Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Evento aparentemente mortal (ALTE, por sus siglas en inglés)

Por Elizabeth J. Palumbo, MD, Private Practice, The Pediatric Group, Fairfax, VA

Un evento aparentemente mortal es la aparición repentina de ciertos síntomas alarmantes, como periodos prolongados sin respiración (apnea), cambio de color o tono muscular, tos y atragantamiento en niños menores de 1 año de edad.

  • Las causas conocidas incluyen los trastornos del sistema nervioso y las infecciones.

  • El diagnóstico se basa en la entrevista con los cuidadores del niño, la exploración física y los resultados de las pruebas de laboratorio.

  • El pronóstico depende de la causa del evento aparentemente mortal.

  • El tratamiento está dirigido a las causas específicas, cuando sea posible identificarlas.

El evento aparentemente mortal no es un trastorno específico. Es un grupo de síntomas que ocurren de repente en los niños pequeños. Aunque el EAL parece estar relacionado con el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL, ver Síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL)), no existe una relación clara entre los dos trastornos.

Causas

Las causas más frecuentes de EAL son la enfermedad por reflujo gastroesofágico, los trastornos del sistema nervioso (como convulsiones o tumores cerebrales) y las infecciones (como la meningitis). Otras causas menos frecuentes consisten en cardiopatías, trastornos metabólicos, maltrato infantil y estrechamiento u obstrucción completa de las vías respiratorias. Aproximadamente, en el 50% de los casos no se puede determinar la causa.

Síntomas

Un EAL suele caracterizarse por un cambio inesperado y repentino de la respiración de un bebé que alarma a los padres o al cuidador. Un episodio incluye algunas de las siguientes características o todas ellas:

  • Ausencia de respiración durante 20 segundos o más

  • Cambio de color, generalmente azul o pálido, pero a veces rojo

  • Cambio en el tono muscular, normalmente flácido

  • Asfixia o atragantamiento

Diagnóstico

Cuando se produce el EAL, el médico hace varias preguntas clave:

  • ¿Qué fue lo que observó el cuidador que presenció el evento, incluyendo una descripción de los cambios en la respiración, el color, el tono muscular y los ojos, los ruidos emitidos, la duración del episodio y los síntomas que aparecieron antes del EAL?

  • ¿Qué intervenciones se hicieron (como la estimulación suave, la respiración boca a boca o la reanimación cardiorrespiratoria)?

  • ¿La madre había consumido drogas durante el embarazo? ¿Los miembros de la familia consumen actualmente drogas, tabaco y alcohol?

  • ¿Cuál fue la edad gestacional del niño (tiempo de permanencia en el útero después de que el óvulo fuera fecundado)? ¿Hubo alguna complicación al nacer? ¿Permaneció el bebé hospitalizado por presentar apnea?

  • ¿Ha presentado atragantamientos, tos o vómitos durante la alimentación? ¿Ha sido un problema el escaso aumento de peso?

  • ¿Ha alcanzado el niño todos los hitos del desarrollo apropiados a su edad?

  • ¿Ha presentado el niño previamente algún EAL o ha experimentado algún traumatismo reciente?

  • ¿Ha habido algún otro EAL o algún caso de muerte prematura en miembros de la familia?

El médico procede a la exploración física para comprobar defectos evidentes, en particular anomalías del sistema nervioso, por ejemplo, si el niño está demasiado rígido (hipertonía) o demasiado flácido (tono muscular deficiente), o si presenta signos de traumatismos.

Se pueden realizar pruebas de laboratorio (análisis de sangre que incluyan la función hepática, de heces, orina y estudios del líquido cefalorraquídeo), pruebas de diagnóstico por la imagen (como una radiografía de tórax o una tomografía computarizada [TC] de la cabeza), electrocardiografía, o una combinación de pruebas en función de los hallazgos de la exploración. También se pueden realizar otras pruebas para comprobar posibles convulsiones (como el electroencefalograma, ver Diagnóstico de las enfermedades cerebrales, medulares y nerviosas : Electroencefalograma).

Tratamiento

Si se identifica la causa, se procede a su tratamiento. Se solicita ingreso hospitalario para seguimiento y estudio en los niños que han requerido reanimación cardiorrespiratoria, han presentado cualquier anomalía durante la exploración o en las pruebas de laboratorio iniciales, o cuando existe preocupación por parte del médico.

Los padres y cuidadores deben ser entrenados para realizar la reanimación cardiorrespiratoria en bebés y en cuidados generales para la seguridad del lactante (como poner a los niños a dormir boca arriba y eliminar la exposición al humo del tabaco). A veces el médico recomienda el seguimiento domiciliario de la apnea con dispositivos de control durante un periodo de tiempo limitado. Los monitores que registran los patrones respiratorios del lactante y la frecuencia cardíaca son preferibles a aquellos en los que simplemente suena una alarma. Los monitores de registro ayudan a distinguir las falsas alarmas de los eventos reales.