Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Escoliosis

Por David D. Sherry, MD, Professor of Pediatrics;Director, Clinical Rheumatology, University of Pennsylvania;The Children's Hospital of Philadelphia ; Frank Pessler, MD, PhD, Helmholtz Centre for Infection Research, Braunschweig, Germany

La escoliosis es la curvatura anómala de la columna vertebral.

  • La escoliosis puede ser congénita o desarrollarse durante la adolescencia.

  • Las formas leves causan solo ligeras molestias, pero las formas más graves causan dolor crónico y en algunos casos afectan los órganos internos.

  • El diagnóstico se basa en la exploración física y en radiografías.

  • No todas las formas de escoliosis empeoran, pero las que lo hacen deben ser tratadas lo antes posible para evitar una grave deformidad.

  • Para enderezar la columna vertebral puede ser necesario el uso de corsés o recurrir a la cirugía.

La escoliosis es relativamente frecuente y ocurre entre el 2 y el 4% de los niños de edades comprendidas entre los 10 y los 16 años. Afecta por igual a ambos sexos. En las niñas, la probabilidad de que la escoliosis avance y se requiera el uso de un corsé o una intervención quirúrgica es 10 veces más alta que en los niños. La escoliosis puede ser el resultado de un defecto congénito o desarrollarse con el paso de los años, más frecuentemente al inicio de la adolescencia. La causa no suele identificarse. Por lo general, la columna vertebral se desvía hacia la derecha cuando la curvatura está en la parte superior de la espalda, y hacia la izquierda cuando está en la parte inferior. El resultado es que el hombro derecho suele estar más elevado que el izquierdo. Una cadera puede estar más elevada que la otra. Es posible que el tórax no sea simétrico. A menudo, la escoliosis deriva en cifosis (ver Cifosis). La combinación de ambas deformaciones se denomina cifoescoliosis.

Escoliosis: una columna vertebral curvada

Síntomas y diagnóstico

La escoliosis leve suele ser asintomática. A veces la espalda está resentida o rígida después de que el niño haya permanecido sentado o de pie durante un periodo prolongado. Con el tiempo se va desarrollando un dolor entre leve e intenso.

La escoliosis leve se detecta en una revisión médica de rutina. Los padres, el maestro o el médico pueden sospechar escoliosis si el niño tiene un hombro aparentemente más alto que el otro o cuando la ropa le cuelga de un lado.

Una serie de factores contribuyen a la probabilidad de empeoramiento de la escoliosis. Cuanto más pronunciada sea la curvatura, mayor será su probabilidad de empeorar, y este empeoramiento tiende a ocurrir en las fases tempranas de la pubertad, cuando el crecimiento se acelera. De igual forma, cuantos más síntomas aparecen, mayor será la probabilidad de que la escoliosis empeore. El empeoramiento de la escoliosis acaba causando problemas permanentes, tales como deformidades perceptibles o dolor crónico. La escoliosis grave puede afectar incluso los órganos internos, por ejemplo deformando y dañando los pulmones. A veces, la escoliosis empeora antes de que aparezcan los síntomas.

Para diagnosticar la enfermedad, el médico pide al niño que se incline hacia delante para observar su columna vertebral desde atrás, ya que desde esta posición se detecta más fácilmente una curvatura anómala. Las radiografías muestran los ángulos precisos de la curvatura. Si el médico piensa que la escoliosis puede empeorar, suele examinar al niño varias veces al año. Se emplean dispositivos especiales para medir con mayor precisión la curvatura de la columna vertebral.

Pronóstico y tratamiento

En la mayoría de los niños que tienen escoliosis, la curvatura no continúa progresando, sino que continúa siendo leve. Sin embargo, es necesario el seguimiento médico regular. La escoliosis que causa síntomas, empeora o es grave necesita tratamiento. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor es la posibilidad de evitar una deformidad grave.

Se puede utilizar un corsé o un aparato adaptado para sostener la columna vertebral (ortesis) y mantenerla recta. Los niños también se someten a fisioterapia para evitar una mayor deformidad. En los casos más graves, es necesario fusionar quirúrgicamente las vértebras (artrodesis vertebral). Durante la intervención quirúrgica se introduce una barra de metal para mantener la columna vertebral recta hasta que las vértebras se hayan fusionado de forma permanente. Menos del 10% de los niños necesitan tratamiento importante.

La escoliosis y su tratamiento con frecuencia afectan a la autoestima de un adolescente y a la imagen que tiene de sí mismo. Puede ser necesario asesoramiento o psicoterapia.

Recursos en este artículo