Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Erupciones en los niños

Por Deborah M. Consolini, MD, Assistant Professor of Pediatrics;Staff Physician, Diagnostic Referral Division, Jefferson Medical College;Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children

  • Las causas conocidas de erupciones incluyen irritación e infecciones bacterianas, micóticas o víricas.

  • Los síntomas incluyen enrojecimiento, escamas blancas o amarillas, prurito y granos perlados, bultos o quistes.

  • Para el tratamiento de las erupciones, cuando es necesario, se utilizan jabones suaves, ungüentos hidratantes, cremas con antibiótico o corticoesteroide y fármacos contra el picor.

Las erupciones en los bebés y en los niños pequeños no suelen ser graves, y pueden tener diversas causas. Algunas erupciones comunes en lactantes y niños de corta edad son las siguientes.

La erupción del pañal (dermatitis del pañal) es una erupción de color rojo intenso causada por la irritación del contacto prolongado de la piel con la orina o con las deposiciones en cualquier parte bajo el pañal del niño. De modo característico, las zonas de la piel en contacto con el pañal son las más afectadas. La erupción del pañal puede también estar causada por una infección por el hongo Candida, que causa una erupción de color rojo intenso característica con pequeños puntos rojos localizada en los pliegues cutáneos. Con menor frecuencia, la erupción del pañal está producida por bacterias, y no siempre molesta al niño. Puede evitarse o minimizarse utilizando pañales con gel absorbente, evitando los pañales o cubrepañales de plástico que atrapen la humedad y cambiándolos frecuentemente cuando están sucios. Los lactantes que reciben leche materna tienden a tener menos erupciones del pañal porque sus deposiciones contienen menos enzimas y otras sustancias que irritan la piel.

El principal tratamiento para la erupción del pañal consiste en cambiar frecuentemente el pañal del niño. La piel del niño debe lavarse con cuidado con un jabón suave y agua. A menudo, la erupción se resuelve únicamente con estas medidas. Puede ser útil el uso de hidratantes para la piel y un ungüento de barrera, como el cinc, la vaselina o un ungüento con vitaminas A y D. Puede ser necesaria una crema antimicótica si el médico diagnostica una infección por Candida. Puede utilizarse una crema antibiótica si la erupción está causada por bacterias.

El eccema (dermatitis atópica, ver Dermatitis atópica) es una erupción de color rojo, descamativa y seca, más frecuente en las zonas donde se flexionan las articulaciones del brazo y de la pierna, y que tiende a formar placas que aparecen y desaparecen, empeorando a menudo con el tiempo frío y seco. Aunque la causa es desconocida, el eccema tiende a ser familiar y, en muchos casos, se piensa que es debido a una alergia. El origen puede ser similar al del asma. La mayoría de los niños superan el eccema, pero para otros es un problema de por vida. Los niños con afectación grave pueden desarrollar infecciones intermitentes en algunas zonas más afectadas. El tratamiento incluye el uso de hidratantes para la piel, jabones suaves, aire humidificado, cremas de corticoesteroides y fármacos para el picor. El control de los ácaros del polvo y otros desencadenantes de alergias en los niños a veces alivia el problema.

La costra láctea (dermatitis seborreica) es una erupción descamada con costra de color rojo y amarillo que se produce en la cabeza del bebé y, en ocasiones, en los pliegues cutáneos. La causa es desconocida. La costra láctea es inofensiva y desaparece en la mayoría de los niños a los 6 meses de edad. Se puede tratar mediante el uso regular de champú de sulfuro de selenio y el masaje con aceite mineral en el cuero cabelludo para ayudar a aflojar la costra antes del champú. Las escamas se pueden retirar con un peine fino. La costra láctea que no disminuye con estas medidas necesita otro tratamiento, como cremas de corticoesteroides.

La tiña es una infección de la piel por hongos. En los niños son muy frecuentes las infecciones del cuero cabelludo (tiña tonsurante o tiña de la cabeza) y en el cuerpo (tiña corporal). El diagnóstico y el tratamiento de la tiña son los mismos en niños y en adultos (ver Introducción a las dermatofitosis (Tiña)). Algunos niños presentan una reacción inflamatoria a la infección de los hongos que ocasiona una masa en el cuero cabelludo (querión), que puede requerir un tratamiento adicional.

El molusco contagioso es un acúmulo de pequeños granos de color carne, causado por una infección vírica de la piel (ver Molusco contagioso) que suele desaparecer sin tratamiento.

Los quistes de milia son pequeños quistes perlados en la cara de los recién nacidos causados por la primera secreción de las glándulas sebáceas. Al igual que el acné del recién nacido, los quistes de milia no requieren tratamiento alguno y desaparecen al poco de nacer.

Otras erupciones en los niños pequeños están frecuentemente causadas por infecciones víricas. Las erupciones causadas por la roséola y el eritema infeccioso (quinta enfermedad) son inofensivas y, generalmente, suelen desaparecer sin tratamiento (ver Introducción a las infecciones víricas infantiles). Las erupciones causadas por sarampión, rubéola y varicela en la actualidad son menos frecuentes gracias a la vacunación de los niños.