Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los trastornos de ansiedad en niños

Por Josephine Elia, MD, Professor of Psychiatry and Human Behavior, Professor of Pediatrics;Attending Physician, Sidney Kimmel Medical College of Thomas Jefferson University;Nemours/A.I. duPont Hospital for Children

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por miedo, preocupaciones y temores que perjudican gravemente el funcionamiento y que son desproporcionados en relación con las circunstancias.

  • Hay numerosos tipos de trastornos de ansiedad, que se distinguen por el foco principal de la preocupación o del miedo.

  • Por lo general, en los niños se manifiesta como una negativa a ir a la escuela, a menudo recurriendo a síntomas orgánicos, como el dolor de estómago, para justificar dicha negativa.

  • Los médicos generalmente basan su diagnóstico en los síntomas, pero a veces realizan pruebas para descartar otros trastornos que causan síntomas orgánicos similares a los causados por la ansiedad.

  • La terapia conductual es a menudo suficiente, pero si la ansiedad es grave, puede ser necesario el tratamiento farmacológico.

Todos los niños se sienten ansiosos en un momento u otro. Por ejemplo, los niños de entre 3 y 4 años tienen frecuentemente miedo a la oscuridad o a los monstruos. Los niños mayores y los adolescentes pueden sentirse ansiosos cuando tienen que explicar un texto delante de sus compañeros. Estos miedos y ansiedades no son signo de un trastorno. Sin embargo, si los niños se sienten tan ansiosos que no pueden funcionar bien o se sienten muy afectados, es posible que tengan un trastorno de ansiedad. Entre el 10 y el 15% de los niños sufren un trastorno de ansiedad durante la infancia.

La tendencia a ser ansioso puede ser hereditaria. Unos padres ansiosos suelen tener niños ansiosos.

Los trastornos de ansiedad incluyen:

Síntomas

Muchos de los niños con trastorno de ansiedad se niegan a ir a la escuela. Pueden padecer ansiedad por separación, ansiedad social o trastorno de angustia, o bien una combinación de los anteriores.

Algunos niños hablan específicamente sobre su ansiedad. Por ejemplo, pueden decir «Me preocupa no volver a verte de nuevo» (ansiedad por separación) o «Estoy preocupado porque todos los niños se reirán de mí» (trastorno de ansiedad social). Sin embargo, la mayoría de los niños se quejan de síntomas orgánicos, como dolor de estómago. Estos niños están diciendo a menudo la verdad, porque la ansiedad causa frecuentemente molestias gástricas, náuseas y dolores de cabeza en los niños.

Muchos niños que sufren un trastorno de ansiedad continúan padeciéndolo en la edad adulta. Sin embargo, con un tratamiento temprano, muchos niños aprenden cómo controlar la ansiedad.

Diagnóstico

  • Síntomas

Los médicos suelen diagnosticar el trastorno por el relato típico de los síntomas que refiere el niño o sus padres. Sin embargo, dado que es fácil equivocarse en la interpretación de los síntomas físicos que causa la ansiedad, realizan pruebas para detectar trastornos orgánicos antes de diagnosticarla.

Tratamiento

  • Terapia conductual

  • A veces medicamentos

Si la ansiedad es leve, el tratamiento con terapia conductual suele ser suficiente. Los terapeutas exponen al niño a la situación que le desencadena ansiedad y le ayudan a mantenerse en esa situación. Así, el niño se desensibiliza gradualmente y su nivel de ansiedad desciende. Si es posible, suele ser positivo tratar la ansiedad de los padres al mismo tiempo.

Si la ansiedad es grave, se pueden usar fármacos. Un tipo de antidepresivos, llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), como la fluoxetina o la sertralina, suele ser la primera elección (ver Terapia con medicamentos para la depresión).