Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Grande para la edad gestacional (GEG)

Por Arthur E. Kopelman, MD, The Brody School of Medicine at East Carolina University

Un recién nacido a término, pretérmino o postérmino se considera grande para su edad gestacional cuando su peso es superior al del 90% de los recién nacidos de la misma edad gestacional (por encima del percentil 90º).

  • Los recién nacidos pueden ser grandes porque los padres lo son, o porque la madre tiene diabetes.

  • Los recién nacidos grandes con madres diabéticas suelen tener sobrepeso en la edad adulta.

  • En ocasiones, es necesario el parto por cesárea.

La diabetes materna es la causa más frecuente de los recién nacidos grandes para su edad gestacional. Las mujeres obesas o que previamente hayan tenido un bebé grande también tendrán mayor riesgo de tener un recién nacido grande para su edad gestacional. Algunos recién nacidos son grandes para su edad gestacional por factores genéticos, como síndromes poco frecuentes (por ejemplo, el síndrome de Beckwith-Wiedemann o el síndrome de Sotos).

La razón del crecimiento fetal excesivo varía, pero por lo general es el resultado de la abundancia de nutrientes. En la mujer embarazada diabética, una gran cantidad de azúcar (glucosa) atraviesa la placenta (el órgano que conecta el feto con el útero y le proporciona alimento), lo que resulta en altos niveles de glucosa en la sangre del feto. Los altos niveles de glucosa desencadenan la liberación de mayores cantidades de insulina por parte del páncreas del feto, lo que causa la aceleración de su crecimiento, incluyendo casi todos los órganos menos el cerebro, que crece a su ritmo normal.

Síntomas y complicaciones

Los síntomas dependen de la complicación que se produzca. Las complicaciones más frecuentes son las siguientes:

  • Cantidad excesiva de glóbulos rojos o eritrocitos (policitemia, ver ver Policitemia en el recién nacido): Los recién nacidos grandes para su edad gestacional tienen la piel rubicunda por la excesiva producción de glóbulos rojos (eritrocitos). A medida que se degrada este exceso de glóbulos rojos, se va formando bilirrubina, que, junto con la mala alimentación, provoca ictericia.

  • Valores bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia): En los recién nacidos de madres diabéticas, el aporte excesivo de glucosa desde la placenta se detiene abruptamente en el momento del parto, al cortar el cordón umbilical, y la producción rápida continuada de insulina por parte del páncreas del recién nacido produce niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia). A menudo, la hipoglucemia no causa síntomas, aunque a veces los recién nacidos están apáticos, flácidos o nerviosos. A pesar de su gran tamaño, los recién nacidos de madres diabéticas no suelen alimentarse bien durante los primeros días.

  • Problemas pulmonares: los recién nacidos cuyas madres son diabéticas presentan retrasos en el desarrollo pulmonar; cuando estos recién nacidos nacen por cesárea, tienen riesgo de desarrollar problemas pulmonares. Los recién nacidos prematuros tienen mayor probabilidad de tener los pulmones inmaduros y de desarrollar el síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio, ver Síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio)), incluso aunque hayan nacido pocas semanas antes de término.

  • Riesgo incrementado de lesiones en el parto: los recién nacidos grandes para su edad gestacional sufren mayor riesgo de lesiones durante el parto, como el estiramiento de los nervios del hombro (lesiones del plexo braquial) y fracturas de clavícula. El parto vaginal, especialmente de nalgas, es difícil cuando la cabeza del feto es grande en comparación con las dimensiones de la pelvis materna, lo que aumenta el riesgo de lesiones durante el parto. Por lo tanto, muchos de estos fetos han de nacer por cesárea.

Los niños cuya madre es diabética también tienen una mayor tasa de defectos congénitos que otros recién nacidos. Los bebés grandes para su edad gestacional nacidos de madres diabéticas tienen mayor propensión a tener un sobrepeso significativo durante la infancia y en la edad adulta, lo cual, unido a su predisposición genética, los sitúa en mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 (ver Tipo 2).

Tratamiento

Para tratar la hipoglucemia en recién nacidos a menudo se necesita glucosa administrada por vía intravenosa o tomas frecuentes por vía oral o por medio de una sonda en el estómago. Para tratar el síndrome de dificultad respiratoria (síndrome de distrés respiratorio) a veces se requiere oxígeno suplementario a través de un tubo colocado en la nariz o bien una intervención más importante, como el soporte respiratorio mediante un respirador. Puede haber también otras complicaciones que requieran tratamiento específico, como la fototerapia para el tratamiento de la ictericia.