Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita en lenguaje cotidiano.

Introducción a los trastornos de la salud mental en los niños

Por Josephine Elia, MD, Professor of Psychiatry and Human Behavior, Professor of Pediatrics;Attending Physician, Sidney Kimmel Medical College of Thomas Jefferson University;Nemours/A.I. duPont Hospital for Children

Varios trastornos importantes de la salud mental, como la depresión (ver Depresión en niños y adolescentes) y los trastornos de la conducta alimentaria (ver Trastornos de la conducta alimentaria) empiezan con frecuencia durante la infancia y la adolescencia. Otros trastornos, como el autismo (ver Trastornos del espectro autista), solo empiezan durante la infancia.

Con algunas excepciones, los síntomas de los trastornos de la salud mental tienden a ser similares a los sentimientos que todo niño experimenta, como tristeza, ira, desconfianza, emoción, retraimiento y soledad. La diferencia entre un trastorno y un sentimiento normal es el punto en que el sentimiento adquiere una fortaleza tan intensa y abrumadora que afecta el normal desarrollo de las actividades de la vida cotidiana del niño o le hace sufrir. Por lo tanto, los médicos deben utilizar un grado significativo de sentido común para determinar cuándo algunos pensamientos y emociones particulares dejan de ser un componente normal de la infancia para convertirse en un trastorno.

Los trastornos disruptivos del comportamiento afectan principalmente a la conducta. El comportamiento inapropiado no es intencionado, pero puede molestar a los demás, incluyendo a profesores, compañeros y miembros de la familia. Estos trastornos incluyen:

Los trastornos del espectro autista (ver Trastornos del espectro autista) afectan tanto a la salud mental como al desarrollo general de los niños afectados. Estos trastornos incluyen:

Los trastornos del espectro autista pueden conllevar una combinación de dificultades en las relaciones sociales, un espectro de intereses restringido, un desarrollo y uso anómalos del lenguaje y, a veces, discapacidad intelectual.

Diagnóstico

  • En algunos trastornos, análisis de sangre

  • Observación

En algunos trastornos (como el síndrome de X frágil, el síndrome de Rett, y el síndrome de Di George), el diagnóstico puede realizarse con un análisis de sangre para detectar anomalías específicas.

Para otros trastornos, no hay ninguna prueba que confirme el diagnóstico. Los médicos se basan en las observaciones de los padres y maestros, y en las realizadas durante la consulta, para determinar la gravedad de los síntomas.