Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Deshidratación en niños

Por Elizabeth J. Palumbo, MD, Private Practice, The Pediatric Group, Fairfax, VA

La deshidratación suele estar causada por una pérdida excesiva de líquidos, por vómitos o diarrea, y ocasionalmente por la ingestión inadecuada de líquidos, como cuando el bebé no recibe suficiente leche en la lactancia. Los niños con deshidratación moderada son menos interactivos o juguetones, lloran sin lágrimas, tienen la boca seca y orinan menos de 2 o 3 veces al día. Los niños gravemente deshidratados están somnolientos o aletargados. Algunas veces la deshidratación hace que la concentración de sal en la sangre baje o suba anormalmente. Los cambios en la concentración de sal hacen que empeoren los síntomas de deshidratación y pueden agravar el letargo. En casos graves, el niño puede tener convulsiones o sufrir lesiones cerebrales y morir.

El médico examina al niño y determina si ha perdido peso. Una pérdida en el peso en pocos días es muy probable que esté producida por deshidratación. La cantidad de peso perdido ayuda al médico a decidir si la deshidratación es leve, moderada o grave.

La deshidratación se trata con líquidos y electrólitos, tales como sodio y cloro, por vía oral. En los casos graves, se necesitan líquidos administrados por vía intravenosa o por medio de un fino tubo de plástico introducido a través de la nariz hasta el estómago (sonda nasogástrica).

Recursos en este artículo