Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Revisiones médicas preventivas en lactantes

Por Deborah M. Consolini, MD, Assistant Professor of Pediatrics;Chief, Division of Diagnostic Referral, Sidney Kimmel Medical College of Thomas Jefferson University;Nemours/Alfred I. duPont Hospital for Children

Los bebés sanos deben ser atendidos por su médico con regularidad durante el primer año de vida. Las revisiones médicas preventivas generalmente se realizan al cabo de pocos días de nacer o a las 2 semanas, así como al cabo de 1, 2, 4, 6 y 9 meses de edad. Durante estas visitas, el médico utiliza directrices específicas para cada edad para supervisar el desarrollo y el crecimiento del lactante (ver Crecimiento físico de lactantes y niños), y pregunta a los padres acerca de diferentes aspectos del desarrollo (ver Hitos del desarrollo desde el nacimiento hasta los 12 meses*). Algunas veces se realizan pruebas, y en muchas de esta visitas el médico vacuna al niño contra diversas enfermedades (ver Calendario de vacunación infantil).

Los controles de salud también dan ocasión al médico de instruir a los padres sobre temas como la comida, el sueño, el comportamiento, la seguridad del niño, la nutrición, el ejercicio físico y los buenos hábitos de salud. Además, el médico advierte a los padres sobre los cambios en el desarrollo que puede experimentar su bebé hasta la siguiente visita.

Exploración

Se mide la altura, el peso y la circunferencia de la cabeza del lactante (ver Crecimiento físico de lactantes y niños). El médico examina al lactante en busca de diversas anomalías, incluyendo signos sugerentes de trastornos hereditarios o de alteraciones congénitas.

Se examinan los ojos y se hacen pruebas para determinar si la visión es correcta. Los bebés que nacen muy prematuramente (antes de haber completado las 32 semanas de gestación en el interior del útero) por lo general necesitan exámenes oculares más frecuentes realizados por un especialista de la vista para descartar la retinopatía del prematuro, una enfermedad ocular que se produce cuando los bebés nacen antes de que sus vasos sanguíneos oculares estén completamente desarrollados y que puede dar lugar a ceguera (ver Retinopatía del prematuro (ROP)).

El médico examina las caderas del bebé para detectar signos de que las articulaciones de la cadera estén sueltas o dislocadas (displasia del desarrollo de la cadera, ver Defectos en las extremidades y en las articulaciones). También comprueba los dientes del bebé, si están presentes o si tienen caries, y descarta la presencia de candidiasis bucal, que es una infección por levadura, común entre los bebés. El médico también examina el corazón, los pulmones y el abdomen.

Cribado

Las pruebas de cribado se realizan para valorar si los lactantes corren riesgo de sufrir determinados trastornos. Se realizan análisis de sangre para detectar anemia o para determinar una posible exposición al plomo. Las pruebas de audición se hacen poco después del nacimiento para determinar si un lactante presenta un trastorno auditivo o una pérdida de audición y se repiten más adelante si surgen nuevas preocupaciones sobre la audición del bebé (Ver también Deficiencia auditiva (hipoacusia) en niños : Detección y diagnóstico).

Seguridad

En estas visitas, el médico da a los padres pautas de seguridad apropiadas para la edad del bebé.

Las siguientes normas de seguridad se aplican a los lactantes desde el nacimiento hasta la edad de 12 meses:

  • Utilizar un cochecito o sillita de paseo que mire hacia atrás.

  • No utilizar agua caliente a más de 50 °C.

  • Prevenir las caídas por desniveles y alrededor de las escaleras.

  • Colocar a los bebés de espaldas para dormir, utilizar un colchón firme, no compartir la cama y no poner almohadas, cojines parachoques, animales de peluche o mantas en la cuna.

  • No dar a los bebés alimentos u objetos que puedan causar asfixia o ser inhalados hacia los pulmones.

  • No utilizar caminadores infantiles.

  • Colocar pasadores de seguridad en los armarios y cubrir los enchufes eléctricos.

  • Estar alerta cuando se los niños están en la bañera o cerca de una piscina y cuando están aprendiendo a caminar.

Nutrición y ejercicio

Las recomendaciones para la nutrición de los bebés se basan en la edad. El médico puede ayudar a los padres a sospesar los beneficios de la lactancia materna frente a la alimentación con biberón y dar orientación sobre los alimentos sólidos (ver Alimentación de recién nacidos y lactantes).

Los padres deben proporcionar los bebés un ambiente seguro por el que puedan deambular y explorar. El juego al aire libre se debe fomentar desde la infancia.