su propio temperamento y humor. Algunos niños son animosos y adaptables y fácilmente desarrollan rutinas regulares de sueño, vigilia, comida y otras actividades diarias; estos niños tienden a responder positivamente ante las nuevas situaciones. Otros niños no son tan adaptables y sus rutinas son muy irregulares; estos tienden a responder negativamente cuando tienen que hacer frente a nuevas situaciones. Y hay también muchos niños situados entre estos dos extremos del espectro.

Lactantes

El llanto es el principal medio de comunicación del lactante. Los lactantes lloran porque tienen hambre, están incomodos, angustiados y por muchas otras razones que pueden no ser evidentes. Los lactantes lloran, por lo general, 3 horas al día a las 6 semanas de edad, disminuyendo normalmente a 1 hora al día a los 3 meses de edad. Típicamente, los padres ofrecen comida al lactante que llora, le cambian el pañal y buscan la fuente del dolor o de malestar. Si esto no funciona, a veces es muy útil cogerlo en brazos o caminar con él. En algunas ocasiones nada funciona. Los padres no deben forzar a los lactantes a comer cuando están llorando, ya que si la causa del llanto fuera el hambre, comerían con avidez.

Alrededor de los 9 meses de edad, los bebés suelen volverse más ansiosos al ser separados de sus padres. Las separaciones a la hora de dormir y en lugares como la guardería son entonces difíciles y dan lugar a episodios reiterados de rabietas; este comportamiento puede durar muchos meses. Para muchos niños mayores, una manta especial o un animal de peluche son en ese momento objetos de transición que actúan como símbolo de los padres ausentes.

Niños

A los 2 o 3 años de edad, el niño comienza a probar sus límites y hace lo que tiene prohibido, simplemente para ver qué pasa. Los frecuentes «no» que los niños escuchan de los padres reflejan el conflicto por la independencia a esta edad. Aunque desagradables para los padres y para el niño, las rabietas son normales porque ayudan a los niños a expresar su frustración durante la época en que no son capaces de verbalizar sus sentimientos. Los padres consiguen disminuir el número de rabietas si no permiten que el niño se canse demasiado o que se sienta excesivamente frustrado, y si conocen sus pautas de comportamiento para evitar las situaciones que con gran probabilidad desencadenan rabietas. En ocasiones muy poco frecuentes, las rabietas deben ser valoradas por el médico (ver Rabietas). Algunos niños pequeños tienen especial dificultad para controlar sus impulsos y necesitan que sus padres les establezcan unos límites más estrictos que les proporcionen seguridad y regularidad en su entorno.

A la edad de 18 meses y hasta los 2 años los niños suelen empezar a establecer la identidad sexual (ver Identidad sexual). Durante los años preescolares los niños también adquieren una noción del papel del sexo, acerca de qué hacen generalmente los niños y las niñas. La exploración de los genitales suele aparecer a esta edad, lo que denota que los niños están empezando a hacer una conexión entre el género y la imagen del cuerpo.

Entre los 2 y los 3 años de edad, los niños empiezan a jugar interaccionando más con otros niños. Pese a ser aún posesivos con los juguetes, empiezan a compartirlos y hasta crean turnos en el juego. Defendiendo su propiedad sobre los juguetes, diciendo «¡Es mío!» refuerzan su conciencia de sí mismos. Aunque los niños a esta edad luchan por su independencia, necesitan aún la cercanía de sus padres, que les infunde seguridad y apoyo; por ejemplo, se alejan de sus padres cuando algo despierta su curiosidad y, en cambio, poco más tarde se esconden detrás de ellos si algo los asusta.

De los 3 a los 5 años de edad, muchos niños se interesan en juegos fantásticos y en amigos imaginarios. Los juegos de fantasía permiten a los niños expresar sin peligro distintos roles e intensos sentimientos de una forma aceptable. Los juegos de fantasía también ayudan a los niños a crecer socialmente. Aprenden a resolver conflictos con sus padres o con otros niños, de modo que esto les ayuda a desahogar sus frustraciones manteniendo su autoestima. También en este momento aparecen, como «el monstruo del armario», los temores típicos de la infancia. Estos miedos son normales.

Entre los 7 y los 12 años de edad, los niños afrontan numerosas cuestiones: el autoconcepto, la base para alcanzar competencias en el aula; las relaciones con sus compañeros, que vienen determinadas por la capacidad de socializar y encajar adecuadamente; y las relaciones familiares, que están determinadas en parte por la aprobación de los logros del niño por parte de los padres y hermanos. Aunque muchos niños parecen tener en alta consideración el grupo de compañeros, siguen apoyándose mayoritariamente en sus padres para que les apoyen y guíen. Los hermanos sirven de modelos y como valiosas fuentes de apoyo y de crítica en relación a lo que se puede o no se puede hacer. Este periodo es muy activo para los niños, que emprenden muchas acciones y están ansiosos por explorar el mundo. A esta edad, los niños poseen una gran inquietud por aprender y suelen responder bien ante las recomendaciones de seguridad y estilos saludables de vida y ante la prevención de comportamientos de alto riesgo.

Recursos en este artículo